Composición fotográfica: Víctor Sierra / DeChalaca.comEn el primer partido del Grupo B, Uruguay se impuso por 2-0 ante el debutante Israel con goles de Maneiro y Mugica. El cotejo en Puebla se disputó al ritmo celeste, con dominio claro durante todo el juego para superar línea por línea a un rival entusiasta pero bisoño.
Gianni Rivera | @gianni_rc
Redactor

En paralelo a la presentación de Perú en León, las noticias también llegaban desde Puebla, donde se jugaba el primer encuentro del Grupo B del Mundial. De un lado Uruguay, campeón del Sudamericano 1967 y con un plantel integrado, en su mayor parte, por jugadores de Nacional, subcampeón de la Copa Libertadores hace algunos días; por el otro, una incógnita importante. Tras haber superado en encuentros de ida y vuelta con eliminación directa primero a Nueva Zelanda y luego a Australia, Israel llegó a su primer certamen mundialista. Y poco o nada se sabía de ellos en las tribunas del Cuauhtémoc.

Desde el inicio del cotejo, y como era de esperarse, el conjunto charrúa se hizo con el dominio del balón y se paró bien en campo rival. Perder a su figura Pedro Rocha a los 12 minutos por lesión no significó un grave problema para la escuadra dirigida por Juan Eduardo Hohberg -aquel recordado delantero que hace dieciséis años en Suiza sufrió un preinfarto y luego volvió al campo para marcarle dos goles a Hungría- pues entre los centrocampistas Luis Cubilla y Julio Montero Castillo se encargaron de generar el juego combinado que determinó la victoria de su equipo.

La primera diana no se hizo esperar mucho: tras un centro desde el sector izquierdo del lateral Juan Martín Mugica, el incisivo Ildo Maneiro sorprendió a todos los defensores israelíes y conectó un potente cabezazo imposible de atajar para el guardameta Itzhak Vissoker. Después de ello, el conjunto hebreo reaccionó en función del ímpetu colectivo y la capacidad individual de su capitán Mordechai Spiegler; sin embargo, no creó reales situaciones de peligro sobre la portería defendida por Ladislao Mazurkiewicz.

El grito celeste tras el gol de Mugica, el segundo de la tarde. (Foto: Pinterest) 

Terminó la primera mitad y la superioridad uruguaya era clara. Las cosas no cambiaron en demasía durante la segunda parte y, de nuevo, no pasó mucho tiempo para que la celeste ampliara su ventaja. Un centro de Luis Ubiña encontró bien ubicado a Victor Espárrago; este controló el balón y fusiló a Vissoker, quien bloqueó el remate a la de Dios. Sin embargo, el rebote cayó en los pies del otro lateral, Mugica, quien no se apiadó del destacado guardameta israelí y volvió a fusilarlo para decretar el gol definitivo.

A partir de eso, el encuentro paulatinamente fue perdiendo dinámica y se jugó al ritmo impuesto por los celestes, quienes al parecer ya empezaban a pensar en el partido del sábado 6 ante Italia. Sorprendió que Hohberg no haya empleado más variantes, aunque quienes estaban en el cambio sí intercambiaron posiciones con frecuencia. La orquesta celeste tuvo como director a Luis Cubilla, quien -a pesar de no estampar su firma en el marcador- manifestó sus dotes como organizador de juego y su habilidad para el uno contra uno. El 'Negro' concretó varias paredes exitosas con Espárrago, Maneiro y Montero Castillo, quienes también estuvieron en una buena tarde.

La tarde soleada en el Cuauhtémoc  terminó con la esperable victoria celeste. Y mientras los charrúas deberán medirse ante la siempre temible Italia, el cuadro de Emmanuel Scheffer tendrá como próximo rival a la selección sueca. Por lo mostrado en este primer partido, los nibjeret tendrán que mejorar considerablemente para obtener un resultado favorable; por su parte, a Uruguay le tocará mostrar su mejor juego para superar a un rival de mayor envergadura, caracterizado por su férrea capacidad defensiva.

Los Goles

Composición fotográfica: Víctor Sierra / DeChalaca.com
Foto: Pinterest


Leer más...

La ficha del Uruguay 2 - Israel 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy