Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com¿Quién se aguanta durante cuatro meses a un desconocido? Pues hace 55 años Municipal y Boys tuvieron que compartir durante ese tiempo pelota, cancha, viajes y concentraciones cuando dieron inicio a una gira por tres continentes. Todo empezó el 16 de enero de 1960.

 

En la historia del fútbol peruano se registran giras por montones. La más conocida quizás sea la del ‘Rodillo Negro’ a Chile. También está la que Ciclista Lima realizó durante un año lleno de desventuras. En unas los equipos se granjearon fama, en otras dinero, o a veces ni una ni otra condición se cumplió. El azar, pues, era a veces un común denominador en estas empresas.

Por ello, cuando en agosto de 1959 un señor de nombre Julio Chang, representante de la Global Travel Bureau, se acercó a los dirigentes de Deportivo Municipal para plantearles realizar una gira con más de cuarenta partidos por diversas partes del mundo, estos se lo pensaron muy bien antes de tomar una decisión.

Cuadro uniforme

Una semana de reuniones bastó para aceptar la propuesta y definir algunos puntos básicos, como el itinerario de viaje, qué uniforme emplear o el técnico que se haría cargo del equipo. Pero antes que todo, lo primero que se acordó fue unir fuerzas con Sport Boys, el cuadro chalaco que iba puntero y que era el vigente campeón. Su técnico, Marcos Calderón, tomó las riendas del combinado que se aprestó a vestir la camiseta de Municipal, aunque con el short y las medias de Boys (negro con ribetes rosados), además del escudo de ambas instituciones con las iniciales “SBDM” como estandarte.
Gol de José Carrasco sobre el equipo de San Francisco en el primer triunfo del combinado peruano (Recorte: diario La Crónica)
En el papel todo parecía hecho, pero ello fue solo el comienzo, ya que luego de la firma del contrato por parte de ambos clubes el mismo se tuvo que traducir al idioma de cada uno de los países que iban a visitar para obtener su permiso y entonces sí recibir la autorización deportiva de la FPF, aunque con la solicitud previa de algunas garantías que se acreditaron recién un día antes del viaje: una carta de la empresa aérea que los iba a transportar validando los pasajes (cuya extensión se decía alcanzaba los 100 metros) y pólizas de seguro para asegurar el bienestar de los jugadores durante la primera etapa de su periplo.

La idea era partir a fines de diciembre, pero por los contratiempos al conseguir las garantías el vuelo con los diecinueve jugadores seleccionados, diez ediles y nueve rosados, y el resto de la delegación salió recién el 13 de enero rumbo a Estados Unidos, previa despedida de la afición peruana en el mismo estadio Nacional antes del duelo internacional entre Universitario y Palmeiras que se jugó esa misma noche.

La primera escala fue en Los Ángeles donde los esperaba un combinado local. El día 16 y con el play de honor a cargo del tenista peruano Alejandro Olmedo, el primer once titular tuvo a Fernando Cárpena; Adolfo Calenzani, Luis Bolívar e Isaac Andrade; José Gonzales y Claudio Lostaunau; José Azofra, José Carrasco, Alonso Urdániga, Roberto ‘Tito’ Drago y Óscar Montalvo. Aquella tarde una cancha de barro, con huecos rellenos de pasto seco y nieve acabó por jugarles una mala pasada a los jugadores que cayeron por 8-2.

Luego vino otra goleada, pero a favor. La víctima fue otro combinado, el de San Francisco, denominado “All Star” con los mejores futbolistas de su torneo. Al final ellos pagaron las consecuencias del traspié inicial pues terminaron estrellados con un contundente 0-9 que sirvió para despejar dudas y como punto de partida hacia un nuevo destino, pues Asia esperaba con ansias ver al fin al conjunto peruano.

Leer más...

Rumbo Asia: las idas y vueltas en un nuevo continente

Rumbo Europa: una escala corta pero con éxito deportivo

Rumbo América: la última etapa y todos los partidos

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: diario La Crónica


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy