Recorte: diario La PrensaAlianza Lima se juega la vida en el Sao Januario contra Vasco. Es momento de recordar 1963 y la única visita que, por Libertadores, hicieron los íntimos a Río, donde, ante Botafogo y sus estrellas mundiales, sufrieron su primera derrota en el exterior.

 

Las estadísticas son crueles con Alianza: por Libertadores, perdió las doce veces que visitó Brasil. Ciertamente, algunas de esas derrotas fueron holgadas; otras, sin embargo, se sufrieron de forma agónica, luego de un gran despliegue. Entre las últimas, puede contarse la del 24 de julio de 1963, cuando, en el mítico Maracaná, los íntimos perdieron por primera vez un encuentro de Copa Libertadores en condición de visita. Su verdugo fue Botafogo.

 

Ni millonarios ni mendigos

Aquella Copa Libertadores fue la primera de Alianza. El formato era distinto al actual: la primera fase solo se disputaba entre tres y solo uno clasificaba; los partidos, asimismo, eran mensuales. Así, en abril Alianza empató 0-0 con Millonarios en Lima; en mayo, le ganó 0-1 en Bogotá con gol de ‘Pitín’ Zegarra; en junio, cayó ante Botafogo en casa por 0-1. En materia de lenguaje, tampoco se asimilaba aún el nombre del nuevo certamen: “Alianza visita a Botafogo en el partido de revancha por el torneo de campeones de América del Sur”, informaba La Prensa en la previa del choque en el Maracaná.

La década del sesenta fue la época dorada de Botafogo al contar con un equipo lleno de grandes jugadores. La imagen muestra una formación del Fogão cuando Amarildo aún formaba parte de sus filas (Foto: radiobotafogo.com.br)Botafogo tenía un plantel de lujo, que incluía a tres figuras que, un mes y medio antes, se habían consagrado campeones mundiales en Chile 1962: Nilton Santos, Mario Lobo Zagallo y Garrincha, ídolo máximo, que, sin embargo, no pudo enfrentar a los íntimos por una lesión. Otras dos bajas, ya definitivas, sufría el ‘Fogao’: Amarildo acababa de ser transferido al AC Milán, mientras que Waldir Pereira ‘Didí’, otra de sus estrellas, había partido a Perú para jugar y dirigir, simultáneamente, a Sporting Cristal.

Jairzinho, el verdugo

Alianza llegó un día antes a Río de Janeiro, luego de disputar unos amistosos en Uruguay contra Peñarol y Racing de Montevideo (con derrotas 2-1 y 1-0, respectivamente). “Hicimos un viaje tranquilo y estamos todos bien”, comentó a la prensa Alfonso de Souza Ferreira Basagoitia, histórico dirigente que acompañó a la delegación. Así como los íntimos jugarán ante Vasco con camiseta blanquiverde, aquella vez ante Botafogo también tuvieron que recurrir a su indumentaria alternativa: salieron al campo con un uniforme completamente blanco. Dirigidos por el brasileño Jaime De Almeyda, alinearon con Rodolfo Bazán en portería y con una defensa de cuatro al fondo, algo poco común en esa época: arrancaron Rubén Rivas, el brasileño Wantuil da Trindade, Adolfo Donayre, Rodolfo Guzmán; al medio, estuvieron Juan De La Vega y Víctor ‘Pitín’ Zegarra; arriba, la delantera la conformaron Enrique Tenemás, ‘Perico’ León, Víctor Rostaing y Héctor Valle.

Alianza recibió un gol rápido, apenas a los cuatro minutos; se lo anotó el jugador que esa noche reemplazó a Garrincha. Aquel verdugo fue nada menos que un bisoño Jairzinho, quien brillara en México 1970, y que por entonces tenía dieciocho años y jugaba su segunda temporada como profesional. Tras una acción del Lobo Zagallo, Jairzinho remató desde un ángulo cerrado y vulneró la resistencia de Bazán. Tan desconocido era por entonces Jairzinho, que, en los cables internacionales del partido, fue consignado por su nombre completo, Jair Ventura Filho, y no con el apelativo que lo distinguiría en el futuro.

Ases bajo la manga

Una imagen del duro partido que debió afrontar Alianza, de uniforme blanco, ante Botafogo en Río. Aquí, a la izquierda, Adolfo Donayre pelea por la posesión del balón con Iraldo mientras observan la acción Víctor 'Pitín' Zegarra y Roberto (Recorte: diario La Prensa)Alianza buscó igualar de inmediato y, en ese primer tiempo, la figura del arquero Manga fue providencial: a los 14’, despejó un fuerte cabezazo de Rostaing y a los 26’ salvó un mano a mano ante Perico León. Para colmo de males, Rivas se lesionó y De Almeyda tuvo que recurrir a un cambio: entró en su reemplazo Guido Mendoza. Pese a la adversidad, a los 35’, los cinco mil espectadores que esa noche asistieron al Maracaná quedaron en silencio: tras un córner, Enrique Tenemás empató para Alianza. Así se fueron al descanso.

En el complemento, la tónica cambió radicalmente. Alianza se arrinconó atrás y apeló a los contragolpes, lo que despertó algunas críticas en la prensa brasileña, que acusó a los aliancistas de aplicar “la táctica de perder por poco”. Desgraciadamente, Alianza acabó cayendo, con el sello que caracteriza a los equipos peruanos: a falta de un minuto. Nilton Santos, que arrancó como puntero, ingresó al área victoriana y remató fuerte para decretar el 2-1 definitivo. Instantes después, Alianza el Maracaná y se despidió de Río de Janeiro, ciudad con la que se reencontrará este martes 6 de marzo, después de casi cinco décadas.

Foto: radiobotafogo.com.br; Recorte: diario La Prensa

Comentarios (1)add
...
escrito por jose s , marzo 07, 2012
gracias por esta crónica, buena como siempre...no la ví en el twitter por cierto, deberían mejorar la forma de esa red social recontraexplotable
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy