Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comTras un inicio irregular bajo la dirección técnica de Miguel Ángel Russo, Alianza Lima repatrió a Pablo Bengoechea para su banquillo. Con el uruguayo, el cuadro blanquiazul peleó una vez más el título, pero tuvo que conformarse -por segundo año consecutivo- con el subcampeonato.

Diego Urbina | @diegourbina1495
Redactor

Las Cifras

El goleador del equipo: Kevin Quevedo (17 goles)

El mejor resultado: Sport Huancayo 0 - Alianza Lima 3 (Apertura, fecha 14)

El peor resultado: Deportivo Binacional 4 - Alianza Lima 1 (final, ida)

Cantidad total de jugadores empleados: 32

Cantidad total de jugadores Sub-20: 7

Técnicos: 3 (Miguel Ángel Russo, fechas 1 a 10 del Apertura; Víctor Manuel Reyes, fechas 11 a 16 del Apertura; Pablo Bengoechea, fechas 17 del Apertura a vuelta de la final)

* Nota: son elegibles como El Capo del equipo aquellos jugadores que disputaron al menos dos tercios de los partidos de Alianza Lima en 2019 (25 partidos) y, satisfecha esa primera condición, aquellos jugadores que disputaron dos tercios de los minutos correspondientes a ese mínimo de partidos (1500 minutos)

La Pizarra

En tienda blanquiazul se notó los dos estilos particularmente diferentes con los que lo disputó la temporada. En la primera etapa, bajo la tutela de Miguel Ángel Russo, los sistemas más utilizados fueron el 4-3-3 y el 4-2-3-1, que se mantuvieron en el interniato de Vítor Manuel Reyes. Ya con el retorno de Pablo Bengoechea al banquillo íntimo se pudo notar una mayor variedad de sistemas pues variaron de acuerdo con la necesidad del equipo, principalmente entre el 4-trapecio-2, el 4-3-3 y el novedoso 5-trapecio-1.

Más allá de las diferencias entre los planteamientos de los entrenadores, también hubo varios cambios en los intérpretes de las ideas futbolísticas. En el arco -inamovible pero no indiscutible- estuvo Pedro Gallese, quien solo cedió su puesto a Leao Butrón cuando fue le tocó estar con la selección. En el puesto de lateral derecho, Russo optó entre Rodrigo Cuba y Héctor Salazar; con la llegada de Bengoechea, el 'Gato' apenas alternó, mientras que Salazar jugó más de central que de lateral. El elegido por el uruguayo en el tramo final de la temporada fue Kluiverth Aguilar.

Otra de las grandes variaciones en materia de nombres se dio en la zaga central. Russo probó con Hansell Riojas, Gonzalo Godoy, Aldair Fuentes y en raras ocasiones con Salazar; los dos últimos solo fueron usados como zagueros cuando Bengoechea decidió jugar con línea de cinco defensas. La pareja más repetida con el 'Profesor' fue la que conformaron Riojas y Carlos Beltrán, quien apenas había sido mirado en el Apertura. El puesto de lateral izquierdo, en tanto, tuvo menos discusión y variación: todos los técnicos emplearon a José Anthony Rosell y a Francisco Duclós, aunque con Bengoechea se hizo un espacio importante Dylan Caro.

En la primera línea de volantes hubo otro cambio considerable: mientras que con Russo era imprescindible Tomás Costa y su eventual acompañante variaba, con Bengoechea el inamovible fue Aldair Fuentes. La primera opción como acompañante de ambos fue Wilder Cartagena. En tanto, los experimentados Luis Ramírez y Rinaldo Cruzado fueron utilizados más como piezas de recambio, sin que esto significara que dejaran de ser de vital importancia.

Algo en lo que sí coincidieron Russo, Reyes y Bengoechea fue en usar como extremo por derecha a Kevin Quevedo, quien no tuvo competidor en dicha posición. Por izquierda todos usaron casi siempre a Felipe Rodríguez como titular y a Joazhiño Arroé como su reemplazante -este último acabó yendo por el medio cuando se jugaba con tres lanzadores-; ellos aprovecharon la irregularidad de José Miguel Manzaneda. El ex Academia Cantolao fue de más a menos en el año, pues tuvo un buen inicio de la mano de Russo, pero después las lesiones lo terminaron sacando del mapa de Bengoechea.

En la delantera, quizá por carencia de jugadores en dicho puesto dentro del plantel, Mauricio Affonso fue el principal baluarte para Russo. El delantero uruguayo partió a mitad de año hacia Sudáfrica y, ya con Bengoechea en el banquillo, fue reemplazado por Adrián Balboa y Federico Rodríguez, quienes no hicieron extrañar al hoy delantero del Mamelodi Sundowns.

El Capo: Kevin Quevedo

Quevedo y un festejo clásico en 2019. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com)Sin duda alguna el futbolista de 22 años tuvo la mejor temporada de su carrera, con llamado a la selección incluido. En este 2019 reportó su mayor registro goleador desde su debut en Primera División y en eso tuvo mucho que ver la confianza que Russo depositó en él. El '27' blanquiazul se hizo importante desde la banda derecha y resultó determinante en la ofensiva victoriana. Si bien se perdió algunos partidos por su convocatoria, el joven atacante fue -de lejos- el goleador de su equipo en la temporada con 17 tantos.

La Mejor Contratación: Joazhiño Arroé

La segunda etapa de Arroé en Matute fue fructífera. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com)La vuelta de 'Joa' generó algunas dudas en la hinchada victoriana, pero el '10' blanquiazul se encargó de despejarlas con su regularidad en la temporada. Si bien no logró afianzarse como titular indiscutible, fue -si no la mejor- de las principales armas que tuvo el elenco de La Victoria en el banco de suplentes. Ofreció creatividad y asociación en un equipo que se caracterizaba por un fútbol totalmente distinto.

La Revelación: Dylan Caro

Caro fue una apuesta positiva en La Victoria. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com)Su rendimiento en la Sub-20 de Daniel Ahmed no fue el esperado pero eso no impidió su llegada al conjunto blanquiazul. De destacada labor en Unión Huaral, el lateral izquierdo victoriano alternó con frecuencia y tuvo actuaciones valorables pese a que se trataba de su primera experiencia en Primera División. En un puesto en el que el equipo de La Victoria tuvo muchos problemas, el jugador de 20 años se dio el lujo -ayudado por la necesidad de cubrir la Bolsa de Minutos- de ganarles el puesto en varias ocasiones a hombres con mayor experiencia.

La Decepción: José Guidino

Guidino quedó relegado en 2019 en tienda íntima. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com)De los jugadores que menos minutos sumó pese a su teórico mejor cartel para el lateral izquierdo. Su segunda temporada en La Victoria apena se notó pues a diferencia del año pasado -en el que jugó 23 encuentros-, en 2019 solo disputó 4 partidos. Su poca continuidad esta temporada dejó en el olvido la regularidad que en un momento tuvo con las sedas de Deportivo Municipal. Pese a que el equipo nunca encontró un lateral izquierdo indiscutible, el jugador de 23 años apenas fue tomado como una de las opciones para el puesto.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Pedro Monteverde / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy