Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLa clasificación de Perú a la Copa del Mundo plantea la cuestión de si es que debe modificarse las Bases del Descentralizado en función de la preparación de la selección nacional. Haciendo una mirada atrás, ¿cómo se desarrolló el torneo local en los años 1970, 1978 y 1982, con la blanquirroja en la máxima justa futbolística?

Mariano Elías | @marianoeliasfut
Redactor

En las últimas semanas, se ha venido discutiendo en relación al formato que tendrá el Torneo Descentralizado de este año en función de dos temas centrales: el primero es el de la intervención de la FPF sobre la ADFP para elaborar las bases, y el segundo es el del hecho de que Perú participe en una Copa del Mundo. Esto, sin embargo, no tendría por qué ser un tema que vaya más allá de lo recurrente año tras año, ya que, en primer lugar, la FPF siempre interviene en el sistema que plantea la ADFP, y el formato siempre cambia, independientemente de si la selección clasifica al Mundial o no. Lo que se busca en este artículo no es precisamente encontrar la solución ante una situación inédita, sino recapitular qué es lo que sucedió en ocasiones similares. Es decir, en los años en que Perú tuvo participación en la Copa del Mundo.

1970: A esperar nomás

Para aquel año, el sistema de campeonatos nacionales apenas se había implementado hacía cuatro temporadas y la diferencia entre los clubes de Lima y Callao respecto a los provincianos era muy marcada. No sólo en cuanto al rendimiento de los equipos, sino también a la presencia de futbolistas que disputarían el Mundial de México a partir de junio. De la nómina de veintidós jugadores que presentó Didí, el único que jugaba en un equipo de provincia era Eladio Reyes, del Juan Aurich de Chiclayo.

Universitario logró el título -por encima de Sporting Cristal- en la temporada 1970 del fútbol peruano. (Recorte: diario La Crónica)En cuanto al formato del torneo, todos los catorce equipos debían jugar 32 partidos, veintiséis por la etapa regular y otros seis en dos series que se dividían respecto a la posición que tenían en la tabla. Dada la participación de Perú la Copa del Mundo, se optó porque el campeonato inicie una vez culminada la campaña del seleccionado nacional, sin fecha fija definida.

La blanquirroja fue eliminada por Brasil en cuartos de final el 14 de junio y el Descentralizado arrancó cinco días después. ¿Qué se hacía antes de eso? Disputar simplemente partidos amistosos, tanto a nivel local como internacional, pero sin torneos oficiales o algún ritmo intenso de competencia por disputar. La fase de todos contra todos terminó a fines de noviembre y las series por el campeonato y el descenso se extendieron hasta enero del año siguiente. Cabe resaltar que fue un formato similar al de 1969, año en el que el Descentralizado inició en septiembre.

1978: El verano más largo de la historia

De cara al Mundial de Argentina, la situación fue en cierto modo similar al caso de 1970, pero con ciertas modificaciones. Para ese entonces, el gobierno militar había decidido otorgar créditos a los clubes para poder repatriar a los futbolistas que jugaban exterior. Es por ello que a Alianza Lima llegaron figuras como Hugo Sotil, Teófilo Cubillas, César Cueto y José Velásquez, mientras que en Sporting Cristal jugaban Héctor Chumpitaz, Juan Carlos Oblitas y Percy Rojas. El único peruano en el extranjero en ese entonces era Juan José Muñante, que pertenecía a Pumas de México.

Dado que la selección nacional tenía la absoluta prioridad y el grueso de seleccionados se encontraba en Perú, el inicio del Torneo Descentralizado 1978 se pactó para el 5 de julio (a diferencia del de ocho años antes, que no tenía un comienzo determinado). Durante la primera mitad del año, se jugó un Torneo Interzonal, en el que los dieciséis equipos se agrupaban en dos series, y los dos mejores de cada una de estas disputaban un cuadrangular final. Unión Huaral, Bolognesi, Juan Aurich y Alianza Lima disputaron las fases decisivas y los tacneños se impusieron.

Alianza Lima tuvo un plantel mundialista en 1978. Lo demostró y se consagró campeón a final de año. (Recorte: revista Ovación) 

Este torneo, sin embargo, no tenía ningún tipo de carácter oficial. Quizás pueda hacerse una equivalencia con el Torneo de Verano 2017, pero esto no aplica, ya que no otorgaba un cupo a la Copa Libertadores ni punto alguno en el Descentralizado. Fue completamente amistoso, los clubes utilizaron muchos suplentes y se disputó en paralelo al Mundial, por lo que la afluencia de público a los estadios fue muy baja. El Descentralizado, jugado después de Argentina 78, se jugó bajo un formato de todos contra todos y el campeón era quien más puntos sumara a lo largo de las 30 fechas. El campeón fue Alianza Lima, que estaba plagado de seleccionados.

1982: Se copia y se cambia

Por algún motivo, en aquel momento las instituciones encargadas de organizar el campeonato decidieron que podía ser una buena opción imitar lo hecho cuatro años antes, pero incluso con menos actividad. Se disputó un torneo amistoso entre abril y mayo de 1982, para el que se optó que no hayan partidos durante el Mundial de España. Clubes como Melgar, Bolognesi, Alfonso Ugarte y CNI decidieron no jugar el torneo –seguramente para evitar gastos innecesarios– y Alianza Lima, por ejemplo, no llegó a disputar todos sus encuentros programados. Sporting Cristal fue el vencedor de dicho torneo, pero no se llevó premio alguno.

El Descentralizado, al igual que en 1978, comenzó no sólo al terminar la participación peruana en el Mundial, sino una semana después de la final entre Italia y Alemania, el 18 de julio. Pero lo novedoso es que, dado el inicio de la crisis económica y la falta de tiempo para poder realizar nuevamente un formato de todos contra todos, se dio inicio a una suerte de torneo regional dividido en tres grupos: por un lado el norte, por otro el metropolitano y finalmente el del sur. Los tres mejores de los grupos norte y sur, sumados a los cuatro mejores del metropolitano, se enfrentaban en una segunda fase, cuyas series se determinaban según sorteo.

1982, año del Mundial de España, fue el primero en que los tristes regionales asomaban en el torneo peruano. (Recorte: revista Ovación) 

Juan Aurich, Municipal, Alianza Lima y Universitario clasificaron a un cuadrangular final en el que el equipo crema terminó por consagrarse. Es interesante, sin duda, ver cómo se forzó exageradamente duelos directos y definiciones, pero todo con el objetivo de ahorrar recursos y tiempo y de todas formas hacer emocionante el campeonato.

2018: Incógnita por resolverse

La situación para este año presenta una similitud y muchas diferencias en relación a ocasiones anteriores. El aspecto común es que se prioriza a la selección por sobre cualquier club del medio local, y muchas veces pedidos provenientes de la Videna han sido escuchados en la ADFP y han tenido una respuesta que  ha desfasado o ha afectado el desarrollo natural del Descentralizado.

A estas alturas no parece haber un acuerdo hasta el momento y, por el contrario, cada institución parece tener intereses claros: la Asociación busca un torneo viable que le permita cumplir con la cantidad de partidos que le solicitan los contratos televisivos y la Federación desea que no se cargue el ritmo de competencia previo al Mundial.

¿Cómo se resolverá el formato del Descentralizado 2018? (Foto: Aldo Ramírez / DeChalaca.com) 

Queda claro que la situación no será igual a la de años pasados: estas alturas, ya no tiene sentido jugar torneos puramente amistosos o simplemente no jugarlos por una serie de diversos factores. En primer lugar, como se mencionó antes, la televisión exige un número de partidos, por lo que sería muy poco viable que se disputen encuentros que no tengan carácter oficial y cuya cantidad definitivamente no se pueda cumplir si el torneo se posterga. Por otro lado, el grueso de la selección nacional, a diferencia de 1970, 1978 o 1982, juega en el exterior, por lo que no tendría sentido alguno planificar de manera particular el Descentralizado en función de los seleccionados si es que las demás ligas en el mundo no lo hacen.

Si el Torneo Descentralizado, como así muchos desean, se sigue organizando en función de los pedidos de la Federación, la abismal diferencia entre el público que sigue a la selección nacional y el que asiste a los estadios a ver el torneo local seguirá intensificándose cada vez. Lo ideal sería respetar un producto que debe subsistir por sí mismo.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Recortes: diario La Crónica, revista Ovación; foto: Aldo Ramírez / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy