Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comEn 1954, Perú participó en el Sudamericano Sub-19 de Caracas, el primero de la categoría. Allí eliminó a Colombia y cumplió una muy buena campaña que tuvo un desenlace accidentado.

 

En 1954, no solo de mambo vivía la juventud peruana. Un puñado de muchachos (que hoy están cerca de los ochenta años de edad) hizo historia al formar la selección que disputó el Sudamericano Juvenil Sub-19 en Caracas, considerado, estadísticamente, como el primer antecedente de los actuales Sub-20.

 

 

Aquel Sudamericano se jugó en dos grupos: el A tuvo a Uruguay, Colombia, Chile y Ecuador. Perú quedó sorteado en el B, junto a Brasil, Paraguay y (curiosamente) Panamá. Argentina, Ecuador y Bolivia no participaron.

El entrenador de aquella selección peruana, Raúl Chappell, junto al preparador físico Humberto Recoba (Recorte: diario La Crónica)Nuestra delegación fue encabezada por el mayor Gustavo Escudero y tuvo como entrenador a Raúl Chappell. Entre los nombres más célebres de aquella selección estaban el arquero Rodolfo Bazán. Isaac Andrade, Eduardo ‘Sucre’ Flores, Víctor ‘Monín’ Salas y una futura estrella: Juan Seminario, quien no fue titular y que, meses más tarde, debutó profesionalmente en Deportivo Municipal.

Entre las anécdotas de aquel torneo, cada equipo contaba con una madrina venezolana: una miss de concurso de belleza. A Perú le tocó “la señorita América Russo”, quien posó en varias fotografías con nuestros jugadores.

Otra curiosidad fue que todas las delegaciones acudieron con ofrendas florales a visitar el sarcófago de Simón Bolívar.

Una corrección y algunas alegrías

Isaac Andrade lucha por evitar que el balón sea controlado por el ataque paraguayo (Recorte: diario La Crónica)Perú debutó el 23 de marzo de 1954 ante Paraguay, en un partido que fue estadísticamente mal transcrito para la historia: la RSSSF lo consigna actualmente como un empate 2-2, pero los recortes periodísticos de la época demuestran que nuestra selección venció por 3-2, con dos goles de Alberto Vega y un autogol del defensor paraguayo Lacasa. Seminario no fue titular en dicho encuentro; el quinteto ofensivo lo formaron David Franco, Mario Minaya, Hugo Natteri, Alberto Vega y José Retis.

José Castro revienta la pelota para darle tranquilidad al equipo peruano que venció por 3-2 a Paraguay (Recorte: diario La Crónica)El segundo choque fue un empate 1-1 contra el favorito Brasil; Seminario arrancó por el lesionado Retis. Perú adelantó a los 24’, por medio de Franco. Brasil igualó a los 73’, con cabezazo de Dacosta Oliveira tras error en salida del arquero Bazán.

El cierre del grupo fue ante Panamá, que había sido vapuleado 7-1 por Brasil y 9-1 por Paraguay. En una cancha barrosa, Perú tuvo demasiados problemas y solo logró imponerse por 4-2, con goles de Natteri (2), un autogol del panameño Vega y un tanto final de Retis. Por diferencia de goles, Perú quedó segundo en el grupo B, detrás de Brasil.

Un ataque del combinado peruano tiene a Mario Minaya conectando un golpe de cabeza que el arquero brasileño Derval logra controlar (Recorte: diario La Crónica)Luego de esta fase se disputó un cuadrangular final (cabe señalar que este Sudamericano no daba boleto a ningún mundial; era solo una competencia entre selecciones del continente). Brasil y Uruguay entraron como primeros de sus grupos; Venezuela, por ser anfitrión, ya estaba pre-clasificado. El cuarto clasificado debía salir de un desempate entre los segundos de cada grupo: Perú tuvo que medirse con Colombia.

Buon Natteri

El arquero colombiano Escobar embolsa el esférico ante la carga de Alberto Vega en el partido extra que le sirvió a Perú para avanzar a la etapa final (Recorte: diario La Crónica)El choque contra los colombianos fue el 2 de abril. Perú alineó con el once que empleó en casi todo el certamen: Rodolfo Bazán en la puerta; Eduardo Flores, Isaac Andrade y Luis Okada en defensa; el chiclayano José Castro y Víctor Salas en volante; David Franco, Mario Minaya, Hugo Natteri, Alberto Vega y José Retis en ofensiva. Colombia lo hizo con Escobar; Martínez, Vega y Enríquez; Olguín y Silva; Bustamante, Montoya, Ruiz, Sánchez y Gonzales.

La blanquirroja fue superior y consiguió el único gol a los 20’: tras un disparo de Franco que chocó en el travesaño, quedó un rebote que Natteri aprovechó para vulnerar la valla de Escobar. Colombia lo pudo empatar a los 55’, cuando Bazán contuvo un remate a ‘boca de jarro’ de Vega. Perú pudo aumentar con un tiro de Retis que se estrelló en el parante.

Perú ganó 1-0 y clasificó al cuadrangular por el título. La prensa cayó en las clásicas exageraciones: “Nunca un equipo peruano realizó campaña tan brillante como la que está efectuando este representativo juvenil en Caracas”, subrayó La Crónica.

Golpes, amenazas y aplausos

Los reclamos de Hugo Natteri en pleno contra el árbitro Santos Serrano lo que ameritó la presencia policial (Recorte: diario La Crónica)El cuadrangular fue una bofetada. Perú perdió el invicto en el debut, al ser goleado 3-0 por Uruguay. El choque fue polémico y accidentado. El árbitro venezolano Santos Serrano anuló (incorrectamente, según la prensa y los cables) dos goles de Natteri y perjudicó a nuestra selección. El juez fue manoteado por un grupo de jugadores peruanos a los 77’, lo que detuvo el juego por unos minutos. Tras el tercer gol uruguayo, casi sobre el final, fue nuevamente agredido.

Las suspensiones fueron polémicas, sobre todo por su imprecisión. Primero se anunció que quedaban fuera del torneo Natteri, Retis, Castro y Andrade; otras versiones indicaban la suspensión de Natteri, Castro, Salas, Retis y el suplente Alfonso Camacho.

El uruguayo Ramón Cruz celebra su conquista, la tercera de la selección celeste sobre Perú en una acción que se reclamó como fuera de juego (Recorte: diario La Crónica)El Comité Nacional de Deportes envió un telegrama al mayor Escudero y lo instó a retirar al equipo si la suspensión procedía: “Aceptamos derrota Uruguay pero no sanciones derivadas parcialidad referee”, rezaba el telegrama.

Finalmente, solo fueron suspendidos Franco y Natteri. Ante Brasil, en el segundo encuentro, los reemplazaron Seminario y José Melgarejo. Fue otro empate 1-1: Santana adelantó para Brasil y Perú empató con gol de penal de Alberto Vega. En el último minuto se desató un conato de bronca: Santana pateó a Bazán cuando esté tenía aferrado el balón. Las crónicas relatan, sin embargo, que la gresca no trascendió y que los jugadores de ambos equipos salieron abrazados del campo.

Una jugada de peligro sobre el arco de Venezuela culmina con la intervención del portero Gutiérrez en el último partido de Perú en aquel torneo (Recorte: diario La Crónica)Uruguay fue el campeón y Perú cerró el cuadrangular con una derrota (2-1) contra Venezuela. El cuarto puesto, sin embargo, fue considerado un mérito. El equipo, al llegar al aeropuerto de Córpac, fue recibido entre aplausos y un gran despliegue de la prensa.

Pocos de ellos han sido recordados por la historia del fútbol peruano; la carrera de algunos se estancó; la de otros, como Juan Seminario, despegó desde la suplencia. Todos fueron, sin embargo, la joven sensación del ’54 y los primeros antecesores de nuestra actual Sub-20.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: diarios La Crónica y El Comercio

comments powered by Disqus