Foto: futbol.com.uy

El campeón Deportivo San Martín estuvo a un tris de traerse de Uruguay el título de la Copa Suat, certamen amistoso disputado en el mítico estadio Centenario. Sin embargo, un inocente penal cometido por Guillermo Guizasola permitió a Nacional de Montevideo empatar 1-1 y derrotar a los de Santa Anita en la tanda de penales.

Aunque el objetivo era el mismo, el arco de la tribuna Ámsterdam, ni por asomo se trataba de Juan Carlos Oblitas atravesando el campo para habilitar a Guillermo La Rosa en un furibundo contragolpe y gritar un éxito peruano en un Centenario repleto. Céspedes quedó así a tiro de gol del arco uruguayo, tras habilitación de Ovelar (a la derecha) y no perdonó al golero Burián (Captura: Gol TV)La escena, casi 27 años después, era mucho más modesta, pero igualmente contundente: el paraguayo Roberto Ovelar atravesando la cancha en trayectoria opuesta a la del ‘Ciego’, cruzando el balón hacia Jair Céspedes y este, sin pisar el área -como sí hizo el ‘Tanque’ en 1981-, pegándole al balón con un zurdazo inatajable.

 

Estadio semivacío, pero igualmente mudo. A los 86’, el ‘Tricolor’ charrúa comenzaba a perder 0-1 ante el campeón peruano y la Copa Suat se convertía en el primer logro internacional que la ‘Muela’, ese hincha solitario que acompaña a San Martín a todos los estadios, podría gritarles a todos.

 

Terrible falta de Guizasola que terminó generando el empate de Nacional (Captura: Gol TV)ERROR FATAL

 

Pero cual dentista cruel, el destino tenía reservada una extracción dolorosa para la ‘Muela’. El portador del taladro: Guillermo Guizasola, quien en su afán de despejar un balón en su propia área durante el cuarto minuto de descuento terminó llevándose por delante un pie rival y obligó al juez Jorge Larrionda a marcar el punto de sentencia. Ejecutó Nicolás Lodeiro, no perdonó y se forzó la tanda de penales.

 

En la ruleta, los santos perderían sus dos primeras oportunidades. Céspedes reventó el poste izquierdo y John Hinostroza vio cómo su remate al medio era detenido por el golero Leonardo Burián. Marcos Flores solo atajó un penal, el tercero (a Mathías Cardaccio), pero un seco remate del experimentado Pablo Melo decantó la definición a favor de Nacional por 4-2.

 

Como hace mucho no sucedía, 'Chemito' del Solar hizo un partido destacado en filas santas (Captura: Gol TV) El resultado fue, de algún modo, duro con los santos, que sobre todo en la primera media hora de juego habían complicado sobre manera el fondo tricolor. Fernando del Solar jugó su mejor partido en muchas lunas, y junto con el cada vez más peligroso Leguizamón y un movedizo Wally Sánchez -quien hizo las veces de Pedrito García como mediapunta- mostraron que San Martín tiene recambios ofensivos de cara a la Copa. En la segunda mitad, además del decisivo ingreso de Céspedes, destacó también una apuesta especial del ‘Chino’ Rivera: el ingreso de Aurelio Saco Vértiz, delantero de 18 años de edad y ex seleccionado Sub-17 en la época de José Luis Pavoni, quien sobre la base de potencia y velocidad llevó peligro y, quizá, se ganó el contrato para la temporada 2008.

 

EQUIPO DE FUSIBLES

 

Fuera de los al fin y al cabo fútiles resultados en torneos amistosos de este tipo, lo mejor que dejó San Martín en su periplo charrúa de cara a la Copa fue la capacidad de recambio en tan solo dos días. De los once jugadores que enfrentaron a Tacuary el sábado en la apertura de la Copa Suat, frente a Nacional solo se repitieron seis titulares, en buena medida debido al retorno a Lima de Butrón, Contreras, Salas y García para sumarse al seleccionado nacional que enfrentará a Bolivia. John Hinostroza pateó su penal al medio y permitió la atajada de Burián (Captura: Gol TV)La idea de juego siguió siendo la misma y los reemplazos no desentonaron frente a un rival mucho más encumbrado como Nacional.

 

La receta, por lo demás, es la misma de 2007: 4-cuadrado-1-1, con Pérez (expulsado ante Nacional por una tonta patada) e Hinostroza como aparentes ejes de la primera línea de volantes y un Leguizamón que hará luchar a los otros cuatro extranjeros del plantel por los cupos de foráneos restantes en el torneo doméstico, ya que su titularidad se afirma como indiscutible. Lo que sí cambió respecto de algunas presentaciones santas de la temporada anterior, y para bien, fue la ambición de ir siempre hacia delante. Este equipo se paró en el Centenario como si tuviera muchos más años de historial que apenas cuatro, y cuando se es campeón y se va a jugar una Libertadores, eso cuenta mucho.

 

 

Leer más...

 

Refuerzos extranjeros en San Martín: la lucha por un cupo


Suplentes en el Nacional de Pelusso: guardando las mejores cartas


La Copa Suat: un torneo en emergencia

 

¿Tacuary, tacua qué?

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy