Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comRoberto Drago Burga es un ícono de Deportivo Municipal, que creció en juego, éxitos y fama a la par de ‘Tito’. Hace 75 años esta historia tuvo su primer capítulo, cuando ambos caminos se cruzaron en el inicio del campeonato de 1940. El triunfo, por supuesto, fue edil.

 

De Roberto ‘Tito’ Drago se podría decir que fue el padre futbolístico de Deportivo Municipal, al menos muchos lo creen así, ello pese a que sus inicios en el fútbol no fueron con la camiseta edil, sino con la de Centro Iqueño. Fue en 1939, cuando jugó en El Potao, temporada en la que enfrentó al Alianza Lima que recuperó la categoría.

Bastó ese único año para que Drago se metiera en el ojo de más de un dirigente o entrenador, que ávidos por sumar un nuevo valor a sus filas, en especial uno que contaba con apenas 16 años, se apuraron en contratarlo. Así llegó al cuadro edil, que además sumó a su hermano Carlos, también del Iqueño. Ellos, en el papel, venían a cubrir el gran hueco que dejó en el plantel el accidente que se cobró la vida de Víctor ‘Pichín’ Bielich y que obligó al retiro a Jorge Parró.

Con pocas fichas encima

En 1940 la actividad deportiva de ‘Tito’ Drago no se circunscribía solo al fútbol, pues era un basquetbolista consumado que incluso formó parte de una selección juvenil ese mismo año. Así se mantuvo ligado al equipo de la calle Monzón por un tiempo más, pues fue recién con su paso al cuadro de la comuna que su carrera comenzó a despuntar en el balompié.
Roberto Drago junto al entrenador norteamericano Graham, cuando el basket ocupaba parte importante en la vida deportiva de 'Tito' (Recorte: diario La Prensa)
Cuando el campeonato de Primera División de la Liga de Lima estaba por comenzar, ningún medio daba por segura su inclusión en el once titular de Municipal, cuya línea de ataque se presumía que iba a estar integrada por Leopoldo Quiñónez, Luis ‘Caricho’ Guzmán, Alfonso ‘Cohete’ Ugarte, Jorge Cabrejos y Pedro Magán.

La primera fecha se disputó con tres partidos el domingo 12 de mayo, en pleno Día de la Madre. El único encuentro que no se jugó fue el que le correspondía a Mariscal Sucre ante Sport Boys, pues el cuadro dinamitero estaba de gira por el interior del país y recién se estrenó en la siguiente jornada. En primer turno, a las 13:00 horas, Ciclista Lima cayó por un ajustado 1-2 ante Sporting Tabaco en el estadio Nacional, mientras que a las 14:40, con el arbitraje del señor Víctor Yáñez, a los ediles les tocó medir fuerzas contra Atlético Chalaco y con Roberto Drago desde el arranque.

Se fueron en banda

Antes de comenzar, los capitanes de ambas escuadras se acercaron hasta la tribuna principal para rendir un emotivo homenaje a Jorge Parró, quien de la emoción no llegó a cumplir con el play de honor. Con el balón rodando, desde el comienzo se notó una diferencia entre ambos conjuntos pues Municipal exhibió una mayor cohesión entre sus líneas. En esto fue vital contar con varios de los jugadores que dos años antes habían logrado el primer campeonato edil en su historia.
Quiñónez, 'Tito' Drago, Guzmán, Cabrejos y Magán, la línea de ataque de Municipal en el inicio del campeonato de 1940 (Recorte: diario La Prensa)
Pasaron veinte minutos y el marcador se abrió luego de una acción individual de ‘Caricho’ Guzmán, que se deshizo de varios oponentes para ceder un pase hacia la izquierda, donde Magán estaba listo para definir con un tiro raso que batió a Víctor Marchena. Chalaco respondió, pero se encontró con Enrique Alfaro, que en la defensa apeló a todo recurso para frenar al rival, incluso con jugadas que el árbitro dejó pasar.

En la segunda etapa Quiñónez marcó el 2-0 a los 55’ luego de una asistencia larga de Cabrejos. Y fue recién ahí que el ‘León Porteño’ pudo anotar mediante ‘Cherro’ Vargas, que cinco minutos después aprovechó un enredo sobre el área del portero Carlos Ganoza. Con el descuento, la presión ofensiva de Municipal se incrementó de inmediato y a los 63’, tras un córner, ‘Caricho’ sacó un remate que acabó en las redes para estirar la cuenta.

Estando 3-1, los porteños cedieron en su voluntad por pelear el partido y a los 75’ sufrieron otro tanto, esta vez obra de Magán. Entonces ya no hubo mayor novedad. El debut edil acabó en goleada, la primera del campeonato y con el estreno de una figura que aquel día no destacó tanto. Y es que, si bien cumplió, ‘Tito’ Drago no tuvo presencia alguna en las acciones de gol.
Un ataque de Municipal sobre el arco de Víctor Marchena, con 'Tito' Drago observando la acción desde la izquierda (Recorte: diario La Crónica)
Su desempeño recién se multiplicó -y notó mejor- conforme el paso del tiempo: un mes después, por la cuarta fecha, marcó su primer gol con la franja para vencer 1-0 a Universitario; al final del torneo, celebró su primer título con los barrenderos; y tres años después se les unió ‘Vides’ Mosquera para formar a los ‘Tres Gatitos’. Así, paso a paso, Roberto Drago se metió en el alma de Municipal, una que se mantiene vigente luego de 75 años en busca de nuevos capítulos, aunque siempre con su memoria presente.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: diarios La Crónica y La Prensa


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy