Foto: Prensa FPFPerú fue otro respecto de la victoria con Chile: rendimiento soso y empate amargo 1-1 ante un inexperimentado equipo de Estados Unidos. Sobre el final, Edison Flores fue el encargado de evitar la que habría sido una triste derrota, aun cuando el resultado sea secundario al lado de las lecciones que deja el paso por Connecticut.

Mariano Elías | @marianoeliasfut
Redactor

¿Por qué Perú cambió tanto en relación con el 3-0 ante Chile apenas cuatro días después?

Perú jugó ante Estados Unidos como visitante e igualó 1-1. En muchísimos contextos, suena como un resultado más que aceptable; quizá hasta positivo para el equipo de Ricardo Gareca. Pero hay muchos matices que interfieren y que hacen que haya terminado siendo un partido amargo, de esos que en general dejan descontento a un técnico y con ciertos puntos críticos para el análisis. No es para menospreciar lo que se plasmó en el Rentscher Field de Connecticut, pero sí para observarlo y sacar conclusiones que puedan explicar qué le pasó a Perú apenas cuatro días después de golear a Chile en Florida.

Es obvio que los cambios nominales en el once constituyen un factor primordial: quizá el menos significativo fue el del arco, ya que José Carvallo tuvo poca o nula participación. Se sintieron en la defensa las variantes de Anderson Santamaría y Miguel Trauco por el debutante en el proceso Alexander Callens y Nilson Loyola, respectivamente, dos de los puntos más bajos del equipo. Sin precisión en la salida y con problemas en la marca, seguramente habrían quedado mucho más expuestos ante un equipo con mayor capacidad para desequilibrar por el lado derecho.

Precisamente un equipo que sí pudo complicar por la derecha de todos modos fue Perú, que no extrañó en demasía a la consolidada dupla Luis Advíncula - André Carrillo, este último reemplazado por El Capo del partido, Andy Polo. El jugador de Portland Timbers fue el más atrevido y tuvo mucha confianza a lo largo del juego para desbordar y lanzar centros al área que, sin embargo, jamás encontraron a un aislado Raúl Ruidíaz.

En medio de tantos cambios en Perú, Christian Ramos fue uno de los que habitualmente son titulares. Cumplió en el fondo. (Foto: Prensa FPF) 

Las variantes que mermaron principalmente el rendimiento de Perú fueron, sin embargo, las del mediocampo. Sergio Peña lateralizó mucho el balón y lució impreciso cuando tuvo que ser vertical, mientras que Paolo Hurtado se perdió como enganche desde el primer minuto, cuando recibió un duro golpe en una dividida.

Es verdad también que es injusto que este equipo de Estados Unidos no les hizo la labor nada sencilla: pese a ser limitado técnicamente, fue muy responsable para defender juntando las líneas y disputando con todo en el medio, con las presencias de Kellyn Acosta, Marky Delgado y -quizá el más destacado- Wil Trapp. La intención del cuadro local fue ceder la pelota y hacer que Perú jugara hacia los lados hasta que se pudiera recuperar el control del esférico y pasar rápido al ataque. Así, pudo soportar relativamente tranquilo y sin pasar mayores sobresaltos.

Para romper partidos ante rivales tirados muy atrás son importantes tres jugadores en Perú. El primero es Carrillo, por su creatividad para desequilibrar y crear oportunidades de gol de donde parece no existen; esta vez la 'Culebra' fue, sin embargo, reemplazado de forma adecuada por Polo. El segundo jugador clave es Yoshimar Yotún, quien tiene mayor precisión que Peña en los pases frontales y además se anima mucho a rematar desde media distancia; desde su ingreso a los 66', Perú creció muchísimo. Por último está Christian Cueva, quien no entró pero hizo extrañar su habilidad para jugar en espacios reducidos; primero Hurtado y luego Yordy Reyna, cuando jugaron en esa posición, fueron absorbidos por la defensa estadounidense.

Paolo Hurtado no tuvo la comodidad para jugar en la volante ofensiva. El trabajo de la contención de Estados Unidos funcionó con Will Trapp. (Foto: Prensa FPF) 

Y quien también se aisló fue Ruidíaz, víctima no sólo de la talla de Cameron Carter-Vickers y Aaron Long (centrales del local), sino también del juego lateral de Perú. Se tuvo que recoger demasiado y se asoció cuando pudo con Polo y Flores, pero nuevamente careció de opciones para participar en el marcador. Solo sobre el final se pudo tener profundidad y fue precisamente el 'Orejas', tras un centro de Polo, quien marcó el empate.

No es para alarmarse. Perú no hizo un partido como para perder en Connecticut, pero sí quedó la sensación de que se pudo dar una impresión mucho mejor ante un tipo de rival muy identificable y con el que el equipo se seguirá topando en los próximos años.

Fotos: Prensa FPF


Leer más...

La ficha del Estados Unidos 1 - Perú 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy