Colombia sacó un punto importante en La Paz que le permite seguir con la cabeza arriba en su camino eliminatorio. Fuera del mal momento actual que vive la selección boliviana, los cafeteros supieron defender el cero atrás y a pesar de no contar con muchas oportunidades dejaron una buena impresión. En el cuadro del Altiplano, la tara es conocida: nula efectividad.

Foto: ABI 

Un 0-0 nunca deja de ser insípido. La falta del grito de gol en cualquiera de los arcos hace que se sienta que el partido estuvo incompleto. El gol, al ser la máxima expresión de este deporte llamado fútbol, hace que en su ausencia todo sea diferente.

 

Los ataques colombianos no fueron muchos, pero se dieron abasto para obligar a salir de su arco al meta Galarza (foto: ABI)Aunque claro, puede hablarse de diferentes partidos con el marcador en blanco. Y el partido que han sostenido las selecciones de Bolivia y Colombia ha sido totalmente opuesto al discreto encuentro que jugaron Perú y Paraguay el último sábado en Ate. Y también ha sido, a pesar de ser la selección colombiana protagonista ambas veces, muy diferente del cotejo que enfrentó a cafeteros y brasileños el domingo en Bogotá.

 

A pesar de que nadie pudo abrir el marcador, el partido estuvo muy lejos de ser aburrido. Ya sea porque Bolivia necesita una inyección anímica con urgencia y nada mejor que un triunfo en casa para cambiar las caras largas en el equipo. O porque a pesar de que esta selección colombiana es distinta de las presentadas en las últimas dos décadas -fiel a la línea de su técnico, se dedica más a destruir que que a construir- no pierde el buen toque y es capaz de hilvanar una jugada que termine en peligro de gol.

 

Apoyándose en el inacabable Limberg Gutiérrez, el emblema de esta generación boliviana, los altiplánicos salieron a buscar el partido desde el primer minuto, Pese a los años (y los kilos), Limberg Gutiérrez sigue siendo la única carta distinta de Bolivia (Foto: ABI)pero se encontraron con una defensa colombiana segura -con el sello de Jorge Luis Pinto- y un arquero inspirado, lo cual hizo que a los hinchas bolivianos que asistieron fielmente al Hernando Siles el grito de gol se les atascara en la garganta.

 

Y a pesar que los colombianos se dedicaron a esperar atrás no por eso se quedaron sin ocasiones de gol. Sino que lo diga Wason Rentería, que en una jugada que ni él mismo entiende cómo se gestó terminó definiendo luego de haberse sacado de encima al golero Galarza pero viendo como su tiro era despejado por una milagrosa pierna boliviana.

 

Muchos pesimistas y amantes de la numerología dirán que Colombia ha sacado dos puntos de seis posibles. Dirán que esta selección de Pinto no tiene nada interesante para ofrecer arriba, o que no cuenta con gente de nombre. ¿Pero alguna vez eso le ha bastado por sí solo a una camiseta que ha sabido de ilusiones grandes y contrasuelazos estrepitosos? ¿Acaso esta Colombia de Pinto no ha demostrado más que sus rivales ? Colombia tiene el camino ha Sudáfrica más claro de lo que ellos mismo piensan.

 

Ver la ficha del partido

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy