Composición fotográfica: Carlos Vela / DeChalaca.com

Esta es una historia de dependencias. Sport Boys siempre necesita a ‘Kukín’ y ‘Kukín’ siempre necesita a Sport Boys. Así fue, así es y así será. Carlos Flores y su zurda regresan por octava vez al puerto. El Callao se aferra a su hijo pródigo para salvarse de un naufragio que aparenta ser inevitable. Solo hay una certeza: o se salvan juntos o se hunden los dos.


Cronología: los ocho regresos de 'Kukín' a Boys


Fotos: revistas Estadio, Once y Don Balón Perú / Composición fotográfica: Carlos Vela

 

Este es un equipo joven, más unido que el del año pasado, y creo que, si pedí una oportunidad, esta es la que estaba esperando”. Estas declaraciones de Carlos Antonio Flores Murillo (Callao, 4 de agosto de 1974) estuvieron incluidas en una nota titulada “El eterno retorno”. No fue una nota publicada ayer. Tampoco el año pasado. Corresponde a la edición número 36 de la revista Once, 16 de febrero de 1998. Hace 10 años, un mes y 11 días. Era apenas el tercer reembarque de ‘Kukín’ en el Sport Boys.

 

Hace 10 años, el '10' ya Desperdicié oportunidades, pero el fútbol es así (…) Le agradezco a Dios porque me sigue dando oportunidades y no me cierra las puertas”. Estas palabras sí son de hace poco. Edición 2045 de Perú.21, 26 de marzo de 2008. Es el octavo regreso de ‘Kukín’ al puerto.

 

Ni imaginar las notas de prensa de aquí a diez años.

 

OTROS LARES, OTROS MALES

 

‘Kukín’ nunca pudo irse de casa. Lo demuestran sus pasos por la “U”: en 1995 se fue peleado con los referentes del plantel (“En la ‘U’, Carranza es el perro de Martínez”, dijo tras su salida) y en 2005 tampoco llegó a acabar la temporada con la crema. Lo ratifica su breve tránsito por Alianza en 1999: más irresponsabilidad (recordar la absurda expulsión que coadyuvó a que los íntimos perdieran 3-0 la primera final por el título nacional ante Universitario) y más conflictos, los cuales encontraron apoteosis en una frase que supuestamente le dijo el entrenador colombiano Édgar Ospina, la cual ya forma parte del glosario lumpen del campeonato nacional: “Cualquier día de estos, te pueden mandar la moto”.

 

En selección, las cosas no le fueron mejor. Fue convocado por Oblitas en el recordado amistoso contra Holanda de 1998. Defraudó de cabo a rabo. Dos años después, Francisco Maturana le dio una nueva oportunidad. En los albores de la carrera, con Carty y Marquinho en el Boys de 1992 (Foto: álbum Estrellas del Fútbol 1992, revista Estadio, cromo 199)Jugó unos minutos de eliminatoria ante Colombia y fue desconvocado horas antes del partido frente a Uruguay, tras lesionarse durante un pichanga de barrio. Sus idas al extranjero también han sido tan variadas como irrelevantes: Al Hilal de Arabia Saudita (1996), Aris de Grecia (1998-1999), Atlético Paranaense (2000), Belgrano de Córdoba (2001) y su reciente y fugaz desembarco por el Deportivo Pereira de Colombia. Su currículo se completó con incursiones como animador de algunos equipos "chicos" en los cuales su talento jamás debió radicar: San Agustín (1996), Juan Aurich (2002), Unión Huaral (2003), Deportivo Wanka (2004) y Sport Áncash (2007), además de media temporada en el Defensor Villa del Mar (2003) de la Segunda División -con la '23' en la espalda, dizque en honor a David Beckham-.

 

 

LOS CASERITOS

 

Lamentablemente, ‘Kukín’ no es el único ni será el último caso de “jugador de un solo club” que se pasea por el torneo local. Salvando distancias y comportamientos (el cual, en este caso, siempre fue intachable), podría mencionarse a Pedrito Ruiz, máximo emblema del Unión Huaral: diez de lujo, de talento envidiable, que jamás pudo abandonar el calor del hogar. Sus dotes técnicas, acá recapituladas por la revista Don Balón Perú en la palabra de César 'Chalaca' Gonzales, jamás estuvieron en duda (Recorte: revista Don Balón Perú, N° 3 p. 40)Aunado a su pavor a los aviones, que le impidió tentar suerte en algún equipo del exterior, su intermitente paso por Sporting Cristal dejó la anécdota de un Ruiz que viajaba horas de horas en bus desde su natal Huaral para llegar a los entrenamientos de La Florida, pese a que el club le había comprado una cómoda casa en un distrito limeño de clase media. Ejemplos sobran: Frank Palomino en Cienciano, Víctor Gutiérrez en Melgar, Ader Cruz en Sipesa, hasta llegar al mismísimo Waldir Sáenz y el pequeño recaudo que siempre encuentra en Alianza Lima.

 

HASTA QUE LA MUERTE LOS SEPARE

 

‘Kukín’ y Boys están mimetizados. Comparten los mismos despegues y los mismos descalabros: sus vaivenes son exactos desde hace 17 años. Ni los rosados han sacado a otro hijo dilecto como Flores, ni Flores ha encontrado mejor hábitat para su talento que en el Callao. Desde siempre, las indisciplinas del jugador comulgaron perfectamente con el desorden del club. Este año será decisivo: si cae uno, caerá el otro. Porque entre ‘Kukín’ y Boys, el cordón umbilical nunca se cortó.
 

Leer más...

Cronología: los ocho regresos de 'Kukín' a Boys

Un retorno más: Espejo vuelve por quinta vez

 

Comentarios (1)add
...
escrito por lolo de caujul , diciembre 04, 2012
Pedrito Ruiz y Ader Cruz mis dos idolos de siempre. Antes de morir iré en peregrinacion a Huaral y Casma, respectivas cunas de ambos genios del balon. Gracias por la nota y gracias en general por acordarse del futbol provinciano, es un dato que les honra.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy