Composición fotográfica: Carlos Vela / DeChalaca.com

La rivalidad entre Cristal y Universitario ha conocido el encono a lo largo de la historia. Una serie de traspasos emblemáticos de tienda crema a celeste, entre otros hechos claves, ha exacerbado el antagonismo entre ambas camisetas. A puertas de un choque decisivo entre ellas, ¿en qué momento histórico está uno de los clásicos más importantes del fútbol peruano?

Composición fotográfica: Carlos Vela / DeChalaca.com
Fotos: libro Toto Terry, un crack que hizo historia (Javier Rojas Schreiber); elorgullodehabernacidosuperiores.blogspot.com
Recortes: revista Ovación; diario El Comercio, suplemento Deporte Total
Videos: YouTube / Usuarios: superfranthemanscwe, Gianplebisani

A estas horas, la gran pregunta en torno del decisivo cotejo entre Cristal y la ‘U’, pendiente de la fecha 19 del Apertura, es si los rimenses lograrán suplir la ausencia de Miguel Ximénez. El ‘Chino’, sinónimo de gol para los cerveceros en esta temporada, ha quedado fuera por lesión.

Pero los temores en La Florida no solo vienen dados por la ausencia del uruguayo, sino por la presencia del reemplazante. Se trata de Paul Cominges, quien es resistidísimo por la hinchada celeste debido, sobre todo, a su confeso hinchaje por los merengues, fuera de que su rendimiento hasta el momento no haya sido el mejor. El último sábado se ganó una andanada de insultos tras el empate 1-1 ante Bolognesi y él, siempre reflexivo, se autodenominó “el culpable que la gente busca”.

El caso de Cominges imprime un punto de inflexión en la historia, que narra que más bien los ex delanteros cremas que pasaron al Rímac -como Terry u Oblitas, quienes lo acompañan en la composición fotográfica del encabezado- supieron hacerse de un nombre y, por el contrario, despertar celos en tienda merengue. Celos que devinieron en el exacerbamiento de una rivalidad que llegó a su punto máximo en los años noventa y hoy, con ambos equipos definiendo un título, podría estar abriendo un nuevo capítulo. A continuación, un ensayo sobre etapas que podrían haber determinado que este partido amerite el rótulo de clásico. 

 
Portada de la biografía de 'Toto' Terry, en la que se luce con las dos camisetas que vistió (Foto: libro 'Toto Terry, un crack que hizo historia', Javier Rojas Schreiber)1. EL GOLPE

Verano de 1959. En el restaurante El Tambo, en la avenida Arequipa y a pocas cuadras del estadio Nacional, el dirigente crema Bernardo Batievsky tiene una misión: convencer a un ídolo de que no deje Odriozola para mudarse a La Florida. Alberto Terry Arias-Schreiber, ‘Toto’ para todo el mundo, había recibido una oferta de 60 mil soles de parte de Cristal, un récord para la época.

Narra el periodista Javier Rojas en su libro Toto Terry, un crack que hizo historia que ‘Toto’ le señaló a Batievsky que la decisión estaba tomada, y que más bien aprovechara el dinero que pensaba invertir en retenerlo para poner al día las mensualidades atrasadas con el resto del plantel. Meses después, Terry debutaría con Cristal en un cotejo ante la ‘U’, y aunque los cremas se impusieron 2-1, el ‘Gringo’ anotó el tanto de descuento cervecero.

De más está decir que el recibimiento a Terry fue altamente hostil de parte de la hinchada crema. En el pedestal, él estaba apenas un peldaño debajo de ‘Lolo’ Fernández, con el que había compartido jornadas de gloria. Y aunque los años se encargaron de devolverle ese lugar -es coincidencia unánime entre cualquier periodista deportivo de antaño que ‘Toto’ es el ídolo número 2 de la ‘U’-, en aquel momento el golpe fue duro. Como que los hinchas de la ‘U’ le sacaron algo siempre en cara a Terry: el año en que se fue, los cremas consiguieron el título por primera vez en una década, y lo repitieron al año siguiente. El bicampeonato 1959-60, exactamente el periodo que ‘Toto’ pasó en La Florida antes de optar por el retiro.
 

Cristal en 1979 aún lucía muchos ex cremas en su plantel. Entre los parados están Eleazar Soria, Carlos Carbonell, Héctor Chumpitaz y Rubén Toribio Díaz. Entre los hincados, aparecen Percy Rojas, Oswaldo Ramírez y Juan Carlos Oblitas. Ramón Quiroga seguiría el camino inverso: pasó de Cristal a la 'U' (Recorte: revista Ovación, Nº 170 p. 56)2. LOS GOLPAZOS

Mediados de 1977, el Perú aún bajo el yugo del gobierno militar. Como parte de una estrategia destinada a repatriar a los mejores jugadores peruanos que actuaban en el extranjero para permitir una mejor preparación de cara a las Eliminatorias para el Mundial Argentina ’78, el régimen de Francisco Morales Bermúdez decide repartir 500 mil dólares entre los clubes para lograr que los grandes ídolos del fútbol peruano pegaran la vuelta a casa.

Cristal, que no campeonaba desde 1973, fue el más activo en materia de compras. Y se armó un equipo sobre la base de puro ex cremas: Héctor Chumpitaz, Eleazar Soria, Percy Rojas, Héctor Bailetti, Juan Carlos Oblitas y Oswaldo Ramírez pegaron la vuelta al país, pero para vestir la celeste.

Los del Rímac quedaron segundos detrás de Alianza -que había recuperado a Teófilo Cubillas y Hugo Sotil-, pero cinco puestos por encima de una ‘U’ rala y con Roberto Challe quemando sus últimos cartuchos como máxima figura. Para colmo, Cristal le ganó los enfrentamientos directos en el Descentralizado: el primero por 1-2 y el segundo 2-0, este último con goles de ex cremas (Carlos Carbonell y Oblitas). En la Liguilla, la ‘U’ ganó 1-0 el primer cotejo, pero Cristal se cobró la revancha en la vuelta con un contundente 3-0 que condenó a la ‘U’ al último lugar del hexagonal. La brecha entre ambos clubes se había, decididamente, ensanchado.
 

Leo Rojas en sus primeros años con la 'U'. En 1991, siendo capitán del equipo, pasaría a Cristal para cumplir el mismo rol (Foto: elorgullodehabernacidosuperiores.blogspot.com)3. LA BATALLA

Abril de 1991, fecha 5 del I Metropolitano. Cristal llega al Lolo Fernández para visitar a la ‘U’ con Juan Carlos Oblitas en el banco. El ‘Ciego’ había llegado al comando técnico rimense en octubre del año anterior, apenas unos meses luego de haber renunciado al buzo de Universitario tras tres exitosas temporadas. En el verano del ‘91, haciendo uso de su poder de convencimiento paternal, había conseguido un importante fichaje: Leonardo Rojas, capitán de los merengues por casi una década, pasó a La Florida para vestir allí la casaca ‘4’ y enfundarse también el cintillo.

Cristal, con su incomprendido 5-3-2 y muchos veteranos en cancha -los que luego de conseguir el título de aquel año cantarían el estribillo de rap “tenemos un plantel, de gente experimentada (…)”-, vacunó dos veces a través del por entonces implacable Horacio Baldessari. El descuento del uruguayo Ernesto ‘Pinocho’ Vargas no alcanzó. En un estado abarrotado, y en el que ambas barras compartieron la única tribuna popular, Cristal se afianzaba como puntero del campeonato (ver video 1, octavo de ocho fragmentos disponibles en YouTube).

Y entonces llegó la violencia. A la salida del Lolo, fuera de los conatos entre barras, el bus que debía trasladar al plantel de Cristal de vuelta a La Florida comenzó a arder con los jugadores dentro. La evacuación fue rápida y todos pudieron ponerse a salvo antes de que el incendio se consumara. Se culpó a una facción de la hinchada crema, pero los años confirmarían que un grasiento e innombrable personaje de la directiva de Universitario tendría bastante que ver con la autoría intelectual del hecho. A través de un suceso delincuencial, el combate sin treguas estaba declarado.
 

4. LA GUERRA

Abril de 1996, Montevideo, Uruguay. La ‘U’ ha conseguido un triunfazo, tan importante como milagroso, sobre Peñarol en el propio estadio Centenario y puede clasificar a la siguiente fase de la Copa Libertadores siempre que Defensor Sporting y Sporting Cristal no empaten en el cotejo que deben disputar en el estadio Luis Franzini del club violeta.

La leyenda contaría que dos jugadores del club rimense, ambos extranjeros nacionalizados peruanos, irían a la concentración de Defensor una vez culminado el cotejo de la ‘U’ para arreglar lo que al día siguiente se vio en la cancha: un vergonzoso arreglo a todas luces evidente que hizo que el partido se convirtiera en un monólogo de pasecitos cortos que aseguraron el 0-0, resultado que clasificaba a ambos cuadros en detrimento de los cremas.

Desde entonces, en predios de Odriozola se enarboló el dicho de que Cristal no era el rival, sino el enemigo. Aquel que ese mismo 1996 le dio la vuelta del tricampeonato en la cara en un violento partido recordado por la dudosa actuación del juez Jorge Torres, que no expulsó a Pedro Garay tras que este cometiera una patada artera sobre Luis Guadalupe. Aquel que en los noventa le sopló casi un jugador emblemático por año: en 1995 le sacó a Marcelo Asteggiano, en 1996 a Juan Alexis Ubillús, en 1997 a Adrián Czornomaz y en 1999 a Jean Ferrari, aprovechando en este último caso los problemas con su carta pase.

Por eso, cuando la ‘U’ halló revancha a finales de 1998, en el primer tìtulo del histórico tricampeonato merengue, aquella definición por penales culminada por Eduardo Esidio fue celebradísima en Odriozola (ver video 2). Era pura sed de venganza. Ante un rival que ya era clásico.
 

5. ¿HAY TREGUA?

Con la llegada del siglo XXI, algunas aguas han amainado entre cremas y rimenses, amén de que las hinchadas se digan de todo cada vez que están frente a frente. Cristal, por ejemplo, le dio a a ‘U’ en la cara las vueltas olímpicas de los Clausura 2002 y 2004, sin excesiva rimbombancia. El último jale sonado que hizo desde la ‘U’ fue el de Gregorio Bernales, a mitad de la temporada 2002. Luego, más bien, ha recibido reciclaje de parte de los merengues: Ya desde 1992, el choque entre celestes y cremas recibe el rótulo de clásico (Recorte: diario El Comercio, suplemento Deporte Total, 29/06/92 p. 9)Rainer Torres -casi nadie lo conocía en Ate cuando se marchó a La Florida-, ‘Tierra’ Mendoza, ‘Pinza’ Hernández y ahora Cominges, a quien en la ‘U’ también lo quieren poco por los anticuerpos que le generó su rivalidad con el ‘Puma’ Carranza.

Más bien, por el contrario, ha sido la ‘U’ la que ha dado algunos golpes de contrataciones sobre Cristal recientemente. Las recuperaciones de Bernales y Rainer Torres, ambos volviendo a tienda merengue con sendos “esta es mi auténtica casa” como lema estandarte, constituyen el mejor ejemplo. Sin embargo, en Ate no se olvida que ‘Chemo’ del Solar optó por iniciar su carrera como DT en La Florida en 2005, aunque en ese caso los odios se dirigieron más al hoy técnico de la selección que a los rimenses.

Como fuere, este nuevo Cristal - ‘U’ (con los rimenses en primer orden por localía) que puede definir la suerte del Apertura 2008 es un clásico intensamente esperado. Con una rivalidad ya madura que parece ya no necesitar nuevos motivos para exacerbarse, sino que simplemente es tal. Un clásico. ¿Y qué pasa si Cominges mete un gol? Leáse y escríbase el siguiente capítulo de una historia que desde aquel empate 2-2 por la fecha 7 del campeonato de 1956 ha escrito bastante.

comments powered by Disqus