Los lamentables sucesos de esta semana han impedido que este domingo se juegue el clásico número 320. Como no hubo fútbol en Matute, hay que buscarlo en la historia. Esta iba a ser la previa del Alianza - Universitario y, dado que evocar el pasado es un ejercicio que nunca le falla al buen hincha, DeChalaca.com ha decidido no desperdiciarla. Es el repaso de los clásicos jugados un 29 de junio. La fecha que hoy ha dejado herido al fútbol.

Recortes: diario La Crónica

Recortes: diarios La Crónica y Líbero
Video: You Tube - Panamericana Televisión / Usuario: MaximoPeru

Hace dos meses, cuando se postergó el primer clásico del año, esta página web trabajó en una previa finalmente no publicada. Si la memoria no es frágil, la nota se enfocaba en los ex jugadores aliancistas que habían debutado con el buzo de técnico en un clásico: esto a la sazón de que José Soto iba a estrenarse como entrenador blanquiazul ante Universitario. Finalmente llegó la postergación y la previa no pudo salir.

La historia se repitió esta semana, pero esta vez DeChalaca.com ha decidido no sacrificar más su trabajo.

La previa se enfoca en los clásicos jugados un 29 de junio. Es cierto que puede haber perdido uno de los principales valores periodísticos (el sentido de la oportunidad), porque finalmente hoy es 29 de junio y no habrá clásico. Pero, por respeto al lector y a la esencia misma de esta web -que pone énfasis en la perspectiva histórica del fútbol-, es que hemos decidido publicarla a pesar de todo.

Porque con el material histórico que buscamos y del que disponemos no hacemos más que cumplir con la premisa fundamental que debería guiar a este deporte: compartir.

Además, si dicen que el papel aguanta todo, Internet aguanta más.

Yendo al tema: Los cinco clásicos jugados un 29 de junio no han sabido de bajos perfiles; y si acaso alguno quedó bajo la alfombra, ya la historia se encargó de devolverle el protagonismo perdido. Aquí están, estos son.

 
1947: CREMA VOLTEADA

Los hermanos Félix y Roberto Castillo en acción durante el espectacular clásico que Alianza le ganó 4-3 a la 'U' en 1947 (Recorte: diario La Crónica, 30/06/47)El peor campeonato de la historia de Universitario conoció de todos los vaivenes. El primer clásico del año no fue la excepción.

Lo ganaban los cremas por un cómodo 3-1. Un remate de 'Toto' Terry -quien había debutado tres semanas atrás- impactó en el travesaño y rebotó al interior del marco victoriano: el juez Manuel Ruiz dijo “gol” a los 12’. Un cabezazo de ‘Lolo’ Fernández subió el score a los 23’. Félix Castillo descontó a los 33’ ante un mal despeje del arquero Jorge Garagate. ‘Lolo’, de penal, puso el 3-1 a los 44’.

Pero la ‘U’ no estaba para gestas en dicha temporada. Herrera aminoró el marcador a los 70’. Un penal de Arce puso tablas a los 73’. Y a los 78’ Alianza exacerbó la fatalidad merengue: una pelotera en área rival llegó a los pies de Carlos Gómez Sánchez. Disparo cruzado. 4-3. Histórico triunfo blanquiazul.

Como curiosidad, vale acotar que el delantero crema Julio Morales salió lesionado del terreno de juego a los 42 minutos del primer tiempo y, al ver que su equipo se venía abajo, reingresó al campo a los 38’ de la complementaria. Un anticipo de la garra crema y del desorden reglamentado.

La ‘U’ arrastraría su desdicha hasta el final de la temporada. Quedó último y debía revalidar la categoría con el Sporting Tabaco. Papeleos mediante, la ANA (Asociación no Amateur) resolvió anular el descenso. Los cremas se tomaban un respiro en lo que fue, de seguro, una de las decisiones más controversiales de la época.

 
1958: EL FRAGMENTO DE ‘PITÍN’

Aquel año se organizó un torneo Apertura de carácter no oficial en el que apenas participaron cuatro equipos: además de los ‘compadres’, fueron incluidos Centro Iqueño y Atlético Chalaco. En la jornada inicial, el primero se deshizo de los cremas y el segundo de los blanquiazules. Por ello, Alianza y la ‘U’ quedaron resignados a definir el tercer puesto del cuadrangular.

Pedacito de historia: la primera mención periodística a Víctor 'Pitín' Zegarra en la crónica del clásico de 1958 (Recorte: diario La Crónica, 30/06/58)El interés por el partido fue mínimo. La explicación es sencilla: aquel mismo día, a miles de kilómetros de distancia, Pelé, Vavá, Garrincha y compañía se convertían en dioses. Brasil conseguía su primer título mundial y los ojos y oídos del universo estaban en Suecia.

El partido lo ganó la ‘U’ por 3-1 con dos goles de Daniel Ruiz y uno de Villalba. Willy Barbadillo descontó para los blanquiazules. Pero eso fue lo de menos.

Tomando en cuenta el escaso interés de la afición, el uruguayo Roberto Scarone, técnico blanquiazul, decidió convertir el irrelevante clásico en un banco de pruebas. Para ello, incluyó a algunos suplentes y juveniles. Uno de ellos era Víctor Zegarra.

El diario La Crónica apenas concedió un quinto de página a la jornada final del Apertura, resaltando el triunfo y título conseguido por el Iqueño. En la misma nota, y sin espacio para imágenes, concedió un par de párrafos para el clásico. Uno de ellos reportaba escuetamente el estreno de ‘Pitín’: “En Alianza debutó en la punta izquierda el juvenil Zegarra y lo hizo bien pese a que lo dejaron aislado en su puesto. No le dieron mucho juego”.

Sin saberlo, en esos párrafos incluidos apenas por compromiso, el diario estaba escribiendo historia viva.

 
1983: EL GOL INOLVIDABLE

Posiblemente algún gol de ‘Lolo’ pueda ser rememorado por retinas más añejas. Pero, al margen del testimonio oral y nostálgico, a buen recaudo queda aún en la memoria (y en video, ver minutos 2:31 a 3:51) el gol que Miguel Seminario le hiciera a Alianza Lima el 29 de junio de 1983.

En el verano de ese año, y de la mano de Roberto Scarone, Universitario había conquistado el campeonato de 1982 y, además, había roto una racha de 18 clásicos sin triunfo. Por entonces, los cremas acusaban al (ahora) técnico aliancista, Víctor ‘Pitín’ Zegarra, de haberles hecho brujería; cosa que, por cierto, ‘Pitín’ ni negó ni afirmó. Hasta que se rompió el maleficio y los cremas volvieron a saborear victorias sobre los blanquiazules.

Con el reciente arribo del argentino José Ramos Delgado como entrenador, la ‘U’ enfrentaba a Alianza en el Nacional. Los ‘compadres’ se encontraban relegados en la tabla: el liderato, por esas fechas, lo disputaban Cristal, Municipal y Melgar. El clásico definía, de algún modo, cuál de los dos seguiría en carrera.

El vuelo estéril de Gonzales Ganoza ante el disparo de Seminario (Recorte: diario La Crónica, 30/06/83)El partido fue más luchado que jugado. Los primeros dos tantos llegaron desde los doce pasos: Germán Leguía puso en ventaja a Universitario y Juan Illescas puso la paridad, que parecía sacramentada hasta el minuto 89.

Treinta y dos mil hinchas vieron en vivo y en directo cómo los cremas salieron entonces desde su área. Jugaron en pared. Desde el primer pase del ‘Cachorro’ Luis Gardella hasta cada botín que llegó a impactar la pelota. Llegó un pase bombeado, el balón que no tocó el suelo y un pase milimétrico hacia atrás para Miguel Seminario, que la agarró en el aire y fusiló a ‘Caíco’ Gonzales Ganoza desde fuera del área. Una joya.

 
1990: EN LA PEOR HORA

Posiblemente nadie se acuerde de ese clásico, porque en Italia el Mundial estaba a punto de entrar a sus cuartos de final, y eso era suficiente para distraer a la población hasta del convulsionado clima político: eran los últimos días del ‘Aprocalipsis’ y el cuasi anónimo Alberto Fujimori había vencido en la segunda rueda electoral al escritor Mario Vargas Llosa. El país era una moneda al aire y los vientos estaban movidos. Aún así, a alguien se le ocurrió inventar la Copa Clásica.

¿Qué era la Copa Clásica? Fue una idea de principios de los noventa que consistía en realizar maratónicas jornadas futbolísticas en las que se enfrentaran todas las categorías (infantiles, juveniles y mayores) de Universitario y Alianza. 'Balán' Gonzales supera a 'Calidad' Vinces y al golero Calero para marcar uno de los goles cremas sobre Alianza en la Copa Clásica de 1990 (Recorte: diario La Crónica, 30/06/90)Naturalmente, fue un rotundo fracaso (solo se llegó a jugar una segunda edición, en 1992, con triunfo crema por 0-2 en Matute), porque siempre se escogían las fechas menos apropiadas. La de 1990, por ejemplo, apenas congregó a seis mil personas en el Nacional. Y eso que era feriado y que el Argentina - Yugoslavia por el Mundial se jugaría recién al día siguiente.

Aún así, el clásico fue entretenido. La ‘U’, dirigida por Juan Carlos Oblitas, contaba con un equipo más curtido que Alianza, entrenado por el brasileño José Carlos Amaral, y que apenas tenía en César Cueto un bastón de experiencia en el cual apoyarse. Precisamente de la zurda de Cueto salió el centro que cabeceó Marco Charún para abrir la cuenta.

Después la ‘U’ se paró mejor y remontó el partido con tranquilidad. Andrés ‘Balán’ Gonzales, en dos oportunidades, y Roberto Martínez superaron la valla del principiante Gerardo Calero y liquidaron un clásico que tuvo poco de amistoso: el árbitro Carlos Mansilla mandó a camarines al ‘Puma’ Carranza y al defensor íntimo Julio Altamirano.

De los enfrentamientos consignados en este artículo, posiblemente este sea el más intrascendente. Claro, menos para aquel que quiera recordar que hubo alguna vez una Copa Clásica.

 
Waldir define a la salida de Ibáñez para poner en ventaja a Alianza a los 4' de juego del clásico de 1996 (Recorte: diario Líbero, 30/06/96)1996: ARRANCARON COMO NUNCA, TERMINARON COMO SIEMPRE

Pocas veces un clásico despertó tanta intriga y tanto murmullo como aquel de 1996. La razón era simple: habían pasado seis meses desde que la ‘U’ le había arrebatado el subcampeonato a Alianza Lima con un gol de Roberto Martínez y desde entonces no se habían vuelto a ver las caras.

La previa del partido comenzó hasta con tres semanas de anticipación. Las aristas eran múltiples. Por un lado, el reencuentro de Luis Guadalupe con Alberto Tejada, el árbitro que lo había expulsado en aquella definición de 1995, provocando que ‘Cuto’ armara un bochornoso show ante cámaras (quién puede olvidar al delantero brasileño Alex Rossi sacándolo cargado de la cancha) y micrófonos.

En el otro bando, la atracción era Andrés ‘Balán’ Gonzales, que iba a jugar su primer clásico con camiseta blanquiazul. Incomprendido goleador de tienda crema entre 1987 y 1994, el delantero prometía destrozarla al lado de su “primo” Waldir Sáenz y encajarle por lo menos cuatro goles al equipo de Eduardo Luján Manera. El ocurrente técnico blanquiazul, el brasileño Gilberto Alves ‘Gil’, era de una idea parecida.

Aquel clásico de 1996 arrancó con todo. A los 4 minutos, el brasileño Hamilton De Souza ‘Careca’ (sólido candidato para Legales e Ilegales) hizo la jugada de su vida, recorrió a ritmo trotón el gramado del Nacional y dio un pase impecable a Waldir Sáenz. El 'Pirata' Czornomaz bate de media vuelta a Pizarro apenas al minuto del tanto aliancista para volver a poner las cosas igualadas (Recorte: diario Líbero, 30/06/96)El goleador aliancista quebró a ‘Hilacha’ Espinoza y Álvaro Barco y venció el primer palo de Óscar Ibáñez. Rápidamente Alianza y sus ansias de revancha se ponían adelante.

Pero no pasaron ni treinta segundos para que una combinación entre Paolo Maldonado y Freddy Torrealva culminara en un centro que empalmó magníficamente el argentino Adrián Czornomaz para poner la igualdad. Se venía un clásico de lujo, pensaron muchos.

Al parecer, los dos equipos se asustaron de su eficacia y decidieron contener sus ímpetus para que nadie saliera dañado. Solo así se explican los siguientes 85 minutos, aburridos y medrosos hasta el hartazgo.

Salvo una memorable bicicleta del ‘Churre’ Hinostroza, que derivó en un patadón a la altura del tórax que le costó la roja a ‘Chucky’ Torrealva, aquel clásico se disipó entre la frialdad de un invierno igual de crudo que el actual.

Algunos inviernos vienen con malos presagios.

comments powered by Disqus