De Cáceda a Butrón, del blooper de Polo al árbitro asistente López, de los que controlaron las luces hasta los que escribimos sobre el partido. El Alianza - 'U' de sábado por la noche en Matute fue una oda al yerro y no por eso dejó de entretener: devino en un animado 1-1 que suma solo a una de las partes.
    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

Se equivocaron todos en torno de este clásico de sábado por la noche en Matute. Empezando por quien escribe, que en la emisión de #FútbolParaElQueLaConoce del pasado lunes 11 apostó que si Roberto Chale salía a jugarle a Alianza con un sistema 4-1-4-1 lograría que los íntimos encajaran tres goles, dada su fragilidad defensiva. Supuesto negado cuando no se cuenta con yerros como el de Andy Polo, quien a los 12 minutos desperdició una chance que quedará escrita como uno de los goles más escandalosamente fallados de esta historia de necesidad mutua que data de 1928.

Pero, está dicho, no solo se equivocó Polo al rematar al arco ni Ibáñez y Aparicio, por enésima vez en la temporada, al facultar un contragolpe rival. Falló también Carlos Cáceda, arquero sobrio pese a su juventud, quien en el tiro libre de Luis Trujillo se ocupó demasiado de la marca al centro del área y descuidó su primer palo, por donde se coló la pelota. Falló, a su turno, Leao Butrón, quien pese a haberle en otras lavado la cara a su defensa, no pudo con el centro inocente de Pino que, dando un botecito, se coló por su segundo palo, en un nuevo blooper que decoró la noche victoriana.

>>>Clic aquí para leer más: ¿El gol errado por Polo es el más clamorosamente fallado de la historia de los clásicos?

Acaso el golero íntimo creyó, erróneamente, que el centro al corazón del área era una jugada potencialmente riesgosa solo en el área rival. Porque si los contragolpes que toman mal parada a la línea de cuatro son el punto flaquísimo de este Alianza 2016, el juego aéreo es la tara de este Universitario con dos zagueros centrales foráneos. En el primer tiempo, dos centros muy similares al que traicionó a Butrón se pasearon por el área merengue, a media altura, sin que algún blanquiazul pudiera conectar el esférico. 

Hubo, como parte del concierto, errores anecdóticos. Como el del ingresado Manco pegándole mordido en el área a un balón que, impactado de lleno, tenía todas las de acabar adentro del arco Sur; pero le salió un tirititito, Juan Iglesias dixit, cuyo respectivo bote también estuvo cerca de confundir a Cáceda, adelantado un paso de más en ese mano a mano. Más trágico para sus colores pudo ser el caso de Trauco, quien quiso darle con la cabeza un pase a la carrera a su portero y casi termina cometiendo un autogol de proporciones.

Lo irónico del caso es que aun cuando la mayoría de situaciones descritas apuntan a goles que pudo -y no logró- hacer Alianza, el trámite de este enredado clásico tuvo las ideas más claras de parte la 'U'. Irónico también resultó que la acción colectiva mejor labrada del partido, el centro de Polo a un Rengifo desmarcado en el área chica a 2 minutos de final -todo es posible a esta altura del año en la línea de fondo blanquiazul-, acabara invalidada producto de un aparente nuevo error. El asistente Raúl López, a tono con el resto de los protagonistas, se apresuró en levantar la bandera y condujo a Diego Haro a sancionar un offside que milímetros más, milímetros menos, en principio no fue tal.

>>>Clic aquí para leer más: ¿Por qué estuvo mal anulado el gol de Rengifo?

¿Y nada bueno hubo, entonces, en un clásico repleto de fallos, tantos que hasta en el segundo tiempo se fue la luz de los reflectores de Occidente de Matute? Pues mirándolo holísticamente, en lo táctico el 4-1-4-1 fue de lo más sofisticado que Universitario propuso en el año, con relevos de extremos -Polo y Gómez trocando lados para facilitar diagonales- y Guastavino marcándole bien los tiempos a Pino, un jugador que con motor a media máquina puede pesar en el medio -lo comprueba Montaño con un motor a un cuarto de máquina en la actualidad-. Y dentro de todo, aun cuando Alianza seguirá sufriendo hasta noviembre -pues diciembre le queda lejos luego de esta jornada- cuando lo ataquen por el medio, esta vez Uribe y Trujillo salieron airosos de los duelos que sostuvieron a los costados, en buena medida porque, como está dicho, Chale apostó por buscar la diagonal antes que ya raya para el desborde.

En realidad, el error humano es parte de un juego de hombres. Y como tal, disipa, matiza, entretiene y hasta divierte, al punto de convertir a un 1-1 producto de una sumatoria de yerros en un partido definible como animado. El tema es que para sonrisas, el resultado solo suma al compadre que le lleva diez puntos de ventaja al otro en la tabla. El que va debajo, sin duda, podrá seguir pontificando sobre el supuesto control que ejerce sobre los rivales a los que no les anota, como ha hecho a lo largo de estos tres cuartos de temporada (33 de 44 fechas) que en cifras concretas, arrojan un discreto balance que le otorga menos derecho de equivocarse que el resto de los mortales.

Las Fotos

 

Los goles

Fotos: Andina


Leer más...

La ficha del Alianza Lima 1 - Universitario 1

Las Caletas del Alianza Lima 1 - Universitario 1: Libres de Trujillo

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy