Tim, España 1982, selección peruanaSe cumplen 100 años del nacimiento de Elba de Padua Lima 'Tim', el último DT que clasificó con Perú a un Mundial. El recuerdo de su llegada al país explica, con asombrosa fidelidad, muchos de los atributos mesiánicos que hoy busca el país en un técnico de la selección.

Para muchos era el viejo, el muy viejo Tim. Pero la realidad dicta que solo este 20 de febrero Elba de Padua Lima habría cumplido 100 años de edad. Para las 23:00 horas del 16 de mayo de 1981, cuando un vuelo de Braniff lo trajo al aeropuerto internacional Jorge Chávez, tenía 66 años y casi tres meses. Ligeramente más que Sergio Markarián cuando asumió el último proceso del seleccionado nacional.

La época de Tim, sin embargo, fue algo distinta. No solo por el feliz desenlace final, sino por el contexto que la rodeaba. Uno de desorden campante y resultados preocupantes que amenazaban -claramente- otros tiempos la que se asumía como segura presencia en un Mundial, el de España 1982. Y su arribo, que como se leerá acabó operando casi de varita mágica que permite contar a los nietos que algún día vino un viejo técnico llegado de Brasil y en solo cuatro meses puso a jugar a los nuestros para darnos la última gran alegría de nuestro fútbol, sin duda configura un paradigma de apego al efecto inmediatista y la solución de corto plazo de la que el fútbol peruano hasta hoy no logra desprenderse.

Los nubarrones que se cernían

La llegada de Tim al Perú fue propulsada por José Aramburú. Acá lo presenta a Julio César Uribe. (Recorte: diario La Crónica) 

El recuerdo eufórico y con ribetes legendarios de la clasificación a España 1982 impide que las generaciones posteriores conozcan al detalle los terribles entuertos que hubo detrás de aquel proceso. El 5 de mayo de 1981, apenas dos meses y medio antes del debut eliminatorio ante Colombia en Bogotá, Perú no solo no tenía un técnico oficial, sino que ni siquiera contaba con dirigencia estable: Augusto Moral, presidente de la tercera -ojo, tercera- Comisión Mundialista que se había nombrado con miras a España 1982 había renunciado de manera irrevocable junto a sus adjuntos Germán Podestá y Miguel Monteverde Win.

Ante esa situación, el presidente de la FPF, comandante Álvaro Valdivia, resolvió tomar una disposición de emergencia y conformar la cuarta Comisión, para la cual convocó a José Aramburú Zavala como cabeza. Don 'Pepe' fue acompañado de Luis Vargas Horne, Rafael Hanza, Jorge Quiroz y un futbolista activo: Eleazar Soria, quien por entonces era el presidente de la Agremiación de Futbolistas del Perú, predecesora del actual Safap. Entre ellos, existía un convencimiento: Perú debía contar con un entrenador de primer nivel para dirigir los partidos eliminatorios, y en caso no se consiguiera tenerlo, el equipo debía mantenerse a cargo de Alejandro Heredia, quien venía fungiendo como entrenador interino, apoyado en la preparación física por Luis Zacarías, desde que Marcos Calderón dejara el equipo al cabo de la Copa América 1979. En lo futbolístico, el presente era nefasto: Perú había perdido al hilo los últimos tres amistosos ante Checoslovaquia, Bulgaria y Chile, y también había caído en una gira a Canadá ante el ignoto Manic de Montreal.

De inmediato, 'Pepe' Aramburú viajó a Brasil con un solo objetivo: convencer a Mario Lobo Zagallo, el técnico campeón mundial con Brasil en 1970 y quien por entonces laboraba en Vasco da Gama, de que se hiciera cargo del seleccionado. Sin embargo, se topó con una pretensión económica inalcanzable: 250 mil dólares por los cuatro meses de trabajo. Eso, lejos de amilanar al dirigente, motivó un rápido cambio de idea: buscar un plan B, de cartel no tan importante pero sí brasileño y convincente. Se conformó, así, una terna de candidatos: i) Dino Sani, exmundialista brasileño en Suecia 1958 y hasta hacía poco DT de Peñarol; ii) Danilo, jugador brasileño en el 'Maracanazo' de 1950 y técnico de su selección en el Sudamericano de 1963, y iii) Tim, el más veterano de los tres, mundialista en Francia 1938, campeón del fútbol argentino en 1968 con San Lorenzo y por entonces técnico del modesto São José Esporte Clube de su país. Aceptó el último.

Un arribo muy transparente

 Desde sus primeras prácticas, Tim se mostró como alguien locuaz y con facilidad de llegar a la gente. Acá junto a Luis Zacarías dirigiendo el entrenamiento. (Foto: diario La Crónica)

Sin perder en absoluto tiempo, el sábado 16 de mayo arribó a Lima el nuevo técnico de la selección. Locuaz y rápido para responder preguntas del periodismo, lo primero que denotó fue buen humor: cuando le preguntaron su edad, respondió que tenía quince años, para la hilaridad general. Añadió: "El tiempo de tres meses es suficiente, no necesito más". Y remató con una máxima ideal para estos lares: "No se preocupen, que voy a clasificar al Perú".

En las horas previas, no obstante, la inquietud periodística había sido una sola: ¿cuánto ganaría Tim? Hermetismo total fue la respuesta inicial, hasta que en menos de un día el contrato fue difundido a la prensa y la afición en un comunicado oficial de la FPF: el brasileño percibiría un total de 64 mil dólares por los cuatro meses de trabajo, poco más de la quinta parte de lo que había solicitado Zagallo, en cuatro armadas correspondientes. Ese monto, además, era cancelatorio: lo percibiría se clasificara o no, pero tampoco habría más premios por partidos ganados o por lograr el objetivo.

Al llegar, Tim evitó referirse al tema económico. "A mí háblenme de fútbol, no de dinero", le enfatizó a la prensa, tras añadir que durante los 28 años de su carrera como entrenador, era su esposa, Tamaris, quien se había encargado de firmar sus contratos. Lo acompañaba, justamente, un representante designado por ella: el abogado Paulo Roberto Gato Fijos, de solo 32 años y dueño de una tienda de automóviles en São José dos Campos, donde había estado trabajando Tim. Él era quien debía resolver el tema económico con la FPF mientras el técnico se ocupaba de asumir el cargo.

De inmediato, Tim se alojó en el Country Club y fue presentado al plantel, que estaba concentrado pues el mismo domingo 17 debía jugar un amistoso ante el Real Betis de España en el Nacional. Cuando los integrantes salieron hacia la iglesia de Las Nazarenas para la misa dominical previa al partido, él aprovechó para atender al periodismo. "He notado preocupación por lo que voy a ganar. Yo he venido porque este es un lindo reto. Yo soy un hombre realizado, no necesito de nada, no pienso en el dinero. Con decirles que ni he visto una línea del contrato", remarcó.

Las maneras directas

Tim y la pizarra, una de sus principales acompañantes en su aventura por el país. (Recorte: diario La Crónica) 

Tim resultó un técnico ideal para amortiguar la inquietud de la prensa y la afición por su simpleza de palabra. Perú se presentó ante Betis y perdió 1-3 sin atenuantes; Alejandro Heredia dirigió el primer tiempo, y en el segundo, pese a no tener ni 24 horas en Lima, Tim tomó el control de las decisiones en el banquillo. A la salida del Nacional, no se anduvo con tapujos: "He visto mal al equipo, mal... Un desastre. Solo aprecié cinco a seis jugadores que saben jugar bien el balón. Ni Heredia ni yo podemos hacer milagros. En el fútbol no existen milagros. Necesito a todos los que juegan en el exterior para lograr la clasificación, especialmente delanteros", se explayó. Dijo luego: "Lo primero que voy a hacer es un esquema de juego pues el equipo no tiene patrón ni táctica. Luego voy a ubicar a los jugadores donde mejor rindan para explotar sus cualidades y ganar en compenetración".

De hecho, Tim se mostró siempre como un técnico apegado a la pizarra y la disertación táctica. "Los que dicen que con once jugadores se puede copar el terreno de juego están mintiendo. Pero con once jugadores sí podemos cubrir nuestro terreno para defendernos y luego con los once tenemos que pasar al ataque. Eso sí se puede hacer. Hoy vi que todos querían defenderse y todos atacar y no hicieron ni una ni otra cosa", explicó. Al final, tras aclarar que sus críticas no buscaban ser destructivas, dijo nuevamente lo que la gente necesitaba escuchar: "Yo solo estoy diciendo lo que han visto la afición y los periodistas. Pero denme quince días de plazo y podrán apreciar un equipo diferente".

Para los jugadores también hubo medidas de parte del nuevo técnico: cortó las concentraciones largas y los envió a casa. "El jugador tiene esposa, madre, hijos, familia y no se le puede tener encerrado todo el tiempo", señaló. Aprovechó los días posteriores para aclarar las declaraciones que la prensa había magnificado sobre el desempeño del equipo ante el Betis, pero autoculpándose: "Lo que yo quise decir el domingo es que el equipo, tal como jugó, no le gana a nadie. Pero se me entendió que ese equipo no servía nada y eso no es cierto". Además, sin resquemores comentó las primeras cosas que le habían ocurrido a su llegada a Lima: "Gente de la Comisión y amigos de los integrantes de ella me dicen maravillas de tal o cual jugador que no se encuentra actualmente en el seleccionado. Yo los escucho y voy a invitarlos a todos ellos, poco a poco, para probarlos. Si son necesarios se quedan y si son malos se van. No pierdo nada". Tipo simple, Tim.

Las consecuencias directas

El gol del triunfo sobre Espanyol, obra de Uribe. Hubo más de 19 mil personas en el Nacional. (Recorte: diario La Crónica) 

Con el respaldo de ese discurso al que le calza mejor que nada el calificativo de efectista, Perú salió el 24 de mayo al campo del Nacional a medirse con el Espanyol de Barcelona, que andaba de gira por Sudamérica. La blanquirroja ganó 1-0, con gol de Julio César Uribe, y mostró una mejora sustancial en su funcionamiento. "Es cierto que en una semana no puede transformar a ningún equipo... porque no es un mago. Sin embargo, otorgó confianza a los jugadores, les impartió indicaciones precisas para el ordenamiento en el campo de juego, delineó el equipo y -en esos aspectos- ya se nota su mano", comentó en el diario La Crónica don Teodoro 'Lolo' Salazar.

La medida táctica principal de Tim fue la ubicación de Julio César Uribe: volante creativo detrás de los puntas, para armar juego. "No sé, pero para este partido entramos con otra predisposición, con más moral y las cosas salieron. Tim nos ha simplificado las cosas, porque habla claro y sin misterios", declaró con suma decencia el 'Diamante' luego del cotejo.

En la misma línea estuvo el presidente del IPD, Víctor Nagaro, quien había sido uno de los impulsores de la idea de contratar un técnico brasileño: "Para mí no es ninguna novedad el triunfo logrado ayer por la selección de fútbol, porque desde un comienzo señalé la necesidad de contar con un entrenador extranjero de calidad. Es novedad para aquellos que se oponían a la venida de un técnico extranjero, y ya ven ustedes, no se puede ser tan regionalistas, tan patrioteros. Siempre hemos necesitado ayuda de los técnicos extranjeros, y el peor error de uno es no reconocer cuándo necesitamos ayuda. Si Cuba necesitó de los entrenadores búlgaros, soviéticos y checoslovacos, ahora no los necesita porque sus técnicos nacionales han adquirido una calidad superior. Pero este no es el caso nuestro, nosotros necesitamos aún de los técnicos de fuera", apuntó.

Tim en el Centenario junto a Ramón Mifflin, quien fue uno de sus asistentes. (Foto: De Punta y Taco) 

Lo que sobrevino luego es conocido. Perú, en brillante actuación, venció a la Colombia de Bilardo en Lima y a Uruguay en el Centenario, en el que para muchos es el mejor partido jugado en la historia de la blanquirroja. Perú fue a España 1982, Chumpitaz salió en hombros, José Escajadillo alcanzó fama. Todo en solo cuatro meses, y de la mano de una filosofía simple que le calzaba perfecto a un país de mentalidad construida para plazos cortos, paradigmáticamente legitimada por procesos como ese. Después vino España 1982, pero esa fue otra historia. Acaso porque ya era parte de un plazo más largo que el corto. 

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com

Fotos y recortes: diario La Crónica


Comentarios (3)add
...
escrito por Mario , agosto 09, 2020
Linda nota. Cosas específicas como la fecha de la llegada de Tim y lo que decía la prensa de la época.
...
escrito por Koke , agosto 26, 2020
La derrota ante el Montreal Manic fue en Lima
...
escrito por Fernando , octubre 28, 2021
Marcos Calderón estuvo al frente de la selección hasta 1980 cuando renunció.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy