• EL CAPO. Sumó sacrificio y lucidez. El español Fernando Torres fue la figura del partido a pesar de anotar, pero prácticamente hacer toda la jugada previa al gol de Salomon Kalou. (Foto: AP)
  • LA CLAVE. Maximiliano Pereira centra y el balón golpea la mano de John Terry; sin embargo, Paolo Tagliavento no cobra y deja escapar una oportunidad de oro para un Benfica superior hasta ese momento. (Foto: Reuters)
  • LA CALAMIDAD. Emerson sufrió a su compatriota sobremanera en la primera parte. Ramires desbordó y pasó constantemente la frágil marca del lateral izquierdo de Benfica. (Foto: AP)
  • EL CAMBIAZO. Bruno César no solo colaboró con Emerson para tapar la salida de Ramires, también le dio más dinámica y juego frontal a Benfica, sin embargo, no sirvió de mucho. (Foto: AP)
  • KAZUKI ITO. El penal que dejó de cobrar y algunas amarillas que dejó pasar sentencian una floja actuación de Paolo Tagliavento. (Foto: Reuters)

El capo: Niño crecidito

Es discutido, es reprimido, y esa relación amor - odio tuvo un capítulo favorable al español. Fernando Torres comenzó como referente de ataque haciendo dupla con su compatriota Mata, y con el correr de los minutos quedó claro por qué Di Matteo lo tenía de titular, en desmedro de Drogba. Era porque el español cumplía con labores de mayor trajín y creación, característica que desconoce el marfileño. En la jugada clave del partido, el 'Niño' recibió el pase de Ramires y encontró el vacio derecho para desbordar y sacar el pase para Kalou, encargado de abrir la cuenta.

La clave: ¡Cóbrale mano!

La mano de Terry que no sancionó el árbitro italiano Paolo Tagliavento resultó siendo la jugada que enrumbó el desarrollo y marcador del partido. El juego tenía a un Benfica con mayores merecimientos para romper la paridad, aunque la falta de precisión y un monumental Cech le negaron al cuadro luso sumar un triunfo en su recinto. Otro suceso clave fue el reencuentro de Torres con su buen fútbol.

La calamidad: Meme...rson

Una calamidad que duró 20'. Esos primeros instantes representaron el sufrimiento en vida de Emerson, quien no encontraba manera de detener a Ramires, quien a su vez, a diferencia de esquemas anteriores, estuvo bien pegado al lado derecho. El volante blue tuvo de hijo a su compatriota; era humillante observar el suplicio del lateral izquierdo del Benfica. Afortunadamente, no hay mal que dure mil años, y finalmente Ramires no aguantó la intensidad y Emerson se paró mejor, con "ayudín" de Bruno Cesar.

El tapadón: ¡Cechsu!

Sobre los 66', Nicolás Gaitán desbordó por izquierda y sacó un centro en diagonal al segundo palo, donde estuvo Jardel para conectar el cabezazo. Al frente tuvo a un extraordinario Petr Cech, que evitó la que -parecía- inevitable caída del arco del Chelsea.

El cambiazo: Duró poco o nada

Pudo ser el cambio que le cambiara la cara al Benfica. Cumplidos los 68', Rodrigo ingresaba por Bruno César. El ex Tottenham le puso mayor dinámica a la ofensiva del cuadro luso. No obstante, la influencia del cambio no fue tanta, ya que poco después vendría el 0-1.

El duelo: Ta'cuadra la Argolla

Óscar 'Tacuara' Cardozo tuvo un inevitable enfrentamiento táctico con John Terry. Al paraguayo, como único punta, le tocó hacer hasta lo imposible para tentar algún error del zaguero, quien estuvo preciso. Su compañero de zaga, David Luiz, si fue más un salvavidas.

La frecuencia: La vieron

Pablo Bari en la narración y Diego Latorre en los comentarios conformaron la dupla encargada de llevar el partido por Fox Sports +. Desde un principio, Latorre valoró las condiciones de Fernando Torres a pesar que las acciones decían lo contrario. Además, ambos aprovecharon pasajes del partido para soltar estadísticas de interés.

La frase: El 'Bobo' vive

"Ha sido muy especial volver a jugar aquí. Estaba algo nervioso antes del partido por ver a algunos de mis amigos y por estar enfrente de los aficionados del Benfica". Para Ramires fue todo un trance volver al estadio Da Luz, pero pasó la prueba con suficiencia.

Kazuki Ito: Se lo lleva el viento

El réferi Tagliavento se comió un penal que claramente habría cambiado la historia del partido. Como está dicho, fue una mano escandalosa de John Terry, que a la postre significaría el contraataque que generó el 0-1. Al margen de esa jugada, se guardó un par de amarillas que debieron recibir Luisao y David Luiz. En el trámite, no falló, pero esas jugadas puntuales lo sentencian con una baja calificación. 

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy