Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.comAlianza comienza a acostumbrarse a ganar con voltereta en el Monumental. Como en 2017, Universitario mandó con claridad en el primer tiempo y se puso adelante; sin embargo, su clásico rival le tomó el pulso, fue efectivo, se amparó en un sólido Butrón y -sobre todo- capitalizó los yerros defensivos merengues para llevarse un contundente 1-3 de Ate.

    Eduardo Tirado | @EduardoTL
    Redactor

¿Cómo así Universitario volvió a dejarse remontar un clásico en casa tras ir arriba en el marcador?

Existe una respuesta sencilla: Alianza Lima fue contundente, mientras que la ‘U’ no pudo concretar las oportunidades de las que dispuso. Sin embargo, el trasfondo no es tan simple como parece, pues el trámite del primer clásico de 2018 dejó mucho más para analizar.

Los cremas iniciaron acciones motivados con el regreso de Aldo Corzo por derecha y la capitanía de Juan Vargas por izquierda. De hecho, en la primera mitad ambos fueron vitales para asociarse en ataque y generar jugadas de peligro. Además, tanto Roberto Siucho como Alberto Quintero estuvieron lúcidos y generaron más de un dolor de cabeza a la defensa aliancista; su combinación y buen recorrido permitía a los laterales merengues ganar algunos metros arriba y sumar peso ofensivo. Asimismo, tanto Enmanuel Páucar como Jersson Vásquez se mostraban como opciones y distribuían bien el balón en pos de asociarse y romper líneas. Así fue como, por derecha, Quintero fue cobrando protagonismo hasta convertirse en el arma más peligrosa de la ‘U’.

De acuerdo con lo mencionado, fue el panameño quien inició la jugada del gol local, pues recibió de Siucho afuera del área y se inventó un centro muy preciso para que Anthony Osorio, delantero de 19 años, anote su primer gol como profesional en un partido tan importante como un clásico. Hecho curioso, ya que el canterano crema había mostrado poco o nada en la primera media hora de juego, pero había sacado provecho de su buena ubicación para sentenciar, con un cabezazo, la ventaja parcial. Hasta ahí, todo era felicidad en tienda merengue, pero la historia no seguiría así por siempre.

Anthony Osorio grita a todo pulmón su primer gol como profesional, ni más ni menos que en un clásico. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

Sin embargo, sí habría un poco más de tiempo de gracia. Minutos después nada más, Quintero filtró un exquisito servicio para Osorio y este, ante la salida de Leao Butrón, estrelló su remate en el parante superior. Pudo ser el segundo gol: aquel que cambiara la historia del partido. Pero no fue así.

La presión de los de Ate siguió, pero, con el equipo volcado en ataque, Alianza hizo lo que mejor sabe: capitalizar los errores defensivos de su rival. De esta manera, Kevin Quevedo se sacó fácilmente a Werner Schüler y centró para que Alejandro Hohberg decretara el empate mediante un cabezazo en la última jugada del primer tiempo. Parecía cuasi irónico por la superioridad que estaba imponiendo la ‘U’, pero había que darse cuenta que ni Corzo había regresado con la marca de Quevedo ni mucho menos Vargas había tomado por su lado a Hohberg, quien finalmente llegó solo para sentenciar el empate.

La segunda mitad también asistió a un Universitario empeñoso desde el inicio, pero Butrón fue construyendo de a pocos su figura imbatible en el arco blanquiazul. Primero, le sacó un remate preciso a Vásquez; después, un cabezazo a Corzo; por último, redujo bien otra vez a Corzo, quien había recibido un buen centro de Vargas. En medio de todo ese caos, Alianza fue replanteando su propuesta de la mano de un Pablo Bengoechea que leyó bien el encuentro y supo oxigenar con los cambios adecuados. Así, asomaron Tomás Costa y Mario Velarde, quienes le otorgaron más equilibrio al equipo victoriano.

Leao Butrón tuvo un trabajo impecable en el arco aliancista. Los íntimos pegaron en el final. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

Luego de la primera hora de juego, el cuadro de Pedro Troglio comenzó a decaer físicamente y ahí fue que los de La Victoria comenzaron a asomar el área rival con mayor peligro. De nuevo Schüler sufrió, pero esta vez fue al cortar una incursión de Hohberg en el área. El resultado fue un claro penal que Rinaldo Cruzado no desperdició y convirtió en el segundo tanto íntimo. La ‘U’, avasallada por sus propios errores defensivos, comenzaba a decaer y no encontraba ya ese aire que le permitía presionar como en el primer tiempo para ser protagonista.

Los cambios del técnico argentino fueron todos en pos de buscar el partido. Por esta razón, sacó a Páucar y Schüler para rearmar una volante más ofensiva; sin embargo, se descuidó más en el fondo y terminó recibiendo el tercer gol, donde un cansado Balbín -quien fungía ya de central- no pudo en el uno a uno contra un fresco Janio Posito y lo dejó solo para que defina contra Raúl Fernández.

Se avecina un año muy difícil para un Universitario que sigue sembrando más dudas que aciertos. Aun así en este partido se pudo ver, al menos durante un tramo, una faceta por la que el equipo crema pudo poner contra las cuerdas a su rival de turno. Sin embargo, el resultado final no fue favorable, pues esta vez erró más que su contrincante y dejó ir un partido que aparentaba ser bisagra para sus intenciones de salir del fondo. Alianza se acomodó a un partido que le pedía venir desde atrás para encontrarse con el resultado, mientras que la ‘U’ volvió a sucumbir como en el 1-2 del año pasado, cuando también dejó ir el partido con una remontada aliancista.

Las Fotos

Los Goles

Fotos: Pedro Monteverde / DeChalaca.com


Leer más...

La ficha del Universitario 1 - Alianza Lima 3

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy