• EL CAPO. Kaká volvió a brillar ante el APOEL. El brasileño se mostró en un gran nivel físico y condujo los hilos del mediocampo merengue. (Foto: AFP)
  • LA CLAVE. La ventaja sacada en el encuentro de ida, provocó que los merengues jugaran sin presión. Cuando el equipo apretó el acelerador, hizo diferencias en el marcador. (Foto: AP)
  • LA JOYITA. Tras una veloz carrera que dejó sin opción a la defensa chipriota, Di María cuchareó un balón en el borde del área del Apoel y convirtió el gol de la jornada. (Foto: AFP)
  • EL DUELO. Dentro de los múltiples duelos, el que destacó más fue el protagonizado entre Ailton y y los centrales del Real Madrid – Varane y Pepe-. Los jugadores merengues no le dieron ni un cachito de libertad. (Foto: AFP)
  • EL ESTADIO. El Santiago Bernabeu lució algunos claros en las tribunas. Los aficionados merengues ya se veían en semifinales antes del cotejo. (Foto: AP)
  • EL CAMBIAZO. Di María aprovechó al máximo su ingreso y demostró que el Madrid tiene una banca de lujo debido al nivel de sus jugadores “suplentes”. (Foto: AFP)
  • KAZUKI ITO. Gianluca Rocchi tuvo una actuación aceptable. No obstante, en uno de sus pocos errores, le perdonó a Cristiano Ronaldo una clara tarjeta roja que pudo costarle muy caro a su elenco. (Foto: AP)

 

El Capo: Kaká

Nuevamente, el crack brasileño se alzó como figura del elenco merengue. Va mostrando su mejor nivel físico y puliendo nuevamente su pie derecho, con el que regaló un golazo a su estilo con un efecto pronunciado que es casi imposible para los arqueros. José Mourinho sabe que Kaká podría marcar diferencias en lo que resta de la Champions, quizás por ello no jugó ningún minuto del último partido de Liga y hoy le dio frutos a su equipo.

La Clave: La ida

El partido de ida había cerrado la llave. Real Madrid encaró el partido sin desesperación, pero de manera frontal, sin relajarse en ningún sector del campo, ante un Apoel que mostró prácticamente el mismo esquema de la ida. Los dos primeros goles fueron consecuencia del dominio total del cuadro merengue y se veían venir más; sin embargo, el relajo de los dirigidos por Mourinho trajo un descuento que asustó y permitió que Madrid nuevamente pusiera el pie en el acelerador y regalara más joyitas.

La Joyita: Oda al Ángel

Había para escoger. Los golazos con técnica perfecta de Cristiano Ronaldo a balón parado y Kaká con un chanfle estupendo, así como la concepción colectiva del primer descuento del Apoel vía Manduca. Sin embargo, el distinto, el que dejó un estado de gracia en la platea madridista fue el anotado por Ángel Di María. El argentino encaró a toda velocidad a la defensa del cuadro chipriota y en el borde del área grande, cuchareó el esférico y provocando un deja vú en las gradas que recordaban al ‘Ángel de Madrid’, Raúl González.

El duelo: Contra el mundo

Ailton fue el sacrificado del Apoel en la llave. Naufragando en la isla merengue, pudo inquietar cuando el esférico le llego en campo madridista, pero los centrales con una marca escalonada no dejaron que el brasileño se encuentre cara a cara con Casillas.

El estadio: Esperando semifinales

El fútbol puede ser el deporte con menos lógica, pero no es que le falte alguna. Real Madrid había cerrado la llave en Chipre y nadie creía que Apoel si quiera asustaría al elenco de Mourinho. Por ello, en las gradas del Bernabéu se vieron varios espacios vacíos. Los que fueron se retiraron más que satisfechos no por el resultado -era de esperarse una goleada-, sino por los golazos que presenciaron.

El Cambiazo: Caído del cielo

Ángel Di María entró y su destino era regalar una joyita como ya lo mencionamos. El argentino es un lujo en el banco madridista. Recordemos que hace una temporada era pieza clave y casi siempre figura del once de Mourinho. Sin duda, Real Madrid tiene banquillo para cambiar partidos si es que pasa apuros.

La Calamidad: Tono oscuro

Chiotis dejó su lugar en el Bernabéu a Pardo y este defraudó. Desde que empezó el encuentro provocó inseguridad en el bloque defensivo chipriota. Sus salidas eran balón suelto seguro, a pesar que varios de ellos rescató en segunda instancia.

Kazuki Ito: Gianluca Rocchi

En un partido con claro dominador y un rival sin agresividad para defender, el trabajo del árbitro tenía que pasar desapercibido y ser óptimo. No obstante, dos jugadas resaltaron durante los 90’. La primera, un penal bien cobrado por parte de Gianluca Rocchi gracias a la visión de uno de los asistentes detrás del arco de Casillas. El contraste de este acierto fue una artera entrada de Cristiano Ronaldo con plancha y codazo de por medio a Paulo Jorge. El árbitro ni se inmutó y el portugués tuvo mucha suerte al no irse expulsado. Habría sido una gran baja para el Real Madrid.

Foto: AFP

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy