El buen juego del conjunto azulgrana y su capacidad para ganar títulos en los últimos años ha llevado a que los entendidos del fútbol se hagan la siguiente pregunta: ¿Es este Barcelona el mejor equipo de la historia? Dejando de lado la actualidad -resulta difícil sino imposible cuestionar el dominio del cuadro culé -, la respuesta a la pregunta planteada quizá nunca pueda ser contestada, debido a que siempre aparecerán nuevos grandes equipos que escriban páginas de gloria en la historia de este deporte. No obstante, lo hecho por el cuadro dirigido por Josep Guardiola ha alcanzado escalas ciertamente sorprendentes, en vista que ha logrado escribir una página gloriosa en la historia del fútbol al ganar la cuarta Champions League de la historia del club -la segunda de Guardiola en tres años- luego de derrotar con contundencia al Manchester United.

Los éxitos del equipo culé toman una mayor relevancia dado que hoy en día en el fútbol se ha comenzando a utilizar en demasia las estrategias defensivas, lo que lleva a que en el juego en lugar de buscar meter goles, se priorice el que no los hagan. Esto ha llevado que se encuentren en peligro de extinción los jugadores habilidosos y que la nueva visión del fútbol sea la de que es sólo un  negocio y ya no un deporte. Así, el BarcXavi e Iniesta son responsables de la alta posesión de pelota que promedia el Barcelona. (Foto: AFP)elona aparece como la luz, como la utopía convertida en realidad dentro de un campo de juego. Los catalanes han vuelto a demostrar que es posible conseguir grandes resultados en base al buen fútbol, y este buen fútbol es entendido como la aplicación de un estilo de juego basado en el ataque atrevido y en la posesión de la pelota, las cuales se llevan a cabo por jugadores que están identificados con el estilo con el que se trabaja. En este punto se tiene que volver hacer hincapié en las canteras del club español. En dichas canteras, a los niños y jóvenes se les  inyecta una manera definida de jugar, que da como fruto jugadores maravillosos y brillantes llenos de talento, personalidad y que son prueba de que si ellos trabajan duro, tendrán oportunidades para llegar al primer equipo. En la primera plantilla hay claros ejemplos de esta afirmación.

Dentro del la oncena azulgrana los amantes del fútbol pueden identificarse con diferentes tipos de jugadores. En la última línea se encuentra al  típico defensor que hace las veces de capitán por su liderazgo dentro del plantel: Carles Puyol. Junto a él se ubica el joven zaguero que lo secunda y que con el paso de los partidos va adquiriendo mayor roce y mayor relevancia en el juego del equipo: Gerard Piqué. A ellos se suman por las bandas dos laterales -Daniel Alves y Éric Abidal- que lejos de cumplir solo sus funciones defensivas a cabalidad, se dan maña para pisar el área contraria como un atacante más. Más adelantado encontramos al  típico jugador 'gana partidos', al diferente, al '10' por excelencia: Lionel Messi. De igual modo, existen dos jugadores de perfil bajo, que no gozan de tanta prensa como el anterior, pero que gracias a su presencia el equipo puede gozar del 70% de posesión de balón en un encuentro: Xavi Hernández y Andrés Iniesta. Más allá de las figuras, el Barza es en primer lugar un equipo. (Foto: AFP)No obstante, toda esta función creativa y distributiva no podría ser llevada a cabo sin Sergio Busquets, quien es el jugador que hace el trabajo sucio de tirarse al piso para quitar balones. Finalmente arriba se encuentra un jugador que ha sabido ganarse un puesto en el mejor equipo del mundo gracias a su perseverancia y goles: Pedro Rodríguez. De igual forma, en la otra banda está el crack recién llegado: David Villa. Un delantero que dejando de lado su papel protagónico en el Valencia, supo asumir en el Barza un rol secundario que lo ha llevado a bañarse en la gloria.

Lejos de querer señalar que el Barcelona es el mejor equipo de la historia, o afirmar que es un cuadro invencible, lo que se trata de destacar en este artículo es que el último triunfo de los catalanes en la Champions obedece a un trabajo planificado que está rindiendo sus frutos. En tiempos de que el trabajo se mide sólo por resultados, que sólo se permiten proyectos de corto plazo y de las millonarias inversiones que rompen el mercado cada verano europeo; el Barcelona invita a soñar con la conformación de nuevos conjuntos que tengan como base a jugadores de sus divisiones menores, los cuales se sientan identificados con los colores de la camiseta que llevan puesta. Pero tal vez lo más importante es que sean futbolistas con conciencia. El gesto que tuvieron Puyol y Xavi con Abidal ensalzó aún más la figura del Barcelona como un equipo lleno de grandes jugadores y a la vez grandes personas.

Foto: AFP

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy