Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comPerú juega un partido clave ante Bolivia, pero debe tener cabeza fría y no mirar por encima del hombro a un rival que ya nos ha complicado antes en la categoría, hace 40 años en Lima.

 

Bolivia es el rival al que muchos hinchas peruanos suelen mirar por encima del hombro, aunque no haya motivos recientes para hacerlo. En selección mayor, por ejemplo, los últimos cuatro partidos entre ambos (dos amistosos y dos por Eliminatorias) quedaron empatados, y en el Sudamericano Sub-20 el último antecedente es un doloroso 1-4 en Pedro Juan Caballero (con goles de Gustavo Pinedo, Jhasmani Campos -por partida doble- y Juan Eduardo Fierro, y descuento de Juan Quiñónez). Así que hay que tener cabeza fría y calma.

Es más, los altiplánicos ya han amargado a la bicolor en esta categoría en el mismísimo estadio Nacional. Fue el 9 de agosto de 1975, fecha en la que Perú y Bolivia daban el play de honor al Sudamericano Sub-20 que se desarrollaba en Lima. A diferencia del formato actual, solo participaban seis selecciones (también estaban Uruguay, Chile, Argentina y Brasil). Igual, había mucha expectativa en nuestra capital ya que apenas dos días antes, el 7 de agosto, la bicolor venció a los altiplánicos por 3-1 (con goles de ‘Cachito’ Ramírez, César Cueto y Juan Carlos Oblitas, y descuento de Ovidio Mezza), pero por la Copa América (que finalmente ganó nuestra blanquirroja).

Golpe por golpe

Para el debut, Luis Zacarías mandó al campo a José Edilberto Castro en el arco; Gustavo Pimentel, Joaquín Alegre, César Gonzales y Roberto Rojas en defensa; David Zuloaga, Domingo Farfán y Carlos Lazón Agúsquiza en la volante, dejando en la delantera a Ángel Fuentes, Miguel Kulisic y José Cañamero. En el complemento ingresaron Carlos Campos (por Rojas) y Mario Traverso (por Farfán): este último fue clave, pues le dio movilidad a la banda zurda.
Golpe de cabeza de Miguel Kulisic que acabó en nada frente al arco boliviano (Recorte: diario La Crónica)
Ramiro Blacut, por su parte, alineó a Ismael Peinado; Vaca, Espinoza, Martínez, Arias; Góngora, Araoz, Romero, Angulo; Reinaldo y Porcel. Luego ingresaron Maldonado y Camacho.

Los cronistas de la época contaron que el partido se desarrolló tal como se esperaba: Perú tenía el control del balón, mientras que Bolivia defendía como podía y apelaba a los contragolpes. Dos veces la bicolor estuvo adelante en el marcador, pero finalmente algunas distracciones le arrebataron el triunfo. ¿Suena conocida esa historia?

El peor ‘autogol’

El triunfo de la selección mayor dos días antes, lejos de darle mayor tranquilidad a los entonces juveniles futbolistas, los llenó de nerviosismo. El público poco ayudó: se esperaba una goleada sencilla y, al ver que no sucedía, empezaron a silbar ante cada error de la bicolor. Ahí empezaron nuestros "autogoles". Cañamero, en su desesperación, retrocedió varios metros y dejó solo a Kulisic en el ataque. Fuimos inofensivos y, poco a poco, creció la labor de Góngora y Romero en la volante boliviana.

Sin embargo, a los 21 minutos, Vaca derribó a Cañamero en el área, tras un buen pase de Lazón. El brasileño Oscar Scofaro sancionó penal y Zuloaga lo transformó en gol. Con el 1-0 se esperaba un cambio de "chip" y, por ende, un triunfo holgado. Pero nunca llegó. Angulo y Porcel desnudaron las falencias defensivas de nuestros laterales, Pimentel y Rojas, y así llegó un inocente penal que Reinaldo cambió en anotación. 1-1 y el Nacional volvía a ser un manojo de nervios.
Perú abrió el marcador con este penal ejecutado por David Zuloaga (Recorte: diario La Crónica)
Para el complemento, Perú fue más ofensivo. El ingreso de Traverso refrescó el ataque y Kulisic ya no lucía tan solo, aunque el 2-1 llegó gracias a un remate de larga distancia: Lazón, desde unos 30 metros, metió un derechazo que se coló por el ángulo superior izquierdo de Peinado. Golazo, y triunfo en el bolsillo. Al menos eso se suponía. Pero no. Un error de Alegre para hacer la cobertura terminó en un blooper del arquero Castro, que terminó haciendo un autogol ¡de cabeza! El 2-2 ya no se movería más en el Nacional, pese a que Kulisic tuvo una opción clara, que remató al travesaño.

Al final, a ambos les fue mal en el Sudamericano. Bolivia terminó último con apenas 2 puntos y Perú quedó cuarto con 4 unidades: solo le ganó a Brasil (1-0), que sorpresivamente quedó quinto. Ahora, 40 años más tarde, se espera que el lamento sea solo boliviano. Un triunfo podría asegurarle al equipo del ‘Chino’ Rivera la clasificación al hexagonal final. Eso es lo que todos esperamos: hay argumentos para hacerlo.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: diario La Crónica


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy