Foto: José Carlos Angulo / DeChalaca.comEn un partido que cambió muchísimo a partir de acciones puntuales, Binacional fue letal cuando pudo y goleó a un Alianza Lima que sorprendió al inicio. El 4-1 en la primera final deja todo muy cuesta arriba para los íntimos de cara a la revancha en Matute.
Mariano Elías | @marianoeliasfut
Redactor

Este partido estuvo, desde antes de que empiece, muy cargado de connotaciones. Desde todo lo que ocurrió con Juan Pablo Vergara y cómo había afectado al plantel de Binacional, pasando por la disputa entre Roberto Mosquera y los directivos del ‘Poderoso del Sur’, hasta la noticia de último minuto de la implementación del VAR en estas definiciones.

Todo comenzó con mucha tensión y tristeza y culminó, de un lado, con la fiesta y la alegría del local de sentir que había cumplido su misión lo mejor que pudo; y del otro, con una inusual bronca por sentir que les habían robado un resultado. Y es que, así como tanto pudo cambiar entre lo que pasaba antes y después de los 90’, hay que decir que en esta primera final también se vio un partido que cambió muchísimo durante el juego.

Se podría hasta dividir el trámite, para guardar el orden, en tres: todo lo que ocurrió antes de la expulsión de José Anthony Rosell, todo lo que ocurrió antes del ingreso de Donald Millán y, solo después, el resto del encuentro.

Federico Rodríguez no corrió mucho para celebrar su tanto. A la mitad del primer tiempo, todo le sonreía a Alianza Lima. (Foto: Aldo Ramírez / DeChalaca.com)

Los primeros 30’ de partido fueron claramente de Alianza Lima, y discurrieron muy probablemente tal como Pablo Bengoechea había planificado al detalle. Después de soportar un complicado lapso de 5 minutos, con una tapada con el pie de Pedro Gallese incluida, el cuadro blanquiazul fue ganando cada vez más metros en la cancha y aprovechando los errores en salida del local, que no encontraba caminos para hacer daño ni para ser compacto.

Fue entonces cuando apareció Federico Rodríguez a los 22’, luego de una buena combinación con Adrián Ugarriza y Luis Ramírez, para marcar el primero y ratificar quizá lo que se venía viendo hasta el momento. Alianza Lima parecía acomodarse cada vez mejor y se esperaba que con la ventaja concurriera a defender y a evaluar cómo podría hacer daño desde el contraataque.

Pero ocurrió lo que ocurrió, que fue la máxima polémica del encuentro. Michael Espinoza decidió expulsar a José Anthony Rosell luego de que se le sugiriera desde el VAR que revisara la acción. Algunos podrán decir que el lateral íntimo fue correctamente echado y otros que fue una pisada casual, sin fuerza ni mala intención. Pero de lo que más se habló fue de la supuesta revisión selectiva de jugadas, al no haber -por ejemplo- consultado acciones que quizá el árbitro no vio en un primer momento, como el codazo de Marco Aldair Rodríguez a Wilder Cartagena justo después del gol aliancista.

Michael Espinoza fue gran protagonista vía el VAR. Acá sanciona una falta sobre Aubert. (Foto: David Ramos / DeChalaca.com)

Pero lo que habría que especificar aquí es que el error no sería en todo caso del VAR, sino del árbitro Michael Espinoza, quien por algún motivo no interpretó esa jugada como agresión y mostró una tarjeta amarilla. Lo que sería cuestionable es por lo tanto el criterio del juez principal, quien al fin y al cabo tiene la atribución de decidir cuándo atiende y cuándo no a las sugerencias del videoarbitraje sobre qué jugada revisar y cuál no. ¿Es polémico? Claro que sí. Pero habría que ver a quién se echan las culpas.

En todo caso, desde la expulsión de Rosell todo cambió y bajo ese marco se jugó esta segunda parte del partido, entre el minuto 30 y tras el cuarto minuto de adición del primer tiempo. Binacional insistió, pero Bengoechea pasó a jugar con una línea de cuatro y logró sostener de todos modos lo que pudo de forma ordenada. Sin embargo, fue Ángel Ojeda quien, tras mucha insistencia, logró igualar el partido en un momento clave: a los 42’, tras un zapatazo desde el lado derecho que no pudo contener Gallese. Y así se fueron al descanso.

Y la tercera parte del partido se dio desde que Espinoza pitó el inicio del segundo tiempo, pero con un detalle resaltante: Donald Millán, la figura excluyente de este partido, había ingresado al campo. El colombiano, además de tener todas las cualidades técnicas que ya le conocemos, encontró a un Alianza Lima muy partido, que dejó más espacios por la inferioridad numérica y porque no se resignó solo a defender, sino a intentar buscar otro tanto.

La euforia de todo Binacional y el Altiplano reflejada en el abrazo de Millán, Tello y Leudo con Marco Aldair Rodríguez, luego de que este convirtiera el tercer tanto local. (Foto: José Carlos Angulo / DeChalaca.com)

Así llegaron, casi por su propio peso, los goles del local. Édson Aubert sacó un tremendo remate de zurda de fuera del área imposible para Gallese y, solo 3 minutos después, un pelotazo de Millán encontró a Marco Aldair Rodríguez, quien remató de modo cruzado con mucha técnica. Era el tercer tanto local apenas a los 54’ y un partido que sin duda pintaba para más goles.

Esos goles pudieron llegar, de hecho, si no hubiera sido por la imprecisión para finalizar las jugadas por parte del local y por la buena actuación de Gallese. Ya sobre el final, cuando los de Bengoechea parecían irse relativamente tranquilos con la diferencia de dos goles, un ingenuo penal de Francisco Duclós sobre Héctor Zeta fue bien convertido en gol por Millán, quien -con lágrimas de por medio- se arrodilló al suelo a dedicárselo a la memoria de su amigo Vergara.

Lo que ocurrirá después se verá el próximo domingo 15 en Matute, y ya este Alianza Lima de Pablo Bengoechea ha demostrado que en los momentos de mayor adversidad es cuando mejor aparece. Pero nadie le quitará esta histórica primera final a Binacional, que se jugaba todo por un compañero ausente y que a pesar de todos los problemas internos pudo salir adelante y jugar como lo hizo todo el año: de modo contundente y demoledor cada vez que pudo hacerlo en su casa. La fiesta hoy está en el Altiplano, y la -holgada- ventaja la tiene el equipo de Roberto Mosquera.

Los Goles

Fotos: Aldo Ramírez, José Carlos Angulo y David Ramos / DeChalaca.com


Leer más...

La ficha del Binacional 4 - Alianza Lima 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy