Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comReal Madrid y Juventus empezaron a encarrillar su pase a la final tras contundentes victorias con la valla en cero. Lo interesante es que ambos ejercieron volumen ofensivo desde la defensa, especialmente vía sus laterales. Si se afirma que la mejor defensa es el ataque, Zinedine Zidane y Massimiliano Allegri lo entendieron así.
    Diego Rodríguez | @diroda86
    Redactor

En el Santiago Bernabéu, el Real Madrid salió con Daniel Carvajal y Marcelo por las bandas. El brasileño había sido figura en la vuelta contra el Bayern Münich e incluso autor del gol que le dio la victoria frente al Valencia en la última jornada liguera. Lo realmente sorprendente estuvo en el carril opuesto.

Ocurre que Carvajal, por esa banda, fue el mejor del campo hasta su lesión. En su reemplazo y a falta de Danilo en la banca, entró Nacho Fernández -originariamente central- para el segundo tiempo. El accionar del canterano fue mucho más defensivo, y solo con los ingresos -claves- de Lucas Vázquez y Marco Asensio se animó a ir al ataque. Cabe resaltar que el tercer gol nació de una recuperación rápida de Sergio Ramos.

Por el bando rojiblanco, el dilema fue claro. Ante la lesión de Juanfran ante el Leicester, en el lateral derecho, José María Giménez había fungido de reemplazo en las últimas semanas,. Sin embargo, se lesionó contra Las Palmas, y Diego Simeone innovó con Lucas Hernández, encargado de marcar a Cristiano Ronaldo. ¿El resultado? El luso marcó tres veces y tuvo físico para ser un defensa más por su carril.

Lucas Hernández no pudo ser capaz de evitar la embestida madridista. (Foto: AFP) 

En el Louis II, en tanto, Massimiliano Allegri volvió a la BBC, y sabedor del aporte ofensivo de Dani Alves y Alex Sandro, los mandó como volantes. Un 3-línea-1-2 con muchas variantes ofensivas, y una defensa de tres que se replegaba a cinco cuando fuera necesario. Los resultados fueron concluyentes: Dani Alves dio las dos asistencias a Gonzalo Higuaín, y fue la gran figura del cotejo, incluso por encima del doblete del argentino.

En el Mónaco, en tanto, ni Nabil Dirar, ni Djibril Sidibé fueron trascendentales. La ausencia de Almany Touré, y más aún la de Benjamin Mendy no hicieron de su defensa un canal más de ataque.

Si el Barcelona extrañó este año a Dani Alves, que se le fue por costo cero, y más incluso a Jordi Alba, quien no jugó en la ida en Turín ante la Juventus, se puede empezar a entender por qué se quedó afuera de esta fiesta. En tanto, las participaciones de Marcelo, Carvajal y sobre todo del citado Alves fueron fundamentales para que los finalistas de la Champions League de 1998 queden a 90 minutos tramitarios de repetir la función. Y cuando se escriba la historia de esta 'Orejona', habrá que comenzar a hacerlo por el extremo lateral de la página.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Foto: AFP

24Win

Leer más...

La crónica del Real Madrid  - Atlético 0: Ruido de Cibeles

La crónica del Mónaco 0 - Juventus 2: Princesa entrada en años

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy