Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.comA propósito del amistoso frente a Colombia, vale la pena recordar el enfrentamiento número uno entre ambos seleccionados, que data de los primeros Juegos Bolivarianos de la historia. Fue triunfo nacional por 2-4 en la mismísima Bogotá, en agosto de 1938.

 

Eran, definitivamente, otros tiempos. Los peruanos nos dábamos el lujo de mirar por encima del hombro a cualquier rival sudamericano que no fuera ni Brasil, Uruguay y Argentina. Llegábamos entonces, para aquellos Juegos Bolivarianos de 1938, con el firme cartel de favoritos, y eso era un factor que la prensa peruana del momento se encargaba de enaltecer y, a la vez, despertaba la expectativa en el vecino país de Colombia.

Los precedentes indicaban que el seleccionado blanquirrojo llegaba con muchísimo más roce que cualquiera de sus rivales (Colombia, Ecuador, Venezuela y Bolivia), dado que había sostenido contantes participaciones en torneos de suma importancia, tanto para Sudamérica como para el Mundo. Dentro de estos acontecimientos resaltaban el Sudamericano de Argentina en 1929, el Mundial de Uruguay en 1930 y las Olimpiadas de Berlín en 1936. Además, existía una larga lista de exitosos cuadros del momento que habían enfrentado a los distintos equipos nacionales con auspiciosos resultados para los nuestros, tales como el Zamora de España, el Hayduk de Yugoslavia, el Colo Colo de Chile, Vélez de Argentina y el Defensor de Uruguay, entre otros.

La delegación peruana posa luego de su llegada al estadio Ciudad Universitaria de Bogotá (Recorte: diario La Crónica)Fuera del favoritismo natural gracias al cartel con el que se llegaba, existía cierto temor por el tema de los 2600 metros de altura en Bogotá, ya que se descontaba que Perú lucharía directamente por el título con los locales a sabiendas del pobre nivel futbolístico de las demás selecciones.

La previa

Como previa de los Juegos Bolivarianos -el primero de la historia-, el diario La Crónica realizó una extensa descripción de cada uno de los 22 convocados por el técnico inglés Jack Greenwell. Como se recuerda, dicho estratega fue el mismo que marcó época en el Barcelona de España: defendió al elenco culé por un espacio de cinco años y, luego, asumió la dirección técnica, convirtiéndose hasta el momento en el entrenador con más temporadas en el cuadro catalán; exactamente 9 años (de 1917 a 1924 y de 1931 a 1933), lapso en el que se coronó dos veces campeón de la Copa del Rey. Tiempo después, el 'Gringo' cruzó el charco y se alzó con dos títulos en suelo nacional (ambos en 1939): con la 'U' en el torneo doméstico y con la selección peruana en el por entonces Campeonato Sudamericano (hoy Copa América).

El saludo de la selección de fútbol en el desfile inaugural de los primeros Juegos Bolivarianos de la historia. Alejandro Villanueva encabeza el batallón (Recorte: diario La Crónica)Dentro del análisis de La Crónica, se descontaba que el once inicial de Perú debía ser con Víctor Marchena en el arco, pues Juan Valdivieso ya estaba muy lento y hasta se lo tildaba de ‘ex Mago’. En defensa parecían inamovibles Raúl Chapell de back derecho y Arturo Fernández sobre la izquierda. En la mitad, Carlos Tovar, Segundo ‘Titina’ Castillo y Orestes Jordán estaban llamados a conformar el trio, pues ya habían demostrado en ciertos amistosos que se complementaban bien entre ellos y había versatilidad tanto en cuestiones de ataque como de defensa.

Sin embargo, la duda en la delantera recaía sobre el sector izquierdo, pues solo se había llevado a José 'Chicha' Morales como punta zurda y este ya estaba "viejo y lento", aunque se confiaba en su amor por la camiseta. En los otros cuatro atacantes, en cambio, no había dudas, y estos eran Teodoro ‘Prisco’ Alcalde de punta derecha, Pedro Ibáñez de entre ala diestra, Jorge ‘Campolo’ Alcalde de delantero centro y Arturo Paredes de entre ala izquierda. Cabe aclarar que, en aquella época, los Juegos Bolivarianos se disputaban con las selecciones adultas, no como se suele hacer en la actualidad (ahora dicho torneo es Sub-17).

La hora de la verdad

La aún bisoña selección cafetera se alistaba para regalarle un triunfo a su afición, en lo que también significó el primer partido como local en su historia (Recorte: diario La Crónica)Contra lo pensado, llegó la hora del debut ante los dueños de casa, y Jack Greenwell, sorprendiendo a propios y extraños, apostó por la experiencia, pues finalmente se paró de la siguiente manera: Juan Valdivieso bajo los tres palos; Arturo Fernández y Raúl Chapell en el bloque posterior; Carlos Tovar, Segundo 'Titina' Castillo y Orestes Jordán en la mitad de la cancha; y Teodoro 'Prisco' Alcalde, Pedro Ibáñez, Jorge 'Campolo' Alcalde, Teodoro ‘Lolo’ Fernández y Arturo Paredes como delanteros. El día anterior al partido, la selección peruana de básquet había perdido frente a su similar de Colombia por un apretado 47-45 en la final del mismo certamen, lo cual caló hondo dentro de varios integrantes del seleccionado de fútbol. Es por eso que minutos antes del encuentro, José Rubio, quien presidió a la delegación nacional, arengó fehacientemente a los jugadores patrios para que levantaran el ánimo y sacaran adelante el partido.

Así, el lunes 8 de agosto de 1938, Perú enfrentaba al local, Colombia, en estadio Ciudad Universitaria de Bogotá y frente a aproximadamente 20 mil ilusionados hinchas cafeteros. El partido se inició a las 10:45 de la mañana y el árbitro fue el mexicano Esteva Tejada, quien había sido contratado para dirigir todos los encuentros del certamen. Los dueños de casa, dirigidos técnicamente por el argentino Fernando Paternoster, saltaron al gramado con José Escorcia en el arco; Pedro Ricardo López y Milenor Rodríguez como defensas; Manuel Pardo, Ricardo Granados y Miguel Segundo Botto en el mediocampo; y Rafael Mejía, Tomás Emilio Mier, Francisco Carbajal, José Zapata y José María Umaña en el frente de ataque.

A diferencia del anfitrión, Perú llegaba a los Juegos Bolivarianos con bastante roce internacional y era favorito para adjudicarse el título (Recorte: diario La Crónica)El partido se inició con un claro dominio nacional, que ya sobre los 10’ encontraba su primera conquista gracias a una buena habilitación de ‘Campolo’ Alcalde para Ibáñez, quien de remate cruzado venció el arco cafetero. La efervescente hinchada hizo saber su disconformidad con el cobró pues insinuaba que el jugador del Sport  Boys yacía en posición de adelanto, pero la terna mexicana igual validó el tanto. Posteriormente, sobre el final de la primera mitad, apareció ‘Lolo’ para con un fuerte taponazo vencer por segunda vez al aquero Escorcia, quien ya se destacaba como la figura del cuadro anfitrión. Con esto murió la primera mitad y Perú dejaba en claro que se encontraba en nivel superlativo, sobre todo por la velocidad y fino toque de sus jugadores, pese a que estos no se estaban luciendo mucho.

Pedro Ibáñez, delantero que pertenecía a los registros de Sport Boys y que fue la gran figura del encuentro ante Colombia. Vulneró la resistencia cafetera en tres oportunidades (Recorte: diario La Crónica)En el arranque de la segunda mitad llegaron dos tantos más para el combinado nacional. Ibáñez volvió a aparecer en dos oportunidades y redondeó un claro 4-0, además de lograr un hat-trick. Al igual que en su primer tanto, los siguientes dos también fueron gracias a las excelentes habilitaciones de Jorge Alcalde, quien aparte de ser un ‘9’ neto sabía jugar con los pies y dar buenos pases. Sin embargo, a los 70’, empezó a degenerarse un poco el partido para Perú, pues luego de una gresca entre Carlos Tovar y el colombiano Umaña, el juez central azteca decidió expulsar a ambos. Con esta baja, ‘Lolo’ bajó a cubrir en la volante y Colombia aprovechó para irse con todo en contra del arco de Valdivieso.

Casi de inmediato y sobre los 71’, Botto apareció para probar al arquero nacional con un tiro débil y rasante, el cual se coló por las manos del ‘Mago’, se convirtió en el primero de los locales y la cosa se ponía 1-4. Poco después y sobre los 75’, apareció nuevamente Botto, quien tras buen pase de Mejía puso el segundo. Todo hacía suponer que la reacción colombiana había llegado y que le había perdido el respeto al equipo nacional, pero el marcador no se movió más y Perú finalmente venció por 2-4 a Colombia en el primer partido en que ambos seleccionados se enfrentaron. Nueve días más adelante, y tras sendos triunfos ante Ecuador, Bolivia y Venezuela, el combinado patrio se alzó con el título de los Juegos Bolivarianos.

La cobertura

Es obvio que en 1938 no existían las facilidades que hoy se tienen para traspasar la información de un país a otro. Es por eso que la mayoría de crónicas se hicieron gracias a la colaboración del periodista Juan Sedó de Radio Nacional, quien había viajado a Bogotá para la cobertura del partido. "Nuestro futbolistas vencieron a los Colombianos por 4 goals a 2", título orgulloso el diario El Comercio haciendo una crónica exhaustiva con los sucedido durante el partido.

Un detalle bizarro y pocas veces apreciado: la selección peruana dando la vuelta olímpica tras el 2-4 ante Colombia, en su primer partido de los Juegos Bolivarianos. Por suerte, al final del torneo el título le correspondió a los nuestros (Recorte: diario La Crónica)Como parte anecdótica de la época, vale resaltar que el diario La Crónica publicó recién el 22 de agosto una nota completa del partido cedida por el diario El Tiempo de Colombia. Es decir, apareció el resumen del partido dos semanas después de este, cuando el torneo ya había concluido. Licencias que aquella etapa permitía.

Otro dato de suma importancia de aquel Colombia - Perú es que con ese triunfo el seleccionado patrió comenzó a labrar su racha más larga de partidos consecutivos ganados (nueve en total). En la misma se venció también a Ecuador por partida doble, Venezuela, Bolivia, Paraguay, Argentina, Chile y Uruguay. Qué duda cabe, otros tiempos.

Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.com

Recortes: diario La Crónica

comments powered by Disqus