Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comComo en la temporada anterior, el 'Decano' tuvo un rendimiento irregular y deambuló en la media tabla para terminar otra vez en la décima posición. Con un presupuesto limitado, pocos recambios de nivel y baja producción ofensiva, Pucallpa vio siempre de lejos la remota posibilidad de volver a Primera.

Kenny Nagahama | @Kenny_Nagahama
Redactor

Las cifras

- El goleador del equipo: Lee Andonaire (7 goles)

- El mejor resultado: Sport Loreto 3 - Serrato Pacasmayo 0 (fecha 1); Sport Loreto 3 - Defensor La Bocana 0 (fecha 10)

- El peor resultado: Deportivo Hualgayoc 5 - Sport Loreto 1 (fecha 7)

- Cantidad de jugadores empleados: 28

- Técnicos: 1 (Guillermo Esteves)

La pizarra

Desde su partido de presentación, Guillermo Esteves se acostumbró a emplear un 4-2-3-1, sistema en el cual la segunda línea de volantes fue aquella que pesó más para el juego del 'Decano'. Esto debido a que los mediocampistas ofensivos –en conjunto- eran quienes conducían al equipo cuando tenía la pelota y dentro de la falta de peso en ataque -el goleador fue un defensor central- fueron quienes más aportaron: principalmente en términos de goles anotados y posesión de balón, pues la baja efectividad en generación de jugadas de peligro prevaleció durante toda la temporada.

En el arco, el colombiano Adrián Domínguez y Diego Montalvo se repartieron casi equitativamente el puesto, con este último disputando unos 360 minutos más. El rendimiento de ambos fue muy parejo, y según los puntajes de DeChalaca, acabaron como los valores más altos del equipo -aunque la rotación entre ambos impide que alcancen el mínimo de partidos considerables para consagrarse como El Capo-. Este dato ratifica que a Loreto le costó ser protagonista en sus partidos, y que normalmente se mostró vulnerable a la generación de jugadas ofensivas. No obstante, el buen papel de sus porteros le valió ser el equipo menos batido (48 goles en contra) de los conjuntos que se ubicaron debajo de sí, y sin mucha diferencia con los otros dos de la tabla baja (Coopsol y Victoria, con 46 y 44 goles recibidos respectivamente).

En defensa, el capitán Lee Andonaire –también ejecutor habitual de tiros libres y penales- tuvo como compañeros de dupla a Jean Paul Ramos, Pool Vidal y Walter Yesán (en principio lateral izquierdo, pero alternó más como zaguero); el primero de ellos ofreció un mejor desempeño. No obstante, el rendimiento colectivo del sector defensivo fue poco eficiente, lo cual otorgó protagonismo a los arqueros, como se mencionó en el párrafo anterior.

En lo referido a los laterales, la banda derecha fue compartida por Bryan Guerrero, Roberto Céspedes, Daive Arriaga y Kelvin Sánchez. Aunque sin destacar, se rescata la regularidad que tuvo el Sub-20 Sánchez, quien puede seguir contando con oportunidades la próxima temporada. Walter Cruz prácticamente se adueñó de la banda izquierda, pero tampoco cumplió una actuación destacada, posiblemente también por ser un lateral de poca salida y que a veces fungió como un defensor central más.

En primera línea, Franco Melgar –quien también alternó ocasionalmente en la defensa- y Alexander Villanueva habitualmente jugaron juntos, con Accel Campos alternando en varios partidos. Villanueva fue el que más partidos disputo, y al mismo tiempo el de mejor rendimiento. Delante de ellos, fue importante el papel de Alexander Salas, Guillermo Vernal y Pablo Espíndola, los jugadores de mayor peso en el equipo y también los mejor dotados técnicamente. El desborde de Salas, la conducción de Vernal y la vocación ofensiva de Espíndola –que jugó a veces de delantero ante la falta de gol y opciones- tendieron a opacar a otros como Jesús Molina y Junior Núñez, quienes contaron con varios minutos pero no rindieron al nivel de los tres mencionados.

Finalmente, en la delantera Loreto contó con nombres como el de Mario Ceballos, el brasileño Vinicius, Ebert Portella y Gianbranco Ríos. De todos ellos, fue Portella el más regular, pero igualmente compartió un mismo factor deficiente con los demás: la falta de gol. Esto, sumado a la poca creación de situaciones, colocó al ‘Decano’ como el cuarto equipo menos goleador del torneo.

El capo / La mejor contratación: Alexander Salas (12.71)

Salas (Foto: Alejandro Roque / Visión Deportes)El hábil volante destacó por su desequilibrio por las bandas, y destacó sobre los demás por sus características individuales. Fue el más regular durante la campaña y no desentonó en partidos favorables para su equipo; en los momentos adversos, fue de los pocos que podían intentar algo distinto. Se complementó bien con Pablo Espíndola (12.41) y con Guillermo Vernal (12.04), también contrataciones que fueron de lo mejor en un equipo de rendimiento poco efectivo.

La revelación: Kelvin Sánchez (11.47)

Sánchez (Foto: Alejandro Roque / Visión Deportes)El joven lateral, ex Cantolao, tuvo varios minutos en cancha y consolidó una regularidad que le permitió disputar una temporada aceptable, sobre todo si se toma en cuenta el nivel que mostró Loreto esta temporada.

La decepción: Accel Campos (10.90)

Campos (Foto: prensa ADFP-SD)Elegido por DeChalaca como la revelación del cuadro selvático en la temporada anterior, volvió para la segunda mitad del campeonato, pero su nivel estuvo lejos de aquel que mostró en 2016. Tuvo la oportunidad de alternar en 11 partidos, y nuevamente anotó en una ocasión, pero dejó bastante que desear tomando en cuenta las expectativas que se tenían de él.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Alejandro Roque / Visión Deportes, prensa ADFP-SD


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy