Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLeicester City sorprende a toda Europa y es puntero de la Premier League al mando del italiano Claudio Ranieri, técnico que durante su carrera supo dejar huella en las tres ligas más importantes del mundo.

 

Veinticuatro años atrás, en 1992, el fútbol cambió para siempre con el nacimiento de la Premier League, una nueva división top inglesa con dos componentes claves: la ampliación en el cupo de extranjeros y nuevos contratos millonarios de televisión para los clubes. Estos y otros factores dentro de una visión del fútbol como un espectáculo dentro y fuera del campo.

Si en la era de la Football League First División (ex Primera División hasta 1991), un fútbol de más roce y menos técnica, se consiguió afianzar el sentido de pertenencia del hincha con su equipo; la Premier League, buscó desde un inicio atrapar al consumidor común con un juego mucho más abierto y dinámico.

Nos volvemos a ver

En ese contexto de cambio, Leicester City pudo lograr su ascenso a la Premier League recién en la temporada 1994-1995, aunque descendió de inmediato. No obstante, los ‘Zorros’ regresaron en la temporada 1996-1997 para quedarse de manera consecutiva hasta la 2001-2002, con buenas actuaciones que le valieron participar en la Copa UEFA 1997-1998 y 2000-2001. Leicester, tras su descenso en 2002, tuvo un reencuentro corto con la Premier en la temporada 2003-2004 para regresar diez años más tarde.

Vardy y Ranieri, dos personajes que se llevan las portadas de la Premier League en la actualidad. (Foto: The Sun) 

Leicester City tuvo una espectacular temporada 2013-2014 en la Championship al mando de Nigel Pearsen: consiguió 102 puntos en 46 partidos jugadores y ascendió a la Premier League. Se reforzó con los argentinos Leonardo Ulloa y Esteban Cambiasso, además, mantuvo el ataque que le dio 36 goles en la Championship: Jamie Vardy y David Nugent. Pese a la buena temporada de los mencionados jugadores y algunos resultados sorprendentes como la remontada de 1-3 a 5-3 frente a Manchester United, Leicester City tuvo que conformarse con luchar por alejarse de la zona de descenso y recolectar apenas 41 puntos.

Llega el gobernador

Claudio Ranieri llegó a la actual temporada para tomar las riendas de un Leicester City que quería mirar hacia los puestos de copas europeas y no hacia la zona de descenso. Este es el segundo paso del técnico italiano en una liga que no está ligada a sus raíces futbolísticas, pero que luego de 25 partidos jugados, tiene al cuadro azul en la cima de la Premier League, y puede dar el golpe del siglo en las cuatro ligas top de Europa (Inglaterra, Alemania, Italia y España), en tres de ellas, Ranieri dirigió con relativo éxito, sin consolidarse como campeón de liga en ninguna.

Flores para Claudio

Claudio Ranieri llegó y venció en Fiorentina. En la temporada 1993-1994, Ranieri ganó la Serie B y ascendió a la máxima división italiana. La mejor temporada de Raniero frente a Fiorentina, sin embargo, fue la de 1995-1996. Consiguió el cuarto lugar de la Serie, pero se llevó la Coppa Italia y la Supercopa.



Su equipo tuvo el sistema de moda en los noventas: 4-rombo-2. Francesco Toldo en el arco; una línea de cuatro con Daniele Carnasciali y Alberto Malusci como laterales derecho e izquierdo, respectivamente; en la zaga central estuvieron Pasquale Padalino y Lorenzo Amoruso. El ancla fue Emiliano Bigica, mientras que los volantes interiores fueron Giovanni Piacentini por derecha y el sueco Stefan Schwarz por izquierda. El enganche del cuadro violeta fue Rui Costa. En ataque, finalmente, estuvieron Gabriel Omar Batistuta y Francesco Baiano.

Corto pero efectivo

Claudio Raniero saltó de Italia a España culminada la temporada 1996-1997. Valencia lo esperó y con el equipo ché consiguió la Copa Intertoto en 1998 y la Copa del Rey de la temporada 1998-1999. Llegó con una incorporación desde Florencia: Stefan Schwarz. Valencia había quedado en el décimo lugar una temporada antes de la llegada del italiano; sin embargo, en su debut frente al equipo español, Ranieri apenas pudo lograr el noveno lugar de la clasificación.



Valencia mejoró sustancialmente en la temporada 1998-1999. Fue el inicio de la era europea para el equipo que a la postre llegaría en dos ocasiones consecutivas en la Champions League de la mano de Héctor Cúper. En la Primera División de España 1998-1999, pues, ocupó el cuarto lugar con una figura excluyente: Claudio ‘El Piojo’ López, quien anotó 21 goles. Aquel equipo tuvo a Santiago Cañizares en el arco; Jocelyn Angloma y Amadeo Carboni como laterales derecho e izquierdo, respectivamente; Miroslav Dukic y Alain Roche ocuparon la zona central de la defensa; Milla era el volante de contención; como interiores se encontraban Gaizka Mendieta y Javier Farinós; el enlace fue Goran Vlaovic, mientras que en ataque estuvieron Adrian Ilie y Claudio López. El sistema que utilizó Ranieri fue el mismo: 4-rombo-2.

En el tope

Claudio Ranieri dejó España en 1999 para ser anunciado el 15 de septiembre de 2000 como nuevo técnico de Chelsea en reemplazo de un compatriota suyo, Gianluca Vialli. Allí tendría a una dupla que había dirigido anteriormente: Gianfranco Zola en Napoli y Jimmy Floyd Hasselbaink en Atlético de Madrid.



Pese a no conseguir ningún título, Ranieri se quedó en Chelsea hasta la temporada 2003-2004 en la que consiguió llegar a las semifinales de Champions League, siendo parte de la transición a una inversión multimillonaria en el equipo inglés por parte de su nuevo dueño desde 2003, Román Abramóvich. Aquel poderoso Chelsea, base del que consiguió el bicampeonato inglés con José Mourinho. El once de Ranieri repetía el 4-rombo-2: Carlo Cudicini; Mario Melchiot, John Terry, William Gallas, Wayne Bridge; Claude Makelele; Frank Lampard, Damian Duff; Joe Cole; Eidur Gudjohnsen y Jimmy Floyd Hasselbaink.  

Los últimos serán…

Leicester City es quizás el equipo con menos jerarquía en su historia desde que empezó su carrera en Primera División con Cagliari en 1988. Los ‘Zorros’, sin embargo,’ pueden darle su primer título local en una máxima división a Claudio Ranieri luego de 28 años de carrera.



Hay una gran cuota de esfuerzo por ser regular del colectivo dirigido por el italiano que lo pone en el primer lugar de la Premier League; no obstante, una pequeña porción de su éxito se debe también a las pocas lesiones de sus jugadores claves en el 4-trapecio-2 que tiene como base a los siguientes once: Kasper Schmeichel en el arco; Danny Simpson y Christian Fuchs como laterales, derecho e izquierdo, respectivamente; Wes Morgan y Robert Huth son la pareja de centrales. En el mediocampo, Danny Drinkwater y Ngolo Kante comparten la zona central; por derecha se ubica Riyad Mahrez y por izquierda Marc Albrighton. El ataque lo comparten Shinji Okazaki y Jamie Vardy.

La propuesta de Leicester City combina la vieja escuela inglesa y la dinámica de la Premier League. Tiene una defensa férrea en el juego aéreo con Morgan y Huth, quienes sirven para resistir cuando toca hacerlo. Leicester sabe retroceder y dejarle espacio a la contra al tridente conformado por Mahrez, Okazaki y Vardy. El japonés es un obrero del gol, lucha por su espacio; Vardy, en cambio, los inventa y gana segundos; el pase, finalmente, siempre está listo con las diagonales de Mahrez, quien da el cambio de ritmo distinto para sorprender al rival. Estos tres jugadores reflejan al Leicester de Ranieri: esfuerzo, oportunismo y sorpresa en la Premier League.

Composición fotográfica: Junior Chuquillanqui / DeChalaca.com
Foto: The Sun


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy