Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comEl 15 de octubre se cumplieron 60 años del final de El Dorado colombiano, fecha que coincide con la renuncia del Barcelona a la mitad de los derechos que había adquirido sobre Alfredo Di Stéfano. ¿Cómo habría cambiado la historia si el cuadro catalán llegaba a concretar el fichaje? ¿Sería Messi el mejor de la historia culé?

En 1951 se celebró en nuestra capital el llamado Pacto de Lima, en el que se dirimieron temas relacionados a los jugadores extranjeros que se habían marchado a jugar a la ilegal liga colombiana. Por aquella época, los equipos del país cafetero se habían hecho de los mejores jugadores sudamericanos de la época, entre los que se encontraban Alfredo Di Stéfano, Adolfo Pedernera, Valeriano López, entre otros. Con la firma de este pacto, se acordó que los clubes colombianos volvían a estar en la órbita de la FIFA, y que además podían conservar a los jugadores extranjeros que habían contratado hasta el 15 de octubre de 1954, con la posibilidad de extender esto hasta finales de aquel año, y que luego estos deberían volver a sus equipos de origen.

Cuando los futbolistas retornaron a sus clubes, se puso final a una etapa brillante en la que fútbol colombiano contó con los mejores jugadores de la época. En el caso de Di Stéfano, tras su periplo colombiano debía volver a River Plate. El cuadro bogotano no contaba con que el argentino se iba a declarar en rebeldía durante la navidad de 1952, luego de un viaje a Buenos Aires tras una gira de Millonarios por territorio chileno. Ese sería el inicio del problema.

Rebelde con causa

Con Ladislao Kubala como figura, Barcelona era un equipo temerario en 1953 (Foto: mundodeportivo.com)

En 1953, Barcelona contaba con una gran estrella: el húngaro Ladislao Kubala, al que se le detectó una afección pulmonar que lo mantuvo alejado de los terrenos de juego. Sin la posibilidad de utilizar a su figura, el cuadro catalán se lanzó a buscar un gran fichaje que permitiera reemplazar a Kubala. El entonces presidente Enrique Martí encargó al secretario técnico, José Samitier, una nueva contratación. Samitier se contactó con Di Stéfano, quien le comentó la situación que vivía. El dirigente español negoció con River Plate y logró hacerse con los derechos del jugador a partir del 1 de enero de 1955 por 4.000.000 de pesetas.

Di Stéfano viajó a la ciudad condal, se instaló con su familia y disputó tres encuentros amistosos con su nuevo equipo. A pesar de contar con la mitad de los derechos del jugador, Barcelona no podía utilizarlo en partidos oficiales porque el jugador tenía contrato vigente con Millonarios. Ante la proximidad de la Pequeña Copa Mundial de Clubes, que se iba disputar en Caracas, el presidente Martí decidió viajar y negociar con el conjunto bogotano, pero la negociación no llegó a buen puerto.

Durante todo este periplo, Di Stéfano se sintió abandonado por el dirigencia del Barcelona. Enterado de esto, Santiago Bernabéu envió a Raimundo Saporta a Bogotá para arreglar el fichaje con Millonarios. En este caso, los colombianos sí accedieron porque la oferta del cuadro blanco era superior a la de los catalanes.

Igual, ninguno de los dos clubes podía tramitar la licencia para utilizar al jugador. Barcelona necesitaba los derechos con los que contaba el Real Madrid, mientras que el cuadro de la capital española necesitaba el visto bueno de River Plate, que ya le había vendido sus derechos al Barcelona. La encrucijada llevó a que la Federación Española de Fútbol se dirigiera a la FIFA, que anunció que el jugador no podía militar en ninguno de los dos clubes hasta que la situación fuera aclarada. Barcelona intentó una nueva negociación con Millonarios, pero el presidente de este equipo le comunicó que todo se encontraba cerrado con el Madrid. La desesperación del mandatario del cuadro catalán llevó a que intentara negociar el traspaso de sus derechos a la Juventus, algo que no contaba con la autorización de Di Stéfano, que no había sido consultado. Ante la negativa del cuadro italiano, Barcelona se dirigió a River Plate para intentar anular el contrato firmado y para que los argentinos devolvieran el dinero entregado. River rechazó esta propuesta.

Di Stéfano debutó en el Real Madrid un 23 de setiembre de 1953, jugando ante el Nancy (Foto: diariobernabeu.com)

En medio de todo el embrollo, la FIFA designó como mediador a Armando Muñoz Calero, expresidente de la Federación Española de Fútbol. Este decidió que Di Stéfano jugara para el Real Madrid durante las temporadas 1953/54 y 1955/56 y para el Barcelona las campañas 1954/55 y 1956/57. Una vez cumplidas estas, ambos clubes deberían ponerse de acuerdo sobre el futuro del jugador.

El acuerdo se firmó, pero el presidente del Barcelona se responsabilizó por la fallida negociación y decidió dimitir. Alfredo Di Stéfano debutó con la camiseta del Real Madrid el 23 de septiembre de 1953, en la derrota 2-4 ante el Nancy francés. Ese día, el argentino anotó su primer gol con la camiseta blanca. Era el inicio de una leyenda y de un amor que se haría eterno con la afición que llegaba a Chamartín. Menos de un mes después, el 14 de octubre, Agustín Montal, presidente de la comisión gestora que dirigía el Barcelona, decidió renunciar a los derechos sobre Di Stéfano. Los merengues se convirtieron en los únicos propietarios y la historia del fútbol cambió para siempre.

Azulgrana con muchas ganas

¿Qué habría ocurrido si Barcelona accedía a las pretensiones de Millonarios y se hacía con los derechos totales de Alfredo Di Stéfano? Para empezar, es altamente probable que el Real Madrid no fuera lo que es hoy en día. El cuadro madrileño solo había podido ganar dos ligas hasta antes de la llegada de Di Stéfano, y llevaba ya 17 temporadas sin obtener el máximo trofeo de España.

Kubala y Di Stéfano, ¿qué hubiera sido del Barcelona con esta dupla en el ataque? (Foto: planetacule.blogspot.com)

Di Stéfano se enroló al Madrid en 1953, una época en la que Barcelona era el actual bicampeón de la Liga Española. Al final de esa temporada, el Real Madrid se coronó como campeón, pero si se hubiera enrolado al cuadro catalán habría conformado una delantera de ensueño con el húngaro Ladislao Kubala, gran figura del Barcelona en aquellos años.

Con Di Stéfano en Barcelona, este equipo podría haber prolongado su dominio en España y podría haber construido un proyecto deportivo alrededor de estos dos jugadores, algo que el Madrid hizo en torno a la figura del ya fallecido jugador argentino, al que luego se sumaron grandes estrellas como Ferenc Puskás y Raymond Kopa.

En Chamartín, Di Stéfano consiguió ocho Ligas, una Copa del Generalísimo –hoy llamada Copa del Rey-, dos Copas Latinas, cinco Copas de Europa y una Copa Intercontinental. Si le sumáramos todos estos logros al Barcelona, hoy contaría con al menos 30 ligas y con 9 Copas de Europa, convirtiéndose en el equipo más laureado de España, y probablemente de Europa.

Hay que considerar algo importante, las primeras Copas de Europa fueron impulsadas por el periódico francés L’Equipe y por el entonces presidente del Real Madrid, Santiago Bernabéu. De no haber contado con Di Stéfano, es altamente probable que el dominio del Barcelona se hubiera prologando por varios años más. ¿Con qué autoridad iba a poder proponer Bernabéu una Copa de Europa entre clubes campeones si su equipo no levantaba un trofeo desde hacía más de dos décadas? Probablemente este torneo se hubiera gestado unos cuantos años después, y quién sabe: Barcelona se podría haber hecho de las primeras cinco ediciones, tal y como pasó con el Real Madrid. De haber sido así, el cuadro catalán no hubiera tenido que esperar hasta la temporada 1991/92 para hacerse de su primer trofeo.

Es probable que Barcelona no debiera esperar décadas para ganar su primera Copa de Europa (Foto: diario Sport)

La estadía de Di Stéfano en la ciudad condal habría consolidado al Barcelona como el principal club español de todos los tiempos, algo que en aquella época probablemente hubiera sido utilizado por la Comunidad Autónoma de Cataluña para hacer frente con mayor fuerza a la dictadura del general Francisco Franco.

Hablaríamos también de que esto probablemente hubiera llevado al crecimiento del otro club catalán, el Espanyol, que se podría haber visto beneficiado por el éxito de su rival para intentar hacerle sombra. Mientras tanto, en Madrid, sería el Atlético quien probablemente dominaría porque en aquella época era el cuadro más poderoso de la capital española.

¿El único Messias?

Si Alfredo Di Stéfano logró convertirse en el mejor jugador en la historia del Real Madrid, probablemente podría haber conseguido lo mismo en el Barcelona. Hablamos de una primera época dorada de este equipo que hubiera sido comandada por el argentino y por el húngaro Ladislao Kubala. Una máquina de jugar al fútbol que sería permanentemente comparada con el equipo que dirigió ‘Pep’ Guardiola.

¿Cuántas veces hubiera sido comparado Di Stéfano con Lionel Messi? (Foto: AFP)

¿Habría sido más complicado para Messi convertirse en el mejor jugador en la historia del Barcelona con la figura de Di Stéfano de por medio? Probablemente sí. Es cierto que por el cuadro catalán han pasado varios de los mejores jugadores del mundo en distintas épocas, pero al margen de Kubala, no existía una figura rutilante como sí existía la de Di Stéfano en el Madrid.

Con su compatriota atrás como el mejor de la historia del Barcelona, Lionel Messi podría haber sentido mayor presión, y hoy en día ya sería comparado. Es cuestión de especular, pero con varios años por delante, es altamente probable que Messi, en un futuro cercano, hubiera logrado superar a Di Stéfano.

Igual, lo único cierto es que aquel 14 de octubre de 1953, cuando Barcelona renunció a los derechos de Di Stéfano, no solo renunció a quedarse con un jugador, sino que renunció a convertirse en el mejor equipo del siglo XX, tal y como lo consiguió el Real Madrid.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: mundodeportivo.com, diariobernabeu.com, planetacule.blogspot.com, diario Sport, AFP

 


Comentarios (1)add
...
escrito por C.Saavedra , julio 07, 2015
Se conoce que Valeriano López, máximo ídolo de mi Sport Boys, rechazó al mismísimo Santiago Bernabeu en Colombia para un año después regresar a Boys y darnos el título al PRIMER CAMPEÓN PROFESIONAL del Perú con 31 goles en una sola temporada.... Vamos Boys! Ídolo Valeriano!
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy