Foto: Reuters El Benfica se impuso 2-0 en el estadio Da Luz y logró clasificar a cuartos de final de la Champions con un marcador global de 4-3. Los portugueses regresan a la fase de los últimos ocho, seis años después.

La figura: El César

Sin quitarle méritos al buen partido del uruguayo Maxi Pereira, que resultó clave en esta llave al marcar dos goles, lo del volante brasileño fue lo más destacado en el partido jugado en Da Luz. Fue el líder de las jugadas más importantes de peligro y dio la asistencia del gol de Nélson Oliveira. 

La clave: Pelotero Maxi

El Zenit había puesto una muralla frente a su área y el plan a los de Spalletti le estaba resultando hasta que se juntaron Witsel y Bruno César. El remate del belga fue atajado por el portero ruso Malafeev, pero el rebote lo pescó Maxi que abrió el marcador ante el arco vacío. Esto cambió los planes de los rusos justo cuando ser terminaba el primer tiempo.

La frecuencia: Agradable de escuchar

Pese a la alta presencia de sudamericanos, ni el ‘Bambino’ Pons ni Javier Tabáres incomodaron con los acostumbrados comentarios en favor de sus compatriotas o con jugadores de países vecinos a Argentina. Mostraron una buena lectura del juego y supieron llevar un partido que por momentos se volvió aburrido. Asimismo, estuvieron atentos en informar todo lo que pasaba en el Arsenal – Milan.

El estadio: Luces y colores

Como no podía ser de otra manera, el Estadio Da Luz lució un lleno total pese a las bajas temperaturas. La posibilidad de llegar a cuartos de final luego de seis años no pasó desapercibida por sus hinchas que fueron contagiados por los gestos de Luisao sobre el final del partido y no dejaron de alentar. 

La calamidad: Cayó el zar

Desaparecido, perdido, incomunicado. Tres maneras de calificar lo que fue el juego de Aleksandr Kerzhakov en la noche lisboeta. El delantero no se logró comunicar con Bystrov, que jugó detrás de él, y fue claro su fastidio durante todo el partido. Claro que, por la falta de ambición, en este apartado pudieron caer todos los jugadores del equipo ruso.

El debut: Un portugués, por favor

Cuando se acercaba el final del partido el técnico del Benfica, Jorge Jesús, hizo debutar en Liga de Campeones al joven delantero Nélson Oliveira que reemplazó al paraguayo Óscar Cardozo. El delantero mostró sus buenas intenciones preocupando a los defensas rusos. Pero en especial por su gol.

El cambiazo: Ingreso goleador

Como lo mencionamos en la pastilla anterior, el ingreso de Oliveira fue clave para cerrar la llave y de paso llevar tranquilidad a los miles de hinchas que fueron a alentar a ‘las águilas’. Un buen contragolpe llevado por Bruno César terminó con el delantero definiendo sobre su marcador y el arquero. Tremendo debut para el único portugués que jugó por el cuadro luso.  

Kazuki Ito: Siga, Siga, Howard

El siempre polémico árbitro inglés manejó bien el partido, amonestando cuando debía y llevando el juego de manera correcta. Como es costumbre, permitió un juego físico, a lo que está acostumbrado en la Premier. Lo que sí se le puede achacar es un par de jalones en el área del Zenit que no notó y que pudo haber llevado a darle más tranquilidad a los portugueses cuando el partido iba 1-0.

Foto: Reuters

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy