Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comAunque saltó a la fama en UTC, se identificó tanto con Cristal como con Alianza. Pero por sobre todo, el 'Gato' Jesús Purizaga fue un arquero admirado por sus reflejos felinos, su fama de atajar penales y su profesionalismo a carta cabal.

 

Nació un 24 de diciembre, en 1959, y por eso se llamaba Jesús Manuel. En el hogar de los Purizaga Sánchez siempre fue 'Chucho', pero 'Lalo' Archimbaud, especialista en apodos futboleros, se arroga el honor de haberlo bautizado como el 'Gato', por sus felinos reflejos bajo los tres palos.

Jesús Purizaga con el Defensor San Martín de Infantas, con el que jugó en la Liga de Ancón a los 15 años de edad. (Foto: Facebook)Fue arquero porque Medardo, su padre, también cumplió esa función en equipos de liga. Y él lo estimuló a comenzar en la tarea a los 14 años, en la Tercera División de la Liga de Puente Piedra. Después pasó al Carlos Moreyra Paz Soldán, de Infantas, su barrio, que disputaba la Liga de Ancón; y también militó en el Defensor San Martín, también de Infantas. Allí, el joven Purizaga comenzó a hacerse de un nombre que saltaría a los primeros planos unos años después, en 1981; también con camiseta negra de arquero como en sus inicios, pero en un equipo de color crema y con sede bastante al norte de casa.

Adoptado por Cajamarca

El 'Gato' Purizaga se dio a conocer en sociedad al fútbol peruano en la Finalísima de la Copa Perú de 1981, en el arco de UTC. El 'Gavilán', después de tres intentos fallidos, consiguió alzarse con el cetro del fútbol macho con un equipo que dirigía José Salas y que tenía a un joven golero de 22 años que impresionaba por sus reflejos y su densa melena. Él ocupaba el lugar que en las anteriores Finalísimas había correspondido a Carlos Ramírez Dioses (el hermano mayor de Alberto).

La espesa melena del 'Gato' en la Finalísima de la Copa Perú, en 1981, en el arco de UTC. (Foto: Facebook)En esa Finalísima, Purizaga solo encajó (ante Atlético Grau y Juventud La Palma) dos goles, uno de ellos de penal. Fue baluarte de un equipo que tuvo como gran figura a José Canevaro y que para su incursión en el profesionalismo, en 1982, contrató los servicios como DT de Ronald Amoretti. Fue justamente el 'Pastor' el técnico que hizo debutar al 'Gato' en Primera: el 18 de julio de ese año, en el arranque del Descentralizado, UTC cayó 2-0 en Huánuco ante León. Alejandro 'Torito' Luces, con un doblete, fue el primer verdugo de la carrera profesional de Purizaga. Además, antes, en 1981, se había ganado la convocatoria a la selección juvenil que disputó los Bolivarianos de Venezuela.

Durante esa y las siguientes tres temporadas, el 'Gato' fue titular indiscutido en la puerta de UTC, en la que tuvo como eventuales suplentes, entre otros, a Elías 'Neneca' Acevedo y Luis Sagástegui. Sin duda, su campaña consagratoria fue la última: aquella de 1985 que erigió al 'Gavilán' como subcampeón nacional. Para entonces, Purizaga ya se había especializado no solo en intervenciones vistosas, sino también -y respaldado por su fuerte disparo- en ejecutar penales: por esa vía había anotado algunos goles cuyo detalle estadístico no está disponible en los archivos de DeChalaca.com, pero cuya autoría sí está certificada por crónicas de la época. Sin embargo, eso acabó un 20 de octubre en el estadio Andrés Bedoya de Ate Vitarte, donde Sport Boys había decidido oficiar de local: ese día, a los 40' de juego, el 'Gato' envió muy lejos del arco rosado un penal. El partido acabó 0-0 y Purizaga, molesto por el error, decidió nunca más ejecutar un tiro desde los doce pasos, cosa que cumplió hasta el final de su carrera.

De La Florida a la blanquirroja

En acción en el arco de Cristal en 1986, contra Octavio Espinosa; siempre fue arriesgado en intervenciones. (Foto: revista Ovación)Como fuere, aquel 1985 fue tan consagratorio para Purizaga que Sporting Cristal acabó requiriendo sus servicios para la temporada siguiente. Ya en el Rímac, le costó asentarse pues en su primer año tuvo por delante a Humberto Valdettaro, pero para 1987 ya se hizo titular indiscutible. El premio llegaría al año siguiente: fue baluarte en la obtención del título nacional con el plantel dirigido por Alberto Gallardo. Pero unos meses antes ya el 'Gato' había sacado chapa de gran figura: en la Copa Marlboro que los rimenses ganaron en Nueva York, había sido fundamental en la definición por penales ante el reputado Benfica al atajarle el disparo decisivo al sueco Mats Magnusson, especialista del cuadro lusitano.

Ese buen nivel le permitió a Purizaga ganarse el llamado a la selección nacional, en la que debutó un 14 de diciembre de 1988 en Montevideo, con derrota 3-0 ante Uruguay. Enzo Francescoli fue el autor del primer gol recibido por él como portero de la blanquirroja. Pero a despecho del resultado, el parejo rendimiento bajo los tres palos del 'Gato' le permitió ingresar en una franca lucha con César Chávez Riva por definir cuál de los dos sería el portero titular de la selección en la Copa América de 1989. Y al final, la decisión de José Macía 'Pepe' convocó a la polémica.

Con César Chávez Riva afrontó una dura pero sana competencia en el arco de la selección. (Foto: diario Expreso)Contra Paraguay, en el debut en el certamen, 'Chaveta' se cuadró bajo los tres maderos. Perú encajó un 5-2 en contra con algunos goles de los que se responsabilizó al entonces portero de Universitario, por lo cual para el siguiente cotejo, ante Brasil, decidió devolverle la titularidad a Purizaga, que había atajado la mayoría de amistosos previos. El 'Gato' tuvo aquella noche en Salvador de Bahía la actuación que él declaró alguna vez fue la mejor de toda su carrera, aun cuando no pudo terminar el partido pues a los 84' el árbitro chileno Hernán Silva le mostró la cartulina roja por reclamos airados. Por ello debió ingresar de vuelta Chávez Riva, quien también atajó el siguiente partido ante Venezuela. El 'Gato' regresó para el empate final ante Colombia (1-1).

Sin embargo, esa concentración en la selección le pasó factura a Purizaga en su club: en 1989, Gustavo Gonzales y sus espesos bigotes desplazaron al 'Gato' del arco de Cristal, sobre todo después de aquella jornada en la que el 'Gato' le atajara dos penales a Boca Juniors en 'La Bombonera' por Libertadores. La competencia entre ambos se prolongó al arco de la selección para las Eliminatorias en las que Perú debía enfrentar a Bolivia y Uruguay, aunque en ese caso la decisión de 'Pepe' acabó respaldando la titularidad de Purizaga en los cuatro cotejos. El 'Gato' le tapó un penal al boliviano Pérez en el primer encuentro en La Paz, que Perú ganaba con tanto de 'Chemo' del Solar y acabó perdiendo 2-1.

Con Alianza en el corazón

Con Alianza en 1991, en un amistoso contra la Universidad Católica por los 90 años del club. (Foto: Facebook)La eliminación del Mundial y la final perdida con Cristal ante Huaral en 1989 no amilanaron a Purizaga, quien para 1990 fue ventajosamente contratado por Alianza Lima, que de la mano de José Carlos Amaral buscaba recomponer su identidad tras los difíciles años post tragedia. El 'Gato' llegó para ser titular indiscutido por delante de Mauriño Mendoza, y sus actuaciones respaldaron esa condición. Pese a ello y a sus buenas labores en los clásicos que le tocó disputar, no pudo evitar el gol de Roberto Martínez que acabó dejando a Alianza sin título ni Libertadores en la Liguilla del II Regional.

Para 1991, Alianza renovó los servicios de Purizaga, pero también contrató a un joven portero que el año anterior había emergido en el arco del descendido Meteor Sport Club: Christhian del Mar. El 'Loco' desplazó al 'Gato' en algunos cotejos hasta que en el cotejo de ida de la Preliguilla del I Regional, en Arequipa, se comió tres goles de Melgar, por lo que Amaral decidió devolverle la titularidad a Purizaga. Aquel contexto, sin embargo, no era el mejor para Alianza, ya presionado por la sequía de títulos: en el II Regional Metropolitano, de hecho, el 'Gato' encajó ante Municipal el que alguna vez le dijo a la revista Don Balón Perú fue el gol más tonto que recibió en su carrera. Se lo hizo el argentino Damián Turletti, en Matute, después de que Purizaga saliera a cortar una bola por abajo y esta le diera un bote delante: la pelota recorrió el brazo del 'Gato' y lo superó, y luego Turletti la añadió. Gajes del oficio.

Con la selección peruana en el último partido en que vistió la blanquirroja: ante Argentina en 1991 por la Copa América. (Foto: Facebook)Paralelamente, Purizaga volvió a cuadrarse en el arco de la selección peruana en la Copa América disputada en Chile en 1991. Fue titular en los cuatro partidos que disputó el equipo dirigido por Miguel Company, aunque en el cotejo final, ante Argentina (derrota 3-2) dejó su lugar en el entretiempo a Diosdado Palma. Aquella jornada significó el último partido del 'Gato' con la blanquirroja. No obstante, semanas antes, en un amistoso previo al torneo jugado ante Ecuador en Guayaquil, Purizaga se dio maña para dejar en la retina de este redactor una de las atajadas más memorables que haya visto: tras un centro con efecto al área peruana, saltó en dos tiempos, primero de manera vertical y luego horizontal, para controlar el balón en el aire a dos manos. Por algo le decían como le decían.

Peripecias noventeras

Para 1992, Purizaga dejó Matute y regresó al club que lo vio emerger: UTC, que era uno de los que había subsistido en el Descentralizado tras la reducción de clubes. Atajó 26 de los 30 partidos disputados por los cajamarquinos en aquella temporada, y alternó solo de forma muy esporádica con Dionisio Gil. Volando a su estilo en la 'Cancha de los Muertos', ante Mannucci en 1994. (Foto: revista Estadio)Sin embargo, una oferta de Deportivo Municipal lo llevó de vuelta a la capital para la siguiente campaña, en la que sumaría un nuevo título a su palmarés.

En el arco edil, Purizaga fue uno de los pilares para la obtención del Torneo Intermedio disputado a media temporada. Atajó el penal decisivo en la definición en cuartos de final ante León, que los ediles ganaron 4-3 en penales en el Lolo Fernández; fue fundamental en la victoria 0-1 sobre Universitario, en el mismo estadio crema, que granjeó la valla de semifinales, y en la final jugada en Matute ante Sipesa, les tapó sendos penales a Pedro Novella y Luis Molina y acabó, puño en alto, encabezando la última vuelta olímpica de la 'Academia' registrada hasta la fecha en Primera División.

Purizaga se mantuvo un año más en Municipal, y para 1995 pasó a engrosar las filas del Aurich/Cañaña. Sin embargo, no la pasó bien en Chiclayo: no solo porque tuvo en el 'Pato' Eduardo Domínguez a un titular indiscutido que lo relegó al banco, sino sobre todo porque tuvo que afrontar, a la distancia, el trágico y temprano fallecimiento de su hijo César. Ante Universitario en el Lolo Fernández en el arco de Aurich/Cañaña, en uno de los dos partidos que atajó por el equipo chiclayano. (Foto: Facebook)Ese suceso, naturalmente, golpeó mucho a Purizaga, quien acabó jugando solo dos partidos en la temporada con el llamado 'Ciclón Gallero'. Uno de ellos, sin embargo, fue importantísimo: la victoria 1-2 sobre Universitario en el Lolo Fernández, en la que el 'Gato' recordó las intervenciones de sus mejores tiempos.

Para 1996, Purizaga volvió a encontrar continuidad en las filas de Deportivo Pesquero, a las que se sumó empezado el año para relegar al banco a Óscar Gambetta. Atajó 25 partidos ese año y le pasó un poco de todo: hasta lesionó involuntariamente al aliancista Marcelo Bujica en Matute al embestirlo en la cabeza, de modo absolutamente casual, en una de sus felinas salidas. Fue fundamental en la clasificación del cuadro chimbotano a la Liguilla, con una actuación consagratoria en el recordado empate ante Boys en el Callao que acabó con la hinchada rosada invadiendo el campo del Miguel Grau.

El 'Gato' lesionó involuntariamente a Marcelo Bujica en esta jugada del Alianza - Pesquero del Descentralizado 1996. (Foto: diario El Comercio, suplemento Deporte Total)Sin embargo, en 1997 Pesquero contrató a Gustavo Roverano, y Purizaga se pasó toda la temporada en el banco. Apenas jugó 45' en el último partido del año ante Torino en Talara, y en Chimbote había quienes ya querían apurar su retiro. Pero a los 38 años de edad, el 'Gato' estaba para jugarse una vida más.

La sétima vida del 'Gato'

Iniciado 1998, Purizaga no tenía club. Todo cambió a finales de abril cuando recibió una llamada de un amigo, tan inesperada como extraña. Le contó que había leído en el diario un aviso que decía lo siguiente: "Se busca urgente a Jesús Purizaga, comunicarse con el profesor Zacarías". ¿Qué ocurría? Eran tiempos en los que aún no eran masivos ni el correo electrónico ni el celular, y Luis Zacarías lo quería para el arco del languideciente Lawn Tennis, por el que ya habían pasado, en 13 jornadas del Apertura, con más pena que gloria Johnny Soto, Jericó Flores y el propio 'Pato' Domínguez.

El 'Gato' se sumó a la disciplina del cuadro tenístico y el debut fue estimulante. En el Callao, ante un Boys punterísimo y que venía de bajarse a Universitario en el Nacional, Lawn Tennis remontó un 3-0 en contra para empatar 3-3, en el partido que muchos dicen acabó siendo el que marcó un estigma para aquel inolvidable equipo rosado de 1998 que se quedó sin premio a fin de año. Desde ese día, Purizaga se hizo recontra titular y, fecha a fecha, retomó el nivel de sus mejores tardes. En su último partido en Primera División: con Lawn Tennis, que vistió camiseta amarilla, ante Alianza en el Nacional en 1998. (Foto: revista Don Balón Perú)Fue la gran figura de un Lawn Tennis que, de la mano de Carlos Daniel Jurado, estuvo cerca de eludir el descenso, pero al final no consiguió hacerlo por el lastre negativo de la primera parte del Apertura.  

Así, a despecho del descenso de Lawn Tennis, Purizaga fue figura indiscutible en muchos partidos, al punto que Don Balón Perú lo eligió como el segundo mejor arquero del año, detrás de Alejandro Mulet, tras promediar un alto 5.89. En aquella temporada, Purizaga atajó tres penales: a Francesco Manassero (Aurich), Paolo Maldonado (Municipal) y Roberto Farfán (Universitario). Y a pesar de que su último partido -que sería a la postre el último de su carrera- encajó cinco goles de Alianza Lima, ello no fue óbice para que el cuadro blanquiazul decidiera incorporarlo para la campaña 1999.

Días después

Acabó su carrera en Alianza en 1999, aunque no llegó a jugar ningún partido en esa temporada. (Foto: Facebook)De regreso en Matute al borde de los 40 años, Purizaga fue referente respetado de un plantel en el que, sin embargo, no llegó a jugar un solo partido debido a que delante tenía, otra vez, a uno de sus antiguos competidores: Christhian del Mar, con quien ya había trabado una fuerte amistad. Cuando llegó el colombiano Óscar 'Moña' Galvis, quedó relegado como tercer arquero y decidió su retiro, a pesar de que el cariño de la hinchada íntima se hacía patente cada vez que se sentaba en el banco de Matute.

El 'Gato' se quedó buen tiempo en Alianza como preparador de arqueros. Allí formó, por ejemplo, a Éder Hermoza, quien heredó de él no solo los reflejos sino también la pinta. También tuvo una Escuela de Fútbol en Santa Clara y se graduó como DT en la ADFP.

En la actualidad, como delantero en el Sudamérica de Kendall. Acá posa junto a 'Perico' León. (Foto: Facebook)Hacia el final de la última década, sin embargo, decidió emprender nuevos rumbos y marcharse a radicar a Florida, Estados Unidos, donde actualmente participa -junto a muchos ex jugadores peruanos y latinoamericanos- en ligas amateurs que concitan amplio interés entre la colonia latina. Así, actualmente milita en el club Sudamérica, que viste camiseta dorada y en el cual funge de... delantero. ¡Y es goleador del equipo! Como para remarcar que para un 'Gato' puede haber, incluso, una octava y larga vida.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com

comments powered by Disqus