Foto: la-razon.comLa selección peruana Sub-15 quedó eliminada -una vez más- del Sudamericano que se desarrolla en Uruguay. Pese al esfuerzo de los dirigidos por Juan José Oré, el nivel de las selecciones de menores se mantiene incipiente. Acá, el análisis línea por línea.

 

La selección peruana Sub-15 disputó en tierras orientales su quinta aventura en el Sudamericano de la categoría juvenil con un saldo de dos derrotas, un empate y una victoria, que terminaron por colocarlo en el cuarto lugar del grupo B con cuatro unidades. El entrenador Juan José Oré dispuso de forma regular un 4-cuadrado-2 en los cuatro partidos de la primera fase del certamen, siendo una característica del comando técnico, eso sí, el empleo de oncenas distintas conforme al rival que se enfrentaba. El ejemplo más claro fue el de hasta cuatro cambios para el partido siguiente contra Bolivia en la segunda jornada.

Línea x Línea

Arco: El responsable de pararse bajo los tres palos fue el arquero formado en Sporting Cristal Juniors Barbieri, quien tuvo un desempeño medianamente aceptable. No fue el responsable directo de los goles que le hicieron a Perú, pero le faltó más don de mando para ordenar su defensa, que lucía nerviosa en algunos pasajes de los cotejos, siendo más notorio ello en el que se jugó ante Brasil.

Defensa: Se jugó con una línea de cuatro en el fondo, en la que Luis Rivas (Cantolao), Luis Abraham (Regatas Lima) y Francisco Duclós (Alianza Lima) fueron los más requeridos por Oré. El otro defensor que completaba la zaga era alternado entre Camilo Jiménez y César Hernández (ambos de la San Martín). La performance de la zona posterior peruana fue cumplidora, y mejoró bastante luego de la deplorable goleada de 5-1 a manos de Brasil. No obstante, se traslujeron descoordinaciones puntuales de los centrales que terminaron en gol en los partidos jugados contra Bolivia y Paraguay; además, los laterales se limitaban a reforzar la defensa dado el despliegue físico de las otras selecciones.

Volante:
El área central también sufrió variantes durante el desarrollo del torneo, siendo el volante del Esther Grande de Bentín Enmanuel Paúcar el de más trajín en la zona medular. Un peldaño más abajo estuvieron Christian Guerra (Esther Grande) y Yamir Oliva (Sporting Cristal), aunque la lesión del primero no le permitió jugar el lance decisivo contra los guaraníes. Lo más bajo en el mediocampo fue la labor del volante de Alianza Lima Yosimar Meléndez, y del compañero de Paúcar en Esther Grande, Claudio Namoc, quienes luego del primer partido pasaron a ser suplentes. El loretano de la Universidad San Martín, Renzo Garcés, fue la pieza de recambio que utilizó Oré en el resto de enfrentamientos.

Delantera:
Con pocos delanteros convocados para viajar a Uruguay, poco pudo hacerse en términos de poder ofensivo para alcanzar los tres puntos. El ataque peruano radicó en los pies de Dangelo Artiaga y Jair Córdova, ambos de la San Martín, quienes jugaron más minutos en la competición; sin embargo el resto físico terminó por traicionarlos. Un gol en cuatro cotejos fue el desenlace de los atacantes incaicos, y con ese ratio hablar de una clasificación linda con la utopía.

Foto: la-razon.com

comments powered by Disqus