Ya que Lima estuvo alborotada por una cumbre con Europa por estos días, vale recordar a ciertos personajes llegados del Viejo Continente que hicieron historia en nuestras canchas. Desde los banquillos, específicamente. Algunos son recordados de modo grato; otros, no tanto, sin perjuicio de lo cual en los currículos de varios de los técnicos europeos que pasaron por el Perú pueden encontrarse palmarés bastante más ricos que lo que el conocimento convencional podría sugerir.

Composición fotográfica: Carlos Vela / DeChalaca.com

El estigma del europeo que arriba a visitar el Perú es, según la sabiduría convencional, asociado con tanto con la experiencia como con la frialdad. O escasa tropicalidad, para decirlo más propiamente. En el ambiente del fútbol, crolín como él solo, el técnico europeo solo sabe de extremos: o es el gurú omminasapiente que todo lo sabe y ha llegado para imponer las más modernas tácticas, o más bien tiene es la caricatura del turista desubicado que no comprende la realidad en la que está. O es el sargento temido por los jugadores, o el lorna favorito de estos en los entrenamientos. Acá, once de esos casos variopintos, ordenados según los éxitos que cosecharon por estas tierras.
    

Popovic, para bien o mal, despertó portadas exageradas desde su arribo a Lima (Recorte: revista Estadio, Nº 6 p. 1)11. Vladimir Popovic (Serbia)

Ícono gratuito del concepto de fracaso en el Perú, según un sector de la prensa contemporánea. Popovic resume todo lo que un entrenador de fútbol puede vivir en un país como este: expectativas sobrevaluadas (en una época en que había un solo jugador peruano estable en ligas internacionales), portadas escandalosas (los primeros montajes burlones, de esos que hoy abundan), investigaciones de pacotilla (obra y gracia del congresista Serrato) y barro, mucho barro. Al serbio, que había jugado con la selección yugoslava en el Mundial de Chile ’62 y ganado la Copa Intercontinental dirigiendo al Estrella Roja de Belgrado, lo hicieron culpable de cuanto mal pudiera haber en el Perú de 1993. En el que con un punto obtenido en las Eliminatorias, hizo más que su antecesor José Macía ‘Pepe’ en el proceso anterior. Fracasa aquel que no consigue un objetivo; el que creía que esa selección podía llegar a Estados Unidos 1994, que se dedique a las canicas.
 

Dan Georgiadis, un DT que pregonaba la buena relación con el jugador (Foto: sevillafc.com)10. Yannis ‘Dan’ Georgiadis (Grecia)

En 1958, arribó al Callao un griego para dirigir al Sport Boys. ¿Un griego? Había nacido en Ítaca, la isla de Ulises, y supo atajar por el Panathinaikos hasta que se retiró prematuramente a los 26 años. En el puerto fue reemplazado al cabo de la primera rueda de ese campeonato por Marcos Calderón, quien acabó dando la vuelta olímpica con los rosados. Georgiadis reapareció por el país casi tres lustros después, como DT de Alianza: ya había pasado por las ligas de Argentina y Chile, por la selección griega y, además, por el banquillo del Sevilla español, donde su carácter paternalista le había hecho perder el control del plantel. Con los íntimos fue primero en el Descentralizado, pero trastabilló en la Liguilla final y quedó fuera de la Libertadores. Volvió brevemente a Matute cuatro años después, para luego dirigir a la selección de Bolivia. Igual, el helénico dejó su huella por estas tierras.
 

El alemán Gutendorf hizo una escala en su viaje de trotamundos para dirigir a Cristal. Acá con el buzo del Colonia de su país (Foto: gutendorf-rudi.de)9. Rudolf ‘Rudi’ Gutendorf (Alemania)

En La Florida hay una barrera de madera que se utiliza durante los entrenamientos de Sporting Cristal. Es el legado de ‘Rudi’ Gutendorf al club bajopontino, al que dirigió en 1971. Su currículo no es transcriptible: basta con decir que tiene el récord de haber entrenado en los cinco continentes a más de 50 equipos, entre ellos 18 selecciones nacionales. Léalas con atención: Chile, Bolivia, Venezuela, Trinidad y Tobago, Granada, Antigua y Barbuda, Botswana, Australia, Nueva Caledonia, Nepal, Tonga, Tanzania, Ghana, Fiji, Irán, Zimbabwe, Mauricio, Ruanda y las Islas Samoa. ¿Cansado? Hay más: en 1981 dirigió a la vez a Nepal, Tanzania y Tonga. Amante de la disciplina, en el Rímac dejó escuela por su apego al juego defensivo.

Presumible imagen de Domingo Arríllaga, DT de la selección peruana en 1941 (Foto: libro Lolo, Ídolo Eterno, Teodoro Salazar Canaval)8. Domingo Arríllaga (España)

No son muchas las señas dejadas por este médico natural de Eibar. Salvo que dirigió a la selección peruana en 1941, tanto en el torneo amistoso Copa Roque Sáenz Peña ante Argentina como en el Sudamericano de Chile, en el que Perú perdió tres de los cuatro partidos que jugó, aunque se dio espacio para golear 4-0 a Ecuador con tres goles de ‘Lolo’ Fernández. Luego, entre 1945 y 1946, entrenó a Alianza Lima, en la época en que el rol de entrenador comenzaba a tomarse en serio en el fútbol local. Con los íntimos acabó cuarto y quinto en esas temporadas, en el marco de una década poco prolífica para los colores blanquiazules.
 

Baroti: a decir de muchos, una oportunidad perdida para el Perú (Foto: lifeinlegacy.com)7. Lajos Baroti (Hungría)

Otro que la pasó parecido a Popovic, aunque en su caso, su experiencia en el Perú no pueda ni por asomo servir para manchar una impecable trayectoria. Con 117 partidos y cuatro mundiales (1958, 1962, 1966 y 1978) al mando de la selección de su país, es considerado el mejor técnico que el fútbol húngaro produjo a lo largo de la historia. Por ello, los seis partidos sin victorias que tuvo al frente de la selección peruana en 1972, incluida una nefasta gira a Europa, suenan a poco para alguien que supo comandar a Puskas, Kocsis, Grosics, Czibor, Hidegkuti y compañía. Se dice que el gobierno militar de la época, poco afín a cualquier personaje que tuviera procedencia extranjera, ejerció alguna presión en su destitución. Lo cierto es no faltan quienes piensan que con Baroti se perdió la oportunidad de hacer un primer gran proceso a largo plazo con el fútbol peruano.
 

Orth tampoco estuvo libre del maltrato periodístico (Foto: diario La Crónica)6. Gyorgy ‘Jorge’ Orth (Hungría)

Muy identificado con el fútbol chileno (dirigió a la selección mapochina en el Mundial de 1930), como jugador había sido goleador en su país con el MTK Hungária. Cuando llegó al Perú en 1957, ya había dirigido en las ligas de Italia, Alemania, Argentina y México, y también a la selección colombiana. Estuvo al mando de la blanquirroja en dos Sudamericanos (Lima 1957 y Buenos Aires 1959) y una Eliminatoria (en la que Perú cayó ante Brasil rumbo a Suecia ’58), y además en un solo partido amistoso: el memorable 4-1 sobre Inglaterra del 17 de mayo de 1959, con el cual se despidió de estas tierras. De 16 partidos, ganó 6, empató 4 y perdió ; números neutrales, como para la mitad del listado. Lo cierto es que con él, que tampoco estuvo exento de críticas periodísticas por su condición foránea, el Perú de los ’50 exhibió varios chispazos de buen fútbol.
 

Bru, el primer DT peruano en un Mundial (Foto: revista Don Balón Perú)5. Francisco ‘Paco’ Bru (España)

Es posible que en resultados su aporte no haya sido destacable. Pero la historia quiso que a ‘Paco’ Bru Sanz, quien destacara como jugador en las filas del FC Barcelona y el RCD Espanyol, le cupiera el honor de ser el primer técnico en dirigir a la selección peruana en un Mundial. Como entrenador tampoco fue un NN: de hecho, fue el primer director técnico de la selección nacional de España, con la que consiguió la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Amberes 1920. Luego de su efímero paso por el Perú -donde fue contratado solo 45 días antes del Mundial-, dirigió en dos etapas al Real Madrid, con el cual consiguió dos títulos de Copa del Rey en 1934 y 1936.
 

Herráez, el rostro de la casualidad en el centenario de Alianza (Foto: Libro de Oro de Alianza Lima, El Comercio)4. Bernabé Herráez (España)

Jamás podría haber soñado mejor su estancia en el Perú este hijo de Valencia, que en 1998 llegó a Matute para hacerse cargo de la Unidad Técnica de Menores. Nadie le dio bola hasta que en pleno Clausura 2001, la directiva de Alberto Masías decidió encomendarle el primer equipo ante la abrupta salida de Iván Brzic. No lo hizo mal, sino pésimo: Alianza, que había campeonado en el Apertura, hizo una campaña desastrosa en el segundo torneo del año y quedó en el décimo lugar de 12 clubes. Pero igual estaba clasificado por defecto a la final, así que con lo justo, venció por penales a Cienciano y el cuadro blanquiazul fue campeón nacional en el año de su centenario, con “el español, el español” -tal cual cantó el Comando Sur- como sorprendido entrenador. Sabedor de que no podría cosechar más que eso por acá, volvió a su país, prosiguió con la enseñanza de menores y en su página web les cuenta a todos que fue campeón peruano con Alianza. Quizá por eso consiguió luego ser contratado en equipos como el Caravaca, la Universidad Católica de Murcia y el SD Eivissa, todos de la Tercera División de España; y también en el CD Corralejo de la Segunda ‘B’.

Brzic con el buzo de Universitario, el único con que pudo celebrar un título nacional (Foto: revista Estadio)3. Iván Brzic (Serbia)

Si la imagen más opaca de Brzic en el Perú fue la última, esa en la que dejó el puesto a Herráez en su segunda etapa en Alianza, bien vale afirmar que el serbio -como jugador, subcampeón de la Eurocopa 1968 con Yugoslavia- tuvo momentos de luz. El más importante, el primero, en su título con Universitario en 1992, al año y medio de haber arribado a Lima con el background de ser el DT que había guiado al modesto Osasuna a llegar a la Copa UEFA.. Y también fue aplaudido en Matute, cuando –tras haber sido resistidísimo por su pasado merengue a su llegada en 1994- se marchó a España dejando al cuadro íntimo como líder con siete puntos de ventaja en el Descentralizado 1995 –luego dilapidados por Estay y Uribe-. Tras dirigir al Oviedo y al Hércules en la Liga, volvió al Perú para entrenar a Sport Boys en 1999. Radicado por años en el medio, hoy está de regreso en su natal Novi Sad como jefe de la unidad técnica del FK Vojvodina, que participa en la Superliga serbia.


Vilic, un DT de prestigio que nos dejó en su mejor momento (Foto: Libro de Oro de Alianza Lima, El Comercio) 2. Simo Vilic (Serbia)

Otro nacido en Novi Sad que llegó al Perú para campeonar. Aunque si Brzic lo hizo con una ‘U’ rica en plantel, el mérito de Vilic -de vasta trayectoria en el fútbol colombiano, al frente del América de Cali sobre todo- radica en haber dado la vuelta con Unión Huaral, que si bien en 1989 tenía una escuadra competitiva para el medio siempre cargaba con el estigma de equipo chico en sus sedas. Memorable campaña del serbio al frente del equipo naranjero, que con un gol del ‘Venado’ Aguirre alcanzó la gloria en Matute frente a Cristal en la definición del título. Luego de la eliminación ante EMELEC en la segunda fase de la Copa Libertadores, dejó al cuadro huaralino aquejado por unas úlceras. Cuando parecía haberse repuesto de este mal, tomó las riendas de Alianza Lima a mediados de 1991, con la intención de fundar un trabajo a largo plazo. La muerte lo sorprendió cuando estaba de vacaciones en su país en el verano del ’92, en momentos en que era reconocido como el mejor entrenador que laboraba en el medio.
 

Jack Greenwell, el europeo más ganador de la historia del fútbol peruano (Foto: danbbs.dk)1. Jack Greenwell (Inglaterra)

Podría discutirse horas si es el técnico más exitoso de la historia del fútbol peruano en detrimento de Marcos Calderón. Y es que si bien el ‘Oso’ ganó una Copa América, clasificó a un mundial y obtuvo campeonatos nacionales con todos los clubes grandes, el inglés Greenwell tiene una racha perfecta al frente de la blanquirroja: la dirigió en ocho partidos, ganó los ocho y con ello obtuvo los otros dos títulos oficiales que la historia de la selección cuenta: los Bolivarianos de 1938 (en Bogotá) y el Sudamericano de 1939 (en Lima). Además, no era ni por asomo un cualquiera: Greenwell fue el primer DT oficial de la historia del FC Barcelona, en el que había jugado como volante y al que entrenó en dos etapas: 1917-1924 (siete temporadas seguidas, récord solo igualado por Johan Cruyff) y 1931-1933. Ganó dos Copas del Rey y seis campeonatos de Cataluña. En el Perú también dirigió a Universitario. Largamente, el europeo que más prestigio acumuló en estas canchas.

Fotos: revistas Estadio y Don Balón Perú; diario La Crónica; Libro de Oro de Alianza Lima (El Comercio); libro Lolo, Ídolo Eterno (Teodoro Salazar Canaval); sevillafc.com; dannbs.dk; lifeinlegacy.com; gutendorf-rudi.de

comments powered by Disqus