Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comLa selección de Perú recibe a su similar de Uruguay, país del que en 1927 provino el primer entrenador oficial de la blanquirroja. Con Olivieri al mando durante dos meses, el combinado peruano disputó los tres primeros partidos de su historia, todos en el Campeonato Sudamericano.

 

Roberto Gando | @Roberto_Gando
Editor

La antigua escuela del fútbol uruguayo, cuando en la celeste abundaba el toque prolijo del balón y un juego elaborado, marcó profundas raíces en Lima con las noticias de sus conquistas deportivas en las dos primeras décadas del siglo pasado. Así fue que surgió un sentido de respeto y admiración por lo que hacían sus equipos, siendo su triunfo en los Juegos Olímpicos de París en 1924 su mayor logro hasta que en Perú surgió la oportunidad de formar una selección propia.

Ese momento se dio en 1927, año en el que la Federación Peruana de Fútbol aceptó organizar por primera vez el Sudamericano de Fútbol.

De sangre oriental

Luego de varias idas y vueltas en torno a la designación de Lima como sede, el 26 de agosto la Federación tuvo una asamblea en la que la Comisión de Competencia y Campeonatos acordó sugerir tres nombres para entrenar a la selección -además de asesorar a dicha Comisión-: el inglés Carl Jhonson junto a los uruguayos Raúl Víctor Blanco y Romeo Parravicini -por entonces futbolista de Atlético Chalaco-.

Pedro Olivieri -el primero desde la izquierda de los parados- durante su época como jugador de Nacional (Foto: anotandofutbol.com)

Solo una semana después, Alejandro Garland -presidente de la FPF- abordó el tema y pidió que se contrate al también uruguayo Pedro Olivieri, con quien él mismo ya había sostenido conversaciones para tal fin. La medida encontró el rechazo de Rufino Chumbiray, delegado de la Liga Provincial de Lima, quien argumentó que “no es posible admitir que un entrenador por muy reconocida que fuese su competencia pueda en un plazo, forzosamente estrecho, realizar el milagro de corregir los defectos de nuestros jugadores, para convertirlos también milagrosamente, en ases del fútbol”.

Al final se impuso el deseo de la Federación, y el 24 de setiembre Olivieri se embarcó hacia Perú. Pese a la controversia inicial, una amplia carrera en el fútbol uruguayo avalaba su contrato: como futbolista, había sido un reconocido mediocampista de Nacional y seleccionado de su país en seis partidos amistosos; mientras que como entrenador, había conducido al mismo equipo tricolor hasta antes de ser requerido en Lima, además de conducir a Uruguay durante el Sudamericano de 1922 en Brasil.

El comando técnico de Perú en 1927 formado por Pedro Olivieri, Raúl Blanco y el masajista Juanito Delgado (Recorte: diario La Crónica) 

Sumas de procesos

La presencia de Pedro Olivieri en la capital no era nueva, pues tres años antes había sido el técnico de la selección uruguaya que afrontó siete encuentros en la cancha del Círcolo Sportivo Italiano, perdiendo solo el histórico choque del 7 de setiembre ante un Combinado Chalaco con gol de penal de Alfonso Saldarriaga.

Al tomar de forma oficial el cargo, se asoció con su compatriota Raúl Blanco para conducir al plantel, tanto en la parte física como técnica -siendo apoyados también por el masajista Juanito Delgado-. La presencia de Blanco en suelo peruano se remontaba hasta julio de 1926, cuando fue contratado como entrenador por el Comité Olímpico Nacional. Su labor hasta entonces había consistido en organizar y orientar a los deportistas peruanos en las diversas disciplinas que se practicaban.

El entrenador Olivieri dando instrucciones a sus dirigidos en una práctica (Recorte: diario La Crónica) 

La primera convocatoria para disputar el Sudamericano se realizó un mes antes del arribo de Olivieri. El llamado lo hizo la Comisión de la FPF con la asesoría de Blanco -campeón como DT con Uruguay del Sudamericano de 1935- y Parravicini, contando con un plantel de treintaiún jugadores que entrenó en las instalaciones de la Escuela de Hidroaviación en Ancón. Al llegar el nuevo entrenador, el número de futbolistas se redujo a diecisiete.

Recortes del tiempo

El debut de Perú con Pedro Olivieri no pudo ser más particular, pues le tocó enfrentar a Uruguay el martes 1 de noviembre en el antiguo Stadium Nacional. Tras el play de honor a cargo del Presidente Augusto B. Leguía, el resultado fue ampliamente favorable a la visita, que goleó 0-4 con un autogol de Santiago Ulloa, un doblete de Antonio Sacco y un tanto del ‘Manco’ Héctor Castro.

El único triunfo de la selección peruana con Olivieri al mando fue ante Bolivia (Recorte: diario La Crónica) 

En la preparación del segundo compromiso -el día 13 ante Bolivia-, el comando técnico contó con el valioso aporte de José Leandro Andrade en las prácticas, una figura histórica del fútbol uruguayo, que formaba parte de su selección y que antes había sido pupilo de Olivieri en Nacional.

Aquel encuentro significó el primer triunfo del conjunto peruano, que con goles de Demetrio Neyra, Jorge Sarmiento y Alberto Montellanos se impuso por 3-2 a los bolivianos. La última presentación de Perú fue el día 27 ante Argentina, perdiendo 1-5 un choque en el que Alejandro 'Manguera' Villanueva anotó el gol de honor.

Al acabar el campeonato, la presencia de Olivieri en suelo limeño no encontró mayor sustento, pues pese a que existió la idea de prolongar su estancia para formar una nueva selección, la falta de competencia en 1928 hizo inútil cualquier esfuerzo al respecto. Al final, el entrenador acabó regresando a Montevideo durante la tercera semana de diciembre, con un trabajo corto y que resultó incompleto.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Foto: anotandofutbol.com; Recortes: diario La Crónica

24Win
Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy