Composición fotográfica: Daniel Orrego / DeChalaca.comDeChalaca cierra su tributo a Daniel Peredo en la pluma de nuestro director, amigo del gran amigo de nuestra casa.
    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

"A Roberto cómo le gusta el periodismo antiguo". Tu último consejo de pata no me llegó por Whatsapp o -como supo ser más efectivo entre nos por la mala señal en diversos estadios- SMS tradicional. Nos habíamos visto poco en las últimas semanas entre los viajes, los programas, el verano y la familia. Pero los amigos en común son un puente y te saben transmitir los mensajes oportunos de la manera correcta.

De los varios axiomas que gobiernan ese periodismo antiguo que, en efecto, me acomoda y seduce, desprendo dos en especial. Uno ya lo rompí desde el inicio de estas líneas: evitar a ultranza los textos en primera persona. El otro señala que hay que saber tomar distancia temporal de los hechos para analizarlos y ser lo menos emocional y lo más objetivo posible en lo que se comunique. A riesgo de caer en el lenguaje emoji de estos días, también lo romperé a continuación.

Al periodista

Era tu más pura pasión. Lo palpé desde que te conocí, hace 20 años ya en esos inolvidables mediodías salseros del Miguel Grau. Éramos competencia directa: tú cubrías la campaña de ese extraordinario Sport Boys para Once y yo empezaba en esto haciéndolo para Don Balón. Como tú tenías la cercanía con 'Chalaca' y los muchachos que nadie más para transmitir el feeling de lo que se preveía como una hazaña, la manera de ofrecer algo distinto era tomar un rol más analítico, numérico: bajar a tierra a un equipo cuyo ánimo estaba tan en las nubes como su rendimiento, pero objetivamente carecía de banca y sobre todo de solidez.

Daniel Peredo y Roberto Castro compartieron micrófonos en bloques radiales. Primero en CPN Radio y luego en Radio Capital. (Foto:Radio Capital) 

Lo tuyo, sin duda, era más periodístico: era el retrato completo de un inolvidable momento. Me queda la postal de la vez que le ganan 2-0 a Cristal a estadio lleno con goles de 'Pichicho' y Sandro Cavero y se despuntan. Aprovechando una distracción de la seguridad, me colé al vestuario primero que todos y fui rápido donde 'Chalaca' a preguntarle antes que nadie: "Profesor, ¿este es el momento en que más serenos hay que estar?". Su respuesta fue el "no jodas" más sonriente y feliz que me han dicho en la vida, y se fue directo a compartir su alegría con tu grabadora.

Ese nexo con el protagonista lo conseguiste allí, en la cancha, de periodista. Porque cuando leo en estos días los elogios que te hacen por haber sido versátil mediante diarios, radio, revistas, televisión, libros, redes y hasta películas, siento que se omite algo aun más trascendente que la multiplataforma: tú pasaste por los 32 paños de la pelota. En un medio agrietado -en especial desde esos finales de los ochenta que te vieron emerger-, fuiste amigo de tirios y troyanos. De los Sith y de los Jedi, sin pretender además ser alguno de ellos. Porque tú, como decía tu bio de Twitter, eras lacónica y genuinamente "Periodista.". Y punto.

Al futbolero

También he visto que muchos resaltan con cariño tu apego al fulbiteo y las pichangas. A mí me tocó compartir contigo otra faceta de tu pasión por el balón: la del excéntrico. La del marciano que discute temas rebuscados e incomprensibles para la mayoría. La de la persona inquieta por saber pasada la medianoche del domingo sin poder dormir hasta averiguar desde cuándo no se había producido un 5-5 en la Primera División peruana, o identificar exactamente en qué partido de la década de los cincuenta en el estadio Nacional se había producido un gol de penal doble como el que habían anotado Messi y Suárez la Liga Española.

Daniel Peredo y DeChalaca publicaron tres libros en conjunto: dos para los Mundiales de 2010 y 2014, y uno para la Copa América de 2014. (Foto: archivo DeChalaca.com)

En ese sentido, la gente creo que a veces creo confunde tu relación con los datos, las cifras y los números. Tú no eras un estadístico de fútbol, sino algo mucho más importante, útil y significativo que eso: eras la persona que lograba que el fútbol entendiera la estadística. Los estadísticos somos huraños hacia la masa, acaso aburridos, ratones de biblioteca, celosos enfermos de nuestra información y de perfil muy bajo; tú has sido empático con el hincha, sumamente entretenido, conversador con la masa, generoso para la cita y el crédito y comunicador para todos los públicos.

Creo que solo el tiempo va a reconocerte cuánto has hecho por esa raza perdida, casi escondida en sarcófagos llamada estadísticos de fútbol peruano. Has reivindicado el sentido, el valor de nuestra información. Has logrado que en un país adverso a las matemáticas por su pésimo sistema educativo, los números dejen de ser algo despreciable para el hincha. El estadístico anota en cuadernos y exceles; tú retenías en la memoria. Pero sobre todo, cuando tenías alguna duda, preguntabas. Y eso nos permitió entender que más relevante que tener el dato acumulado en rumas de papeles es saber cómo ese dato sirve para satisfacer determinada curiosidad.

Al amigo

No es difícil entender por qué, entonces, logramos compartir tantos intereses. Un pollo a la brasa, al mejor estilo de tu idolatrado 'Pocho', nos permitió empezar a trazar planes sobre cómo unir fuerzas para generar mejores contenidos para ambos. Así surgieron, entre tantas Caletas ideadas junto al inigualable rigor acucioso de Raúl Behr a lo largo de esta década, tres libros publicados en conjunto que quedarán como eterno testimonio de lo que puede producir en conjunto gente apasionada por ofrecerle a su país literatura futbolística con valor agregado.

 

 

No puedo resumir en un párrafo lo que ha significado tu aporte para que DeChalaca sea lo que es diez años después de esa charla. Sí puedo compartir con franqueza que cuando en 2009, año en que multiplicamos por diez nuestra lectoría, hicimos una encuesta en línea para perfilar mejor a nuestro público, el 71% contestó a la pregunta "¿Cómo llegaste a nuestra página?" con la opción "Otra respuesta" llena con una sola referencia que habría necesitado casilla propia: "Por recomendación de Daniel Peredo".

Por eso eras uno más del equipo y tuviste hasta tu camiseta negra con blanco y verde. Porque eras de los raros que, como nosotros, podía citar como tándem célebre del fútbol no a Cubillas y Sotil, sino a Canthy Távara y 'Memememe' Carpio en el UTC de 1988. Porque enviabas mensaje cada domingo a las 18:30 para saber cómo había quedado en Copa Perú el AELU, el club de tu barrio, y el día que nos fregaron la cobertura del Interligas porque jugaron el partido más temprano de lo programado te fuiste a la cancha a averiguarnos el resultado.

A ti

La solemnidad del periodismo antiguo, acaso, me ha impedido desapegarme en este cierre de homenaje del rol de director de tus amigos de DeChalaca. También me impide dejar de resaltar como ícono del periodismo deportivo peruano a alguien que se fue a los 48 en un país donde don Emilio y don Eduardo nos dejaron a los 78, y en el que 'Pocho', ese inmenso espejo tuyo, se marchó a los 58.

 

 

Seguir tu consejo de pata, en cambio, me permite sostener que si tú diste la vuelta olímpica al Nacional, a diferencia de esos tres monstruos que tanto admiramos y más bien en coincidencia con don Humberto, fue porque este último y tú hicieron directamente felices a la gente. Porque sus voces compartieron varios de los momentos más felices de la vida de millones de peruanos.

El 15 de noviembre de toda la vida el destino quiso que me asignaran la carpeta ubicada en debajo de tu cabina. Muy metidos en lo nuestro en una noche histórica y separados por un vidrio, como nunca no cruzamos una sola palabra: sí una mirada mutua, justo luego del pitazo final y de todos los "Ganamos", para decirnos que todo este tiempo había valido la pena. Gracias. Por lo que hiciste por mi marca, por llevarme a hacer radio como siempre había soñado, por retarme a ser mejor en este oficio. Por tanto fútbol.

Homenaje a Daniel Peredo en DeChalaca Radio

Escucha "Homenaje a Daniel Peredo por DeChalaca Radio" en Spreaker.

Composición fotográfica: Daniel Orrego / DeChalaca.com
Fotos: Radio Capital; archivo DeChalaca


Leer más...

Primer libro de Daniel Peredo y DeChalaca: Los 500 datos más caletas de los Mundiales (2010)

Segundo libro de Daniel Peredo y DeChalaca: Los 500 datos más caletas de la Copa América (2011)

Tercer libro de Daniel Peredo y DeChalaca: Las Caletas de los Mundiales (2014)

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy