Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comCon un doblete de Facundo Colidio, Argentina desnudó las alarmantes carencias defensivas de Perú y lo goleó por 3-0. La blanquirrojita Sub-17, que no hacía un mal partido, decayó considerablemente tras la apertura del marcador y complicó sobremanera sus chances del acceso al hexagonal final.
    Kenny Romero | @kenny_romero
    Director Periodístico

El libreto de siempre termina cansando. Más si la historia se resuelve -como tantas veces- de la manera más esperable. Perú, y solo porque así lo quiso, fue presa de sus tempores y se dejó domar por una Argentina que ni por asomo es el cuco de la categoría ni mucho menos el rival que pasó por encima a la blanquirrojita. El trámite del partido, desde el minuto 1, puede dar fe de ello. Y lo más detestable es que se culminó sin reacción alguna y exposición a una goleada de proporciones.

Como ante Brasil, en la jornada inaugural, los dirigidos por Juan José Oré intentaron hacerse de la posesión y, a diferencia del duelo ante la verdeamarelha, esta vez si funcionó la estrategia de modo parcial. En ese sentido, la labor de Mauricio Matzuda y Diego Nación fue clave para romper líneas, pero sobre todo la de Renzo Galindo: el delantero de Los Blue Rays causó problemas a la zaga albiceleste. No obstante, siempre hubo un común denominador: la conexión con el arco fue prácticamente nula.

Del medio para atrás, sin embargo, sí hubo grandes baches defensivos que terminaron disipando la suerte de Perú. La falta de comunicación entre Anthony Fuentes, Benjamín Villalta y el mismo Anthony Aoki, el hombre de marca, fue evidente. Más aún, todo empeoró cuando José Bolívar, el único jugador con experiencia en Primera División, se fue lesionado. A partir de eso todo cambió y empezaron a crecer los nombres de dos delanteros que se conviertieron en verdugos de Fabrizio Salazar: Facundo Colidio y Agustín Obando.

Perú fue un mar de dudas ante Argentina y el saldo se transformó en un 3-0 en contra (Foto: prensa FPF) 

Justamente el '9' albiceleste, jugador de Boca Juniors, concretó el primero de la noche en el estadio Fiscal de Talca tras recibir un notable pase a las espaldas de la zaga central. Tras ese tanto, sobrevino la debacle: las ideas se fueron a otra parte y quedaron expuestas al ridículo, como en el segundo gol de Colidio, que surgió tras una pésima salida de Villalta. Ese tanto le bajó el telón al primer tiempo y también al partido.

Lo último se tradujo en una etapa complementaria intrascendente, con un Perú domado y maniatado a su suerte y -acaso- a la espera permanente de que el árbitro Leodán González diera por culminada la pesadilla. Pero hubo una más: un verdadero golazo de Agustín Obando -un zurdazo desde fuera del área- que decretó el definitivo 3-0 que sufre, más que nunca, el plantel de Oré.

Hay que decirlo: aunque le resten dos partidos, ante Venezuela y Paraguay, la suerte de la blanquirrojita está prácticamente echada. No muestra una propuesta futbolística que permita suponer que el escenario variará en los compromisos venideros. Duro presente para una categoría que se acostumbra a las eliminaciones prematuras y que observa, cada vez de más lejos, aquella hazaña milagrosa del mismo mentor hace 10 años atrás.

Las fotos

Los goles

Fotos: prensa FPF, prensa Sudamericano Sub-17


Leer más...

La ficha del Argentina 3 - Perú 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy