Foto: ConmebolNi Brasil ni Argentina pudieron lograr sus objetivos. Si bien la 'Canarinha' ganó 1-0, el resultado no le alcanzó para clasificar al Mundial; y por el lado albiceleste, la derrota impidió que se quedara con un título que parecía seguro y que acabó en manos de Ecuador.

Diego Urbina | @diegourbina1495
Redactor

El Capo: No hizo la del burro

En un partido que definía cosas importantes como quién campeonaba y el último clasificado, lo de Igor fue lo más destacado. Pese a que el encuentro fue bastante cortado, el '20' contribuyó a su equipo ofreciendo claridad en ataque. No obstante, sus acompañantes Gabriel Menino y Marcos Bahía no tuvieron la misma precisión y desperdiciaron muchos intentos de generación de juego, por lo que en suma Brasil no llegó a conectar la volante con el ataque.

La Pizarra: ¿Qué necesito?

Los planteamientos usados por Carlos Amadeus y Fernando Batista en Brasil y Argentina respectivamente fueron bastante parecidos sobre el papel, pero distintos en la ejecución. Mientras el estratega brasileño propuso con éxito un tridente en la volante con jugadores de buen pie y vocación ofensiva como Menino, Igor y Bahía, el DT argentino intentó hacer lo propio con Aníbal Moreno, Fausto Vera y Julián Álvarez, pero sin lograrlo. La raíz de la diferencia podía encontrarse en la necesidad de ambos equipos en el partido: la verdeamarelha estaba obligada a ganar por tres goles para clasificar, mientras a los albicelestes les bastaba un empate para consagrase campeones. Esto se evidenció sobre el campo de El Teniente de Rancagua, pues la volante del 'Scratch' se asemejaba más a un tridente de creación y la argentina, a uno de contención, pese a las cualidades técnicas de sus volantes.

Las diferencias en la intención de juego también se plasmaron en los laterales. Por el lado de Brasil -y como en todo el campeonato-, Emerson se sumó al ataque por el sector izquierdo, y relegó a labores defensivas a Cándido. En tienda argentina ni Facundo Mura ni Elías Pereyra aportaron en ofensiva, pues mantuvieron posiciones de marca para no arriesgar el resultado.

El Extraviado: Sin demostrar

Brasil sonrió parcialmente con el tanto de Igor. Sin embargo, lo de Rodrygo y compañía fue insuficiente. (Foto: Conmebol) 

Rodrygo llegó a Chile con el cartel de figura brasileña e intercaló actuaciones positivas con negativas, aunque en el balance decepcionó. Ante Argentina, una vez más, el juego se recostó poco por su sector sin que el '10' afrontara dicha situación, y cuando el balón llegó a sus pies decidió mal: casi siempre optó por alguna jugada individual que no rindió frutos. El jugador que pertenece al Real Madrid no aprovechó la oportunidad de demostrar en un torneo internacional sus cualidades y no disputará el Mundial de la categoría.

La Calamidad: Primero no, luego sí

Lincoln fue el único jugador capaz de abrir un partido que pintaba para el cero total. Sin embargo, el '9' brasileño tuvo que recurrir a su segunda oportunidad -desde los doce pasos- para anotar. Solo 2 minutos antes de abrir el marcador, el delantero del 'Scratch' falló de forma clamorosa ante Manuel Roffo: tras un buen desborde y posterior centro de Igor, definió al cuerpo del portero argentino cuando tenía el arco a disposición Para su suerte, en el rebote Santiago Sosa tocó el balón con la mano dentro del área y el juez Piero Maza decretó la pena máxima que Lincoln cambió por gol.

El Jugadón: La última aparición

Si bien no cuajó una buena actuación, Lincoln apareció además en jugadas que pudieron cambiar o cambiaron el encuentro. Cuando se jugaban los 49', el delantero ensayó una jugada de ensueño que pudo ser de los mejores goles del campeonato. Un nuevo pase de Igor no fue resuelto por Sosa y el '9' se hizo del balón; luego se sacó sin problemas, primero, a Facundo Mura y, después, a Sosa, pero definió al centro del arco y su disparo encontró las manos de Rosso. De entonces en adelante el atacante de la 'Canarinha' no volvió a aparecer, por lo que debió ser cambiado.

El Duelo: Dos contra uno

Walce y Cándido no solo se dieron abasto para controlar al goleador Gaich: también le cerraron el paso a Gonzalo Maroni, como se ve en la escena. (Foto: Conmebol) 

En el encuentro ante Venezuela, Adolfo Gaich convirtió tres goles y demostró sus dotes de goleador. Por ello en Brasil no quisieron dejar nada al azar y colocaron un férreo marcaje sobre el goleador albiceleste. Los encargados de aislar y contener a Gaich fueron Vitao y Walce; ambos cumplieron su cometido. Los defensores brasileños ejecutaron bien una complicada labor, pues intercalaron funciones cuando el delantero buscaba variantes para deshacerse de la marca. Por el resultado obtenido, queda claro que el descrito fue de los pocos objetivos que cumplió el 'Scratch' en este encuentro.

La Cancha: Aliento interesado

Si bien las tribunas de El Teniente de Rancagua no lucieron un lleno total, la cantidad de personas que llegó a la jornada final fue para aplaudir, sobre todo si se considera que al ser el tercer partido de la jornada ya se conocía a tres clasificados y a un eliminado. Sin embargo, los que decidieron quedarse se sumaron a los hinchas brasileños y argentinos. Los ecuatorianos, que querían ser campeones, alentaban a Brasil; y los colombianos, que querían ir al Mundial, hacían lo propio con Argentina. Al final los hinchas por conveniencia fueron los únicos que celebraron, pues Argentina perdió y cedió el título a los norteños, mientras que Brasil no ganó por la diferencia de goles que necesitaba para sacar de la cita mundialista a Colombia.

Kazuki Ito: Permitió los mazazos

El chileno Piero Maza cumplió una actuación regular, pues se equivocó en algunos cobros, entiéndase faltas a favor de un equipo u otro o manos fuera del área. Sin embargo, sí acertó con las amonestaciones, pues todas las amarillas que sacó se ajustaron al reglamento.

El Gol

Fotos: Conmebol


Las Fotos

Leer más...

La ficha del Brasil 1 - Argentina 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy