Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comUn especialista en los tiros libres cumple 50 años. El brasileño Marco Antonio dos Santos jugó y destacó durante los años noventa como jugador de Sport Boys, Sporting Cristal y Alianza Lima, considerado en su mejor momento el jugador más cotizado del fútbol peruano.

 

Roberto Gando | @Roberto_Gando
Editor

La historia de Marquinho tuvo un antes y un después luego de llegar a Perú. Nació en Porto Alegre el 11 de noviembre de 1966 y fue desde esa ciudad que partió hacia el Callao en 1990, cuando Sport Boys lo contrató. Antes había jugado en su país por el Ponte Preta de Campinas y el Internacional, club este último que lo cedió a préstamo al cuadro chalaco.

Dominando la marea

Tras ganar la Segunda División de 1989, Boys armó un equipo capaz de ser protagonista en su vuelta a la máxima categoría. Con el chileno Miguel Ángel Arrué como técnico, el debut de Marco dos Santos fue el 22 de abril frente a Meteor, al que los rosados derrotaroon 2-0. Su primer gol con la rosada se dio dos semanas después, al vencer 4-0 a Octavio Espinosa: marcó el tercer tanto con un tiro libre sobre el arco del golero Luis Ramos.

En tienda porteña, Marquinho ganó el título del I Regional y disputó la final por el campeonato nacional ante Universitario, en la que Boys cayó por 4-2. El siguiente año, pese a que se especuló con su incorporación a la ‘U’ y en Alianza Lima -con el que llegó a alinear en un amistoso contra la Universidad Católica de Chile-, al final el brasileño se reincorporó a la 'Misilera'.

El penal con el que Marquinho le empató 3-3 a Universitario en el partido extra de 1991 (Recorte: diario El Comercio)

La presencia de Marquinho fue vital en la campaña de 1991 para que Boys volviera a clasificar a la Copa Libertadores. El cuadro rosado se cobró además una revancha ante la 'U', al que le ganó un partido extra para definir al subcampeón. En aquel encuentro, el brasileño se encargó de anotar dos penales decisivos: el que selló el 3-3 en tiempo regular y el que cerró la serie desde los doce pasos para ganar la definición (4-1).

En 1992, Marquinho sumó un nuevo logro en su carrera al consagrarse como el máximo goleador del campeonato con 18 tantos. Tal registro le permitió ser considerado como el jugador más valioso del fútbol peruano al ser contratado por Sporting Cristal en la siguiente temporada por una cifra récord para la época.

Servicio de alto costo

En tienda celeste, a Marquinho le tocó debutar jugando la Libertadores el 10 de febrero ante Universitario, con una derrota por 3-1. Luego, fue solo ante Minervén de Venezuela que celebró su primera conquista: anotó el quinto tanto en la goleada celeste por 6-2, el 2 de marzo.

Sporting Cristal eliminó a El Nacional de Ecuador con este penal de Marquinho (Recorte: diario El Comercio)

Esa campaña rimense tuvo su episodio más recordado el 14 de abril en los octavos de final, cuando los cerveceros enfrentaron en Lima a El Nacional de Quito. Tras perder 3-0 en la ida, el choque de vuelta se resolvió solo en el último minuto mediante un penal que ejecutó el brasileño. Aquel gol decretó el 4-0 con el que Cristal superó la llave ante los ecuatorianos, para avanzar así a la siguiente etapa, en la que finalmente el cuadro bajopontino cayó eliminado a manos de América de Cali.

Jugando el torneo local, Marquinho sufrió algunas lesiones que mermaron su producción en el equipo que dirigía su compatriota José Carlos Amaral, situación que se complicó más al dejar este el cargo para ser reemplazado por Juan Carlos Oblitas. Así, Marco dos Santos dejó el Perú para probar mejor suerte en Europa, donde el Casino Salzburg de Austria le permitió disputar la final de la Copa UEFA en la temporada 1993/94, la cual perdió a doble partido con Internazionale de Italia.

Entre luces y sombras

Durante el verano de 1995, Marquinho volvió al fútbol peruano. Firmó por Alianza Lima, que se alistaba para disputar la Libertadores. La primera vez que vistió de blanquiazul fue el 8 de febrero, en la derrota por 3-0 frente a Sporting Cristal. Fue también ante los del Rímac que marcó su primer gol con Alianza, cuando el 8 de marzo ambos equipos empataron 1-1 en el cotejo de vuelta por la fase de grupos de la Copa.

El primer gol de Alianza Lima en el famoso 6-3 sobre Universitario fue mediante un tiro libre del brasileño (Recorte: diario El Bocón)

Con el serbio Iván Brzic a cargo del comando técnico, los íntimos vivieron sus mejores momentos esa temporada. Destacó el histórico 6-3 sobre Universitario del 20 de mayo, encuentro en el que Marquinho dejó su huella con un preciso tiro libre. Pese a la buena campaña durante el primer semestre, el alejamiento de Brzic -que se fue a dirigir al Real Oviedo en España-, afectó no solo el rendimiento del equipo, sino también la presencia de Marquinho en el plantel.

Tras un breve paso del chileno Ramón Estay, la posta la tomó Julio César Uribe, con quien el brasileño tuvo un conflicto que derivó en su salida de La Victoria en la última semana de noviembre, cuando se disputaba el octogonal por el título. Al salir una vez más de Perú, Marquinho partió rumbo a México, donde se enroló al Puebla en 1996, aunque con los camoteros solo duró un año.

La vuelta triunfal

Al culminar su estadía en suelo mexicano, Marquinho regresó a Lima para vestir nuevamente la blanquiazul. Con varios de los jugadores a los que conoció durante su primera etapa con Alianza, al brasileño le costó la vuelta, pues las lesiones no lo dejaron rendir durante el Torneo Apertura, al punto que en La Victoria se consideró la posibilidad de rescindir su contrato.

Marquinho se le escapa a Pedro Garay en uno de los intensos duelos que tuvieron Alianza Lima y Sporting Cristal en la temporada de 1997 (Recorte: revista Once)

Tal situación cambió por completo para el Clausura, en el que alcanzó un rendimiento óptimo hasta ser el segundo máximo anotador del plantel con diez goles, solo por detrás de Waldir Sáenz. Ese año con el colombiano Jorge Luis Pinto como DT, los íntimos aseguraron el título nacional luego de 19 temporadas, pero para afrontar la Libertadores perdieron al brasileño, quien se marchó a jugar al Colorado Rapids en Estados Unidos.

Solo una campaña duró su presencia en la Major League Soccer y ya para 1999 estaba de vuelta en Perú, donde se unió otra vez a Sport Boys. Con los rosados se volvió el líder natural de un equipo que fue protagonista durante el Torneo Clausura, pero que además lo tuvo como su máximo goleador -con 13 tantos junto a Abel Lobatón Espejo-. La falta de resultados y un encontrón dialéctico con Iván Brzic, sin embargo, fueron motivo para que se alejara del Callao, por lo que para el año 2000 cumplió una tercera y última campaña con Alianza Lima.

 

 

Con 34 años, Marquinho tuvo que asumir un rol en Alianza que no pudo cumplir como se esperaba. Esa campaña tuvo a los íntimos en medio de una crisis deportiva, la que los llevó a no salir de la zona media en la tabla. Para Marco dos Santos, el mejor recuerdo de su etapa final en Perú fue un gol de tiro libre a Deportivo UPAO, tanto con el que los íntimos ganaron 2-1 el domingo 25 de junio en Matute (ver video). Luego, el brillo de su juego se apagó al punto de optar por el retiro.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: diarios El Comercio y El Bocón, revista Once


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy