Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLa reciente eliminación de Italia al Mundial refleja la mas profunda crisis que atraviesa el futbol italiano. Los azzurri no han mostrado algún tipo de identidad futbolística desde hace ya varios años.

Alonso Pareja | @alonsopm1
Redactor

Italia empata sin goles ante Suecia, pitazo final y el San Siro enmudece. No hay silbidos de rechazo ni tampoco aplausos de agradecimiento. Y es que nadie en el mundo futbolístico local se esperaba la eliminación del cuatro veces campeón del mundo. De hecho, el DT italiano Gian Piero Ventura se aleja del estadio sin asistir a la conferencia programada después del partido. Y ante la presión de los delegados FIFA, el exentrenador del Torino decide volver y responder a las preguntas de manera muy escueta y genérica.

Hinchas, periodistas y exjugadores piden la dimisión de Ventura, quien frente a la prensa desiste de renunciar y dice quedar a la espera de una reunión con la FIGC (Federación Italiana de Fútbol). Es, sin lugar a dudas, una de las páginas más oscuras escritas en el fútbol nacional e internacional. Porque a muchos apena ver a Gianluigi Buffon en lágrimas despidiéndose de su selección de la peor forma, más aún dando muestras de fair play al aplaudir el himno sueco mientras este era silbado por más de setenta mil tiffosi en Milán.

¿Eliminación merecida?

La presencia de los llamados senadores -entiéndase Buffon, Andrea Barzagli y Daniele De Rossi- en la selección italiana de los últimos años podía entenderse como la experiencia ganadora que este país necesitaba para volver a su mejor nivel. Sin embargo, el llamado de estos también puede también interpretarse -sobre todo luego del resultado ante Suecia- como la falta de nuevos baluartes que debieron haber significado el cambio generacional en Italia.

La noticia más importante del lunes 13 de noviembre estuvo en Italia: luego de 60 años, la azzurra no jugará un Mundial. (Foto: AFP) 

Sin los Alessandro del Piero, Francesco Totti, Fabio Cannavaro, Gennaro Gattuso, Alberto Gilardino, Luca Toni, Andrea Pirlo o Filippo Inzaghi, la Italia de hoy apenas avizora con Marco Verratti o Lorenzo Insigne, quienes de ahora en adelante tendrán el estigma de no haber llevado a su nación a un Mundial. Y los que se proyectaban con un futuro interesante, como Andrea Belotti, Jorginho o Ciro Immobile, verán sus carreras afectadas por este desafortunado hecho histórico.

Hay cierta unanimidad en la prensa deportiva hablando de una merecida eliminación. Arrigo Sacchi, aquel glorioso entrenador del Milan en los años noventa y actual comentarista de televisión, considera que la derrota no es casual, pues los dos últimos Mundiales desastrosos y las pocas apariciones de jóvenes promesas han condenado al país azzurro al lugar en el que está.

Ni la dupla Bonucci-Chiellini, tan comentada y aclamada en la última edición de Champions League, ha podido salvar a un equipo carente de peso ofensivo e idea de juego.

Gianluigi Buffon y Leonardo Bonucci en un abrazo que marca el final de una generación exitosa. (Foto: AFP)Y los jugadores protagonistas ayer coinciden en lo mismo. Tras el partido, Buffon y Chiellini aceptaron no haber sido eficaces en toda la Eliminatoria y de no haber mostrado ningún progreso desde el Mundial de 2006. Y ni qué decir de los hinchas, quienes abordados por los reporteros afuera del San Siro, concluyen en que fueron justos perdedores ante el combinado sueco.

Tiempo para el Rinascimento

Dicho todo esto, la oportunidad para el renacimiento italiano puede estar ahora en los próximos amistosos ya pactados (contra Inglaterra y Argentina en marzo) y la primera edición de la Nations League en el 2018, un neo torneo propuesto por la UEFA con periodicidad bienal y que reunirá a los mejores de Europa. Se escuchan ya varios nombres en carpeta de la FIGC, y los que más suenan son los de Carlo Ancelotti y Antonio Conte. Otro curriculum interesante es el del entrenador de Italia Sub-21, Luigi Di Biagio.

Desde luego, lo de ayer puede ser para Italia el punto de inflexión para el gran esperado recambio y una manera más que correcta para dejar de arrastrar un sistema en decaída que pide a gritos reformas profundas.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: AFP


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy