Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comEl 18 de setiembre se cumplieron quince años de la quiebra de Belgrano de Córdoba. Lo que muy pocos saben es que dicho colapso económico obedeció a una orden judicial decretada a partir una deuda con un futbolista peruano: el 'Diablo' Eddy Carazas.

 

    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

Si bien los hinchas de Universitario jamás olvidarán su gol a Peñarol en el mítico Centenario en abril de 1996, la imagen más vívida en la memoria de la generalidad de los hinchas peruanos de Eddy Javier Carazas Elías (Lima, 27 de febrero de 1974) es la de su mano en alto en Sucre, Bolivia, en junio de 1997. Su gol a Argentina en Copa América, que abrió el camino de la última victoria peruana sobre la albiceleste hasta la fecha, fue el pico de una carrera meteóricamente exitosa: de esas que se codean con la fama de modo tan intenso y tan breve que quedan grabadas como una luz fugaz.

A la vez, lo que no es fugaz es el extraordinario ciclo de Belgrano de Córdoba. Un club que por estos días vive el mejor momento de su historia, al haber clasificado a segunda fase de la Copa Sudamericana y tener el derecho, por primera vez, de jugar un partido fuera de territorio argentino: ante el Coritiba brasileño. Épocas que contrastan por completo con la oscura era que le tocó vivir al club pirata hace quince años, cuando la jueza Beatriz Mansilla de Mosquera decretó la quiebra del club a partir de una deuda impaga. Una situación aciaga de la que Belgrano solo pudo salir una década más tarde, justo después de haber enviado al descenso a River Plate, en otra de las gestas más gloriosas de su historia. Y en la que había caído debido al fichaje de un peruano: Eddy Carazas.

Verdades endemoniadas

De la carrera de Carazas se han dicho varias cosas que no son necesariamente exactas. La más célebre: que no hizo divisiones menores y que, después de ser divisado por directivos de Universitario en un campeonato de fulbito, fue reclutado para jugar en el primer equipo crema en 1996. Esto es parcialmente cierto: la verdad es que el 'Diablo' había un jugador de Liga Distrital. Entre 1989 y 1991, pasó por tres equipos de su barrio, El Agustino: Cosmos Santoyo, Deportivo El Incógnito y Porvenir Santoyo. Pero entre 1992 y 1995, ya había dado el salto al profesionalismo en la entonces poco difundida Segunda División, con la camiseta del Deportivo Zúñiga.

Golpe de cabeza de Eddy Carazas para anotar un gol con Universitario sobre el arco de Guardia Republicana en la temporada de 1996 (Recorte: diario El Bocón)

Fue, entonces, desde el Zúñiga -subcampeón de Segunda en 1995, para que se note lo poco que entonces se cubría el torneo- que Carazas pegó el salto a la 'U', con la que debutó en Primera División el 17 de marzo de 1996, en la victoria por 0-1 sobre Aurich/Cañaña en Chiclayo. Días luego vino lo conocido por todos: brilló en la Libertadores ante los equipos uruguayos, primero con un gol anotado a Defensor Sporting en Lima y posteriormente con el célebre tanto en el Centenario, que junto al convertido por el 'Mágico' Carlos Gonzales decretaron el histórico 1-2 de Universitario sobre Peñarol.

En 1996, Carazas sumó 16 partidos y 2 goles en el Descentralizado con camiseta de Universitario. Al año siguiente, agregó otros 22 partidos y 4 goles antes de -merced a la exposición internacional de su tanto a Argentina- pegar el salto a la Primera División mexicana para enrolarse en el Tigres de la UANL, con el que disputó 10 partidos en el Torneo de Verano 1998. Para el Clausura de ese año, volvió a la 'U' y jugó 7 partidos que le bastaron (con un gol a Unión Minas de por medio) para consagrarse campeón de la temporada con el equipo que dirigía Osvaldo Piazza. Y a inicios de 1999, fue contratado por Deportivo Municipal, con el que jugó 12 partidos en el Apertura.

De pirata a filibustero

Quién sabe si el video de su gol a Argentina fue suficiente carta de presentación. Pero lo concreto es que Belgrano de Córdoba, que llevaba para entonces de regreso una temporada en la máxima categoría del fútbol argentino, se interesó en julio de 1999 por los servicios de Carazas junto a los de otro futbolista peruano: Andrés Mendoza. El 'Cóndor', el jugador de moda en el país por entonces, acabó recalando en el Brujas belga, y por ende a Belgrano no le quedó más que contentarse con fichar al 'Diablo'.

Con la camiseta de Perú en la Copa América de 1997, 'El Diablo' Carazas le anotó a Argentina el gol más recordado de su carrera (Recorte: revista Once)

Los vínculos de Carazas con Belgrano fueron complejos desde un inicio. Cuando arribó al equipo de Barrio Alberdi, lo hizo como jugador libre, pues Municipal le adeudaba cuatro meses de sueldo. Pero enterados de la operación, los directivos ediles de la época le abonaron el monto adeudado y solicitaron 80 mil dólares por su pase. Tras tires y aflojes, el 'Diablo' quedó habilitado para debutar con camiseta celeste el 26 de setiembre de 1996, cuando ingresó a los 59' en reemplazo de Leonardo Torres en el empate de Belgrano por 2-2 ante Gimnasia y Esgrima La Plata por el Apertura argentino.

El DT pirata, el uruguayo Enrique Nieto, se tomó en serio el cartel de polifuncionalidad del que venía precedido Carazas -quien en la 'U' había fungido de puntero derecho, volante por derecha y lateral derecho- y apostó por emplear al 'Diablo' en una posición inédita: volante de primera línea. En esa ubicación lo lanzó como titular ante Racing (victoria de Belgrano 2-0), Chacarita (derrota 6-1), Ferro (empate 1-1), San Lorenzo (derrota 1-0) y Colón (victoria 2-0). Sin brillar, Carazas cumplió, aunque no volvió a participar en la temporada debido a una distensión en la cara posterior del muslo izquierdo. Belgrano culminó en el puesto decimoctavo de veinte participantes en el Apertura argentino.

Para el Clausura 2000, el cuadro pirata reemplazó a Nieto por el mediático Reinaldo Carlos Merlo. Con 'Mostaza' en el banquillo, las chances de Carazas se redujeron: apenas jugó 13 minutos en todo el certamen, en el empate 3-3 de visita ante Chacarita Juniors, cuando ingresó por Mauricio López. Luego de ello, el 'Diablo' dejó Córdoba para siempre y retornó a Lima para enrolarse en el segundo semestre de 2000 al Deportivo Aviación que dirigía Ramón Quiroga, con el que fue pieza clave para obtener el título de Segunda División en 2000 y jugar la revalidación ante Deportivo UPAO, que el cuadro aviador acabó perdiendo por 3-1

Eddy Carazas con camiseta de Belgrano en partido frente a Racing Club por el Torneo Apertura de 1999 (Recorte: revista El Gráfico Perú)

Sin embargo, Carazas dejó una huella en Córdoba. O mejor dicho, un pasivo. Belgrano le adeudaba 15 mil pesos argentinos, y si bien ese tema quedó en manos de sus abogados, acabó teniendo consecuencias impensables. Así, mientras el 'Diablo' volvía a filas de Deportivo Zúñiga en la temporada 2001 para jugar ya no Segunda División sino Copa Perú, lejísimos de cualquier ruido mediático, en Córdoba el juicio a un Belgrano en crisis por el monto adeudado siguió su curso hasta explotar.

Punito de quiebre

El 18 de setiembre de 2001, la jueza de Séptima Nominación en lo Civil y Comercial Beatriz Mansilla de Mosquera decretó en Córdoba la quiebra del club Atlético Belgrano a partir de la deuda impaga de 15 mil pesos argentinos (al cambio uno-uno de la época, exactamente 15 mil dólares) con el futbolista peruano Eddy Carazas. Esa situación implicó que la institución pirata dejara de estar bajo el control de sus socios, mas no su desaparición: inmediatamente, se le aplicó -según legislación vigente en Argentina- la figura del fideicomiso, por lo cual el club pasó a tener una administración temporal (análoga a las que hoy regentan los principales clubes peruanos).

Según trascendió en la prensa argentina de la época, Belgrano propuso a los abogados de Carazas pagarle al futbolista ocho cuotas de 2 mil pesos luego de cada partido jugado por Belgrano en Córdoba durante el Apertura 2001, lo cual fue rechazado. Eso devino en una quiebra inevitable, ya que aun cuando se hubiera llegado a un acuerdo con los representantes del 'Diablo', Belgrano habría afrontado otros reclamos similares que habrían sido impagables a la par.

Jugando con Sport Boys, Carazas le anotó a Bolognesi su último gol en Primera División (Recorte: diario El Bocón)

De ese modo, mientras Carazas jugaba muy relajadamente en la Liga Distrital de La Molina con el Zúñiga, en Córdoba uno de los clubes más grandes de esa ciudad se debatía en una situación inédita por efectos suyos. Lo más probable, sin duda, es que el 'Diablo' jamás haya estado enterado de tal situación.

Caminos disímiles

Después de su paso por Zúñiga, Carazas tuvo una última experiencia en Primera División: en 2002 fue fichado por Sport Boys, con el que llegó a jugar 8 partidos y a anotar un último gol en la máxima categoría: ante Bolognesi, por la fecha 12 del Apertura. Luego de ello, en 2003 pasó a formar parte del Sport Coopsol que, de la mano de Jorge Machuca, logró el título de Segunda División y posteriormente vendió su cupo en la máxima categoría a la Universidad San Martín. Y posteriormente, llegó a tener una última experiencia en el extranjero: en el segundo semestre de 2004 fichó por el Uniao Leiria portugués, con el que llegó a jugar un partido. El 'Diablo' cerró su carrera jugando en 2005 y 2006 con Aviación, nuevamente en Segunda.

En simultáneo, Belgrano atravesó un proceso de integral reforma organizacional. Se creó Córdoba Celestes SA, gerenciadora a cargo de Norberto Castaños que se hizo cargo de la economía del club. En 2005, se hizo cargo de las acciones del club Armando Pérez, empresario de la industria cosmética y exitoso gestor del resurgimiento del equipo. Por algo Pérez este 2016 ha sido, sobre la base de dicho caso de éxito, nombrado como cabeza del Comité de Regularización de la AFA, en crisis luego de la muerte de Julio Humberto Grondona.

Eddy Carazas frente a Municipal cuando jugó por Deportivo Aviación en la Segunda División (Recorte: revista Don Balón Perú)

La vida deparó destinos distintos a Carazas -hoy jugador de la Súper Liga de Fútbol 7 y asistente de Jorge Arrazábal en las divisiones menores de la Universidad César Vallejo- y a Belgrano, acaso el paradigma del resurgimiento institucional en el fútbol argentino, amén de verdugo de River Plate en una inolvidable tarde de 2011 desde la cual Buenos Aires nunca volvió a ser la misma. Al final, lo cierto es que el 'Diablo' nunca se hizo de sus 15 mil dólares, que hoy podrían sonar a la vez a poco y a mucho en función de una carrera que, sin saberlo, fue más trascendente de lo que pareció.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: diario El Bocón, revistas Once, El Gráfico Perú y Don Balón Perú


Comentarios (1)add
...
escrito por Ernesto Trujillo , septiembre 25, 2016
Primer titular amarillo que detecto en DeChalaca... Exagerado totalmente pues Belgrano tenía muchas otras deudas, seguro mucho mayores a la del peruano... Cuidado que con la serie de fanáticos que genera el fútbol hoy, cualquier fanático de Belgrano que lee solo su titulo (seria lo mas común) generara un sentimiento de odio hacia un peruano, hacia el fútbol del país y finalmente al país mismo. Y no exagero.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy