Foto: APCon cambio de técnico, problemas en la Liga y demás, el Schalke ha llegado a esta instancia. Con Raúl como emblema y Farfán como lugarteniente, los ‘mineros’ apuntan -sin sonrojarse- a Wembley.

 

Definitivamente, el Schalke es la sorpresa de la Champions. Mientras en el torneo local el equipo que era dirigido por Félix Magath se desmoronaba estrepitosamente, en la Champions, los ‘mineros’ cumplían una campaña silenciosa clasificando primeros en su grupo. Aún cuando llegaron a cuartos casi sin despeinarse, nadie se arriesgaba en las casas de apuestas en el partido de ida ante el Inter. Y dieron el batacazo. Habrá que repasar, entonces, las razones que los llevaron hasta estas instancias y a las que deberán aferrarse para enfrentar a un gigante de Europa como el Manchester United.

1. La tutela de un ángel

Raúl González Blanco es canterano del Real Madrid, ergo, tiene la palabra “victoria” tatuada en la frente. Sería necio el que no aceptara que un importantísimo porcentaje de lo logrado por el Schalke pertenece al ‘Angel de Madrid’. Raúl sacó cara por el equipo alemán en los momentos más complicados de los ‘mineros’. En la primera fase anotó un doblete para recuperar la moral en la segunda fecha y empató el encuentro en Valencia lo que le permitió al Schalke llegar con tranquilidad a Gelsenkirchen para el encuentro de vuelta. Sin duda, el ‘Ángel’ está endemoniado y planea volver a poner sus manos en la ‘Orejona’ y escribir su nombre como leyenda en otro país.

2. No son solo mineros

Este Schalke no consta de obreros que giran alrededor de la magia de Raúl. Si el veterano delantero no aparece en el partido, existen diversos jugadores que pueden cargarse el equipo al hombro. Sólo hay cuatro jugadores encima de Jefferson Farfán en la tabla de goleadores que aún participan en la competición. La ‘Foquita’ ganó solo la eliminatoria ante el Valencia. Difícil olvidar aquel soberbio tiro libre para empatar el partido y el ‘sombrerito’ con el que selló el 3-1 en Alemania. Los delanteros que acompañan a Raúl tampoco se han quedado atrás en la competición. Klaas-Jan Huntelaar aportó tres goles en la fase de grupos y Edu, el primer encuentro que jugó completo, se despachó con dos anotaciones ante el Inter. Otro que también ha colaborado es José Manuel Jurado que también se anotó con dos tantos en la primera fase y ha comenzado como titular todos los encuentros. El español es otro de los pilares donde se sostiene el equipo.

3. Constancia alemana

El conjunto dirigido por Ragnick tiene casi los mismos números que el Manchester United. El Schalke no solo ha conseguido una campaña perfecta de local sino que ha robado importante puntos de visita. En el Veltins-Arena, los azules han ganado a cuanto rival se haya presentando. No han cedido una sola unidad y han anotado 13 goles en cinco partidos. Superior a los dos goles por partido. De esa manera, es bastante difícil ganarles a los de Gelsenkirchen en su cancha. De visita tampoco se ha quedado atrás. Fuera de la derrota inicial ante Lyon, luego ha conseguido dos victorias y dos empates, siendo la más espectacular el 2-5 ante el Inter en Milán. Como se ve, un durísimo hueso por roer.

4. Ralf, el bueno

Aunque el 80% de la campaña le pertenece a Félix Magath, la influencia de Ralf Rangnick -el que asumió luego de su despido- ha sido innegable. El Schalke se ha mantendo invicto las últimas tres fecha y todavía aspira -remotamente- a alcanzar alguna competición europea. Su debut en la Liga de Campeones fue con la goleada ante el Inter de visita y Farfán se animó a tirarle flores a su nuevo técnico al mismo tiempo que sepultaba a Magath. Surge la pregunta ¿Quién es Ralf Rangnick? Su trayectoria indica que ya había dirigido al Schalke y fue subcampeón con el club azul en 2005. Asimismo, es un ascensoritas perfecto, ya que ha conseguido el pase a Primera División con dos equipos: Hannover y Hoffenheim. Nunca ha estado tan cerca de tocar el cielo.

5. Porque su historia lo exige

La vitrina de trofeos de los mineros demanda mucho más de lo que le ha provisto el Schalke hasta el momento. Siendo probablemente el segundo club más popular de Alemania su sed de títulos ya hacer arder la garganta de sus hinchas. Consiguió su última Bundesliga hace 20 años, su última Copa Alemana hace 9, y su único título internacional hace 14. En Gelsenkirchen la expectativa es gigante.

                                                                                                                                                                      Foto: AP

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy