Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comReal Garcilaso disputa su segunda final luego de ascender a Primera División, pero también accedió a su segunda Copa Libertadores de forma consecutiva. Recordemos a otro equipo con un logro similar, el Sport Boys de inicios de los noventas, aquel de Adao, Paris y Marquinho.

 

Luego que en los años ochenta perdiera protagonismo e incluso la categoría, el cambio de década encontró a un renovado Sport Boys que en 1990 se volvió a codear con los grandes tras pasar dos años en el ascenso, tiempo que le sirvió para reagrupar filas en torno a un objetivo común: llevar al cuadro rosado a la lucha por los títulos y los torneos internacionales.

Escuela de samba

Claudio Adao llegó como una estrella consumada al fútbol peruano y con la camiseta de Boys tomó un nuevo brillo a punta de goles (Foto: libro '¡Vamos Boys!', Teodoro Salazar Canaval)Para el regreso a Primera División, Boys mantuvo a algunos jugadores importantes de la campaña de ascenso como Jaime Duarte (en su última temporada en activo), Ramón Anchisi y Carlos Henrique Paris, pero lo mejor vino de afuera, más precisamente de Brasil, país del que llegaron dos nombres que dejaron huella en el Perú, tal como fue el caso de Marquinho y de Claudio Adao.

Bajo la dirección técnica del chileno Miguel Ángel Arrué, el regreso rosado se dio el 22 de abril en el estadio Nacional con un triunfo de 2-0 sobre Meteor en el encuentro de semi-fondo de un triplete que cerraron Universitario y Defensor Lima. Aquella tarde el once inicial fue con César Chávez Riva en el arco; Roberto Arrelucea, Martín Ochandarte, Martín Duffoó y Pedro Olivares en defensa; Carlos Atoche, los brasileños César Norton y Marquinho en la volante; y en el ataque Anchisi, Adao y Paris. Los tantos corrieron a cargo del ‘9’ a quien en ese momento se lo conoció como ‘Claudio’, que mantuvo su racha de goles en los siguientes cuatro partidos marcando en siete ocasiones, solo una muestra de lo que haría en el resto del campeonato.

Miguel Company, aquí en saludo con Leoncio Cervera durante su presentación, estuvo en pocos partidos como técnico de Boys en 1990 pero estuvo en los más importantes de aquella campaña (Foto: libro '¡Vamos Boys!', Teodoro Salazar Canaval)Al final del Torneo Metropolitano, Boys ocupó la cuarta casilla, lo que le permitió disputar el Octogonal contra Pacífico de Tumbes. El primer encuentro se selló con un empate a cero en Lima, siendo éste el último con Arrué como técnico. Para la vuelta, el cuadro de Zarumilla se negó a disputar el partido en la cancha programada por la ADFP, la del estadio Miguel Grau de Piura, por lo que los rosados avanzaron sin jugar. Ya en la definición, Miguel Company se hizo cargo del equipo que en una semana consiguió un empate ante Universitario y dos triunfos, sobre Melgar y Unión Huaral, lo que les permitió ganar el Regional I, logro que además de darles un boleto a la final por el título nacional les dio la clasificación a la Copa Libertadores del siguiente año.

Un sello de Claudio Adao al momento de ejecutar penales: patearlos parado junto al balón (Foto: libro '¡Vamos Boys!', Teodoro Salazar Canaval)Durante el Regional II, el equipo rosado mantuvo un ritmo parejo pese a que Miguel Company dejó el cargo en las primeras fechas del Metropolitano, siendo reemplazado por el brasileño Frederico Rodriguez. Boys llegó así al Octogonal en el que se topó con Melgar, que en la ida en Arequipa les ganó 1-0, cortando así una marca que se venía acumulando desde que vencieron el 22 de julio a Municipal: 29 partidos sin perder. En la vuelta, sin embargo, la historia se torció a favor de los chalacos que luego de vencer con un gol de Adao en tiempo regular forzaron los penales en los que eliminaron al cuadro mistiano. Para entonces el calendario ya marcaba enero de 1991, fiel a la costumbre de la época de terminar los torneos en los primeros meses del siguiente año.

A Boys se le presentó  entonces la inmejorable oportunidad de ganar por adelantado el campeonato nacional si ganaba la Liguilla. Con lo que no contaron los rosados fue con que Universitario se encontraba en un mejor momento, siendo los cremas los que debutaron con un triunfo de 2-0 sobre los rosados, que solo le pudieron ganar a Alianza Atlético en la siguiente jornada, cayendo en la última fecha contra Alianza Lima. Así, en el Callao tuvieron que esperar hasta el 3 de febrero para tentar su última chance de alcanzar el título de 1990, siendo la ‘U’ nuevamente su rival en el estadio Nacional. Pese a abrir el marcador, no hubo caso para Boys, ya que el equipo dirigido por el ‘Gato’ Fernando Cuéllar le dio vuelta al resultado que acabó en un 4-2.

Idas y vueltas

El regreso exitoso de Boys a Primera División se sostuvo en un grupo fuerte comandado por Adao que, entre sus costumbres, implantó la de reunir a sus compañeros para arengarlos antes del inicio de los partidos (Foto: libro '¡Vamos Boys!', Teodoro Salazar Canaval)1991 empezó con varios cambios en tienda rosada. El primero fue el regreso de Miguel Company como técnico, pero los más importantes fueron la no renovación de su goleador Claudio Adao, quien luego de anotar 31 tantos elevó su cotización. Igual suerte corrió Marquinho, el ‘10’ del equipo que entonces comenzó a tallar en los planes de Alianza Lima, llegando incluso a alternar en un amistoso ante la Católica en Matute. Para suplir estas bajas, la dirigencia del cuadro porteño sumó varios nombres. Para la vacante en el ataque se contrataron los servicios de jugadores con poco renombre, al menos comparados con el que llegaban a suplir. Así arribaron los argentinos Walter Bello y Oscar Tedini, además del por entonces casi desconocido Germán Carty, que gozaba con el cartel de haber logrado recién el ascenso con Hijos de Yurimaguas. Para la volante, en cambio, se recurrió al concurso de tres jugadores con una buena trayectoria en el medio, tal como fue el caso de Germán Leguía, Jaime ‘El diablo’ Drago y el zurdo Fidel Suárez, aunque los dos primeros ya jugaban los descuentos en sus carreras.

La punzante velocidad de Carlos Henrique Paris se mantuvo en el equipo rosado luego de lograr el ascenso (Foto: libro '¡Vamos Boys!', Teodoro Salazar Canaval)El primer reto para ese renovado plantel fue la Libertadores, torneo en el que compartieron grupo con los paraguayos Cerro Porteño y Atlético Colegiales, además de con Universitario. Pese a empezar con una derrota y un triunfo ante los cremas, al enfrentar a los guaraníes los rosados solo pudieron sacar un empate como locales ante Colegiales, por lo que su aventura copera acabó pronto. Para entonces, en el Callao ya se dudaba del acierto al escoger a los refuerzos, como que uno a uno fueron dejando el plantel o, incluso, pasando al retiro como pasó con Leguía, quien luego de disputar a fines de mayo dos encuentros amistosos en Ecuador como parte de un combinado peruano formado por jugadores de la ‘U’ y Boys, decidió colgar los botines.

A estas bajas, sin embargo, se les encontró rápida solución con la reincorporación de Marquinho y el ingreso de Carty en el once titular, que entonces sí empezó a sumar goles en su historia con la rosada (18 en total esa temporada). Quien también llegó fue el arquero paraguayo Jacinto Rodríguez, que acabó por adueñarse de un arco en el que ya habían alternado Chávez Riva, el veterano Darío ‘Chacal’ Herrera y Pedro 'Gatty' Sandoval. La serie de movidas en el primer puerto culminó con el ingreso de Manuel Mayorga en lugar de Miguel Company, quien asumió funciones en la selección peruana que se alistaba para disputar la Copa América en Chile. Mayorga, ex jugador que se inició con los rosados en los sesentas, logró rearmar el equipo que meses antes terminó como subcampeón del fútbol peruano, llevando a Boys hacia una nueva Liguilla que perdió luego de forzar un partido extra ante Sporting Cristal que ese año armó un experimentado plantel con el firme objetivo de campeonar.

Marquinho, el '10' de Boys en esos años, marcó de penal el 3-3 con el que Boys y Universitario cerraron el tiempo regular en el último partido de la temporada 1991 (Foto: libro '¡Vamos Boys!', Teodoro Salazar Canaval)A todo esto, durante el Regional II sumaron otro nombre, el de Carlos ‘Kukín’ Flores, que con 17 años debutó en el fútbol profesional. Así, con mejores armas de las que tuvieron en el primer semestre, los rosados se metieron en la pelea por el segundo cupo a la Copa Libertadores y una segunda chance de pelear el título nacional. Sin embargo, en la Liguilla se repitió la historia de la anterior temporada en la que ocuparon el tercer puesto, debiendo esperar a que Cristal y Universitario definieran en un partido al ganador. Para suerte de los chalacos, los del Rímac triunfaron, obteniendo el campeonato de 1991 pero a la vez dándole a Boys la opción de disputar un partido extra contra la ‘U’ para ver quién se proclamaba como subcampeón.

En tienda rosada el encuentro ante los cremas se tomó como una suerte de revancha luego de perder contra ellos la final del anterior torneo. El 22 de diciembre en el Nacional se dio un partido intenso en el que el marcador se movió hasta acabar en un 3-3 que extendió la definición hacia los penales. Fue en esta tanda que la mejor puntería de la ‘Misilera’ y la figura de Jacinto Rodríguez en el arco les permitió ganar por 4-1 para acceder a su segunda Copa Libertadores consecutiva.

Jacinto Rodríguez se apresta a detener el penal de 'Balán' Gonzales en la definición que le dio a Boys su segunda clasificación a la Copa Libertadores (Foto: libro '¡Vamos Boys!', Teodoro Salazar Canaval)Lo que pasó luego con ese Boys de inicios de los noventa fue el arribo de otro grupo de brasileños al equipo, aunque con un nivel muy distante de los primeros que llegaron. Mastrillo y Moreno en el campo, más Edú (hermano del afamado Zico) en el banco en reemplazo de Mayorga, no lograron trascender. Por más que retuvieron a la base del plantel, su segunda Libertadores también acabó pronto en un grupo complicado ante los equipos colombianos que en Atlético Nacional y América de Cali juntaban a lo mejor que por entonces tenía el país norteño. Esa última campaña copera tuvo un final de pesadilla en Lima, aunque un empate en Medellín fue el mejor recuerdo que quedó de aquellos años en los que el regreso al fútbol grande permitió que surgieran sueños rosados que se mantienen intactos hasta ahora entre sus seguidores.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Fotos: libro '¡Vamos Boys!', Teodoro Salazar Canaval

Comentarios (5)add
...
escrito por chikigol , diciembre 07, 2013
el Boys de esos años era equipazo, lastima que desapareció esa mistica..
...
escrito por mencheli , diciembre 07, 2013
Yo vivi esa pesadilla que DeChalaca no quiere detallar (los comprendo) .. fuimos con 2 amigos a ver el Boys-Nacional en Lima ...al 3er gol quisimos irnos pero ... las puertas estaban cerradas!! .. el estadio estaba semivacio por lo que no parecia tener mucho sentido cerrarlas ... bueno, tuvimos que regresar a ver los sgtes. 4 goles de ese ballet que era el Nacional (si, acabo 0-7) .. luego tambien golearon a Cristal 3-0 y si no me equivoco campeonaron en la Copa (o fue el sgte año, no estoy seguro)
...
escrito por Robert , diciembre 08, 2013
mencheli.....una ayuda....ese Nacional del 92...fue un equipazo con el tino asprilla como figura.....no llegaron a campeonar....ya que el los cuartos de final fueron eliminados por America de Cali....que tambien participo en este grupo.....que a la vez fue eliminado por Newells old Boys..en semifinales....campeono finalmente ese año el Sao paulo...con el maestro Tele Santana como Tecnico...
...
escrito por Roberto Gando , diciembre 08, 2013
Hola. mencheli, en el texto está el link hacia el artículo en el que hizo el recuento de aquel "final de pesadilla". Saludos.
...
escrito por rosa , agosto 21, 2015
Vamos boys
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy