Foto: Jorge CabanillasAunque UTC debutó venciendo 1-0 a Melgar, lo hizo sembrando muchas dudas. La intrascendencia y la falta de un referente en ataque hicieron que el 'Gavilán' sufriera más de la cuenta para doblegar al 'Dominó', que jugó con diez hombres desde el periodo inicial.

 

¿Quieres ver más fotos del partido? Entra a la galería en el Facebook de DeChalaca.com

 

A dos semanas de celebrarse los carnavales en Cajamarca, una de las fechas emblemáticas en el calendario turístico del Perú, no todo es fiesta en la Ciudad del Cumbe. Y es que si bien UTC arrancó el Torneo del Inca con un triunfo, el sinsabor de un equipo endeble y un engranaje poco cohesionado sembraron la disconformidad en torno al juego colectivo del 'Gavilán Norteño'. Enfrente estuvo un Melgar que le complicó la vida con una fórmula simple: priorizando la parte física ante el concepto técnico. Un sello inconfundible del nuevo DT rojinegro, Juan Máximo Reynoso.

El toque improductivo fue marcando la pauta en los dueños de casa desde el primer tiempo, lapso en el cual solo una acción marcó un antes y un después en el trámite. Un violento choque entre Miguel Mostto y el golero Juan Pablo Begazo acabó con el '20' cajamarquino desplomado sobre el césped y con una conmoción cerebral. Lo que vendría después sería un concierto de yerros de la cuarteta arbitral. El principal Luis Garay le mostró la roja a Begazo, en interpretación de una discutible intención del arquero mistiano. Para redondear el cobro, Hermes Tafur, segundo asistente, señaló un inexistente offside de Mostto que impidió que se sancionara la pena máxima para el 'Gavilán'.
En Cajamarca se pasó de la desazón a la alegría en una acción, la que tuvo a Rafael Farfán como autor del único gol frente a Melgar (Foto: Jorge Cabanillas)
Así, en inferioridad numérica, el 'Dominó' tuvo que apelar al debut del joven portero arequipeño Jonathan Medina para fortalecer la resistencia sureña en el complemento. Su falta de rodaje no fue impedimento para sostener el 0-0 por una razón específica. Y es que los de 'Rafo' Castillo siguieron habitando en el paraíso de los toques intrascendentes, olvidando el arma básica para franquear a cualquier cancerbero inexperto del planeta: los remates de media y larga distancia. No había que ser Arquímedes o Galileo para descifrar la llave del éxito, pero en tienda local se decantaban por la ruta fallida una y otra vez.

El fútbol de Johan Sotil, Reimond Manco y Pedro Ascoy se apagaba proporcionalmente con el minutero. La ilusión cajamarquina era anestesiada con cada cabezazo defensivo del mexicano Lampros Kontogiannis y dormía en cada atajada del bisoño Medina. El 'Dominó' esperaba el final y el 0-0 parecía ser la ley en el Héroes de San Ramón. Sin embargo, en el último minuto de adición, apareció el salvador, Rafael Farfán, quien por unos segundos se puso las botas de su sobrino Jefferson, y con una definición celestial provocó el único grito de gol. Un 1-0 que le va dando color al carnaval de Manco y compañía, pero que no debe ocultar las grietas. La fiesta, por ahora, es de ellos.

Fotos: Jorge Cabanillas

Leer más...

La Ficha y La Pizarra

Comentarios (5)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy