Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comDespués de dos años de clasificaciones internacionales, la 'Academia' buscó asegurar una tercera con un cambio de técnico al final del Torneo de Verano. Sin embargo, la apuesta por Gerardo Ameli incumplió su objetivo central y acabó resultando contraproducente al marcar diferencia negativa respecto del periodo de Marcelo Grioni.

    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

Las cifras

El goleador del equipo: Diego Mayora (11 goles)

El mejor resultado: Universidad San Martín de Porres 1 - Deportivo Municipal 4 (Clausura, fecha 11)

El peor resultado: Sport Huancayo 3 - Deportivo Municipal 0 (Clausura, fecha 9)

Cantidad de jugadores empleados: 34

Cantidad de jugadores Sub-20 utilizados: 7

Técnicos: 3 (Marcelo Grioni, fechas 1 a 14 del Torneo de Verano; Francisco Pizarro, fecha 1 del Apertura y fechas 14 y 15 del Clausura; Gerardo Ameli, fecha 2 del Apertura a fecha 13 del Clausura)

La pizarra

Como en 2016, Municipal asentó al 4-2-3-1 como esquema base, aunque -sobre todo en la etapa de Marcelo Grioni- hubo alguna flexibilidad para contar en ocasiones con un segundo punta que acompañara, yendo por fuera, al piloto de ataque. También, esto ya con Gerardo Ameli al frente, en ocasiones se contó con un tercer volante de primera línea, especialmente en partidos en los que la idea era cuidar el resultado.

En el arco, Erick Delgado fue bastión y líder una vez más, aunque sí hubo novedades en el recambio: Gerson Valladares tuvo más oportunidades que el teórico primer suplente, Julio Aliaga. Además, el novel Jorge Martín Arteaga llegó a hacer su debut de la mano de un exarquero como Francisco Pizarro quien se sentó edil en el banquillo a manera de emergencia.

En el fondo, la 'Academia' mostró una interesante rotación y polifuncionalidad de laterales. Rodrigo Cuba, teóricamente carrilero por derecha, acabó jugando más por izquierda; y Héctor Salazar, en principio zaguero central, fue bastantes veces como lateral por derecha. Fuera de ellos, tanto Eduardo Rabanal -con interesante aporte ofensivo- y José Guidino -más apegado al desborde veloz- sí se afirmaron como chances definidas por derecha e izquierda, respectivamente. En el centro de la zaga, en cambio, hubo estacas: el colombiano Luis Calderón fue de menos a más y acabó metiéndose al hincha edil en el bolsillo sobre la base de entrega, casi al mismo estilo del más querido por la Banda del Basurero, Adrián Zela.

En primera línea de la volante, está absolutamente afirmado el patronazgo de Armando Alfageme como líder. Lo interesante fue que este 2017 contó un Rafael Guarderas mucho más regular en sus apariciones y aporte ofensivo; hizo recordar mucho al de sus inicios en Universitario. Mario Palomino y Óscar Vega fueron los principales revulsivos en este sector, y oportunos complementos cuando hubo que jugar con tres hombres de corte defensivo.

Más adelante, el indiscutido eje de la segunda línea durante el año fue el costarricense Freddy Álvarez: también yendo de menos a más, y fuera como titular o viniendo desde el banco, lo del tico fue eficiente en administración de balón, manejo de tiempos y buen disparo desde fuera del área. Él jugó generalmente por el centro, y por los lados sí hubo más variantes: por derecha, destacó nítidamente la consolidación de Ítalo Regalado como extremo, y por izquierda el que acumuló más minutos fue Pier Larrauri, aun cuando desde que Pablo Lavandeira retornó al club después de su paso por Sport Rosario nadie le quitó el puesto. Álvaro Medrano, quien solo estuvo la primera mitad del año, también tuvo participación en alternancia con Regalado, y el ídolo Masakatsu Sawa fue habitualmente empleado como pieza de recambio.

En punta, Diego Mayora sumó más minutos y más goles, pese a lo cual sus problemas físicos le hicieron ceder la titularidad en el Clausura a José Carlos Fernández, quien llegó con la pólvora encendida y se despachó con siete tantos en el último torneo del año. El panameño Sergio Moreno, por segundo año consecutivo, fue la principal pieza de recambio en ataque, y más bien quedó relegado el muy promocionado colombiano Danny Santoya.

El capo: Rafael Guarderas (12.94)

Guarderas (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com)Fue el año que hace rato se estaba debido el talentoso volante zurdo surgido en Universitario. 'Rafa' encontró en Municipal un lugar para desplegar lo mejor de su fútbol y en Alfageme al socio ideal para, con las labores de marca muy bien custodiadas por el 'León', tener espacio para armar juego desde primera línea. En esa línea de crecimiento, un futuro de selección no estará muy lejos para un futbolista que piensa lo que juega.

La mejor contratación: Pablo Lavandeira (13.73)

Lavandeira (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com)Nunca se entendió muy bien cómo Municipal lo dejó ir a inicios de año y, a su retorno del periplo que tuvo -con éxito- por Huaraz, quedó claro que tomarse esa licencia de seis meses había sido un pecado mortal para la 'Academia'. El uruguayo, otro hombre hecho a la medida de la camiseta edil, ratificó sus dotes de conducción y liderazgo determinante en los 12 partidos en que se volvió a calzar la franja, con un altísimo promedio en un número de partidos inevitablemente insuficiente para alzarse como El Capo.

La revelación: Ítalo Regalado (12.12)

Regalado (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com)Aunque el año pasado ya había tenido regularidad amplia en la campaña de ascenso de Cantolao, este 2017 fue el primer año en que el joven extremo -que debutó en la máxima categoría en Juan Aurich en 2013- tuvo continuidad en Primera División. Velocidad, valentía para el choque y cierta habilidad para las chalacas -marcó un tanto de vistosísima factura por esa vía ante Unión Comercio en el Apertura- fueron sus principales credenciales para, pese a empezar el año como teórica pieza de recambio, acabar consolidado como titular.

La decepción: Danny Santoya (10.83)

Santoya (Foto: Rául Chávarry / DeChalaca.com)Con bombos y platillos se promocionó en Villa El Salvador el fichaje del ariete colombiano de 29 años, con pasado goleador en su país y un par de temporadas en el Necaxa mexicano. Sin embargo, su paso por la 'Academia' fue sumamente discreto: nunca encontró la ruta de la titularidad, sufrió alguna lesión y, lo más penoso, nunca pudo gritar gol alguno en los siete partidos que disputó.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Pedro Monteverde y Raúl Chávarry / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy