Foto: Jorge Montenegro / prensa ADFP-SDBoys consiguió su primer triunfo en la Segunda luego de golear de visita 0-3 a Walter Ormeño gracias a una apuesta conservadora. Los rosados mataron en los inicios y superaron a un rival que lució desordenado en el debut de su nuevo técnico Pedro Cruz.

 

Alguna vez Johan Cruyff dijo no era necesario correr tanto porque el fútbol es un juego que se juega con el cerebro. Así, uno debe estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado. Ni demasiado pronto ni demasiado tarde. Y Boys, más allá de saber este concepto del crack holandés, lo aplicó en el Municipal de Quilmaná para sumar su primer triunfo en el torneo y acabar con su racha de cuatro empates consecutivos.

Apenas a los siete minutos, Jaime Linares estuvo en el lugar y en el momento correcto para fusilar a Johnny Soto tras la salida de un tiro de esquina y decretar la ventaja para la visita. Pero la acción no fue fruto de la casualidad. Ya en los minutos previos, los rosados habían creado una situación de peligro luego que Víctor Espinoza rematara de lejos y obligara a una estirada del cancerbero albo.

Tras el gol, los rosados usaron el cerebro y no cayeron en el juego físico del cuadro de la ‘W’ que intentó obligarlos a la verticalidad y al ataque por ataque. La dupla técnica chalaca de Zuluaga-Carassa ordenó que el equipo mantuviera su 4-cuadrado-2 bien agrupado y que atacara en bloque. Aunque los rosados pasaron momentos dramáticos, por el asedio constante de un Ormeño incisivo por los costados y los remates de media distancia, el cero se mantuvo en su arco en los primeros 45’.
Felix Orode no tuvo respuesta ante la buena defensa que plantó Boys en Quilmaná y que tuvo a Jorge Huamán como uno de sus referentes (Foto: Jorge Montenegro / prensa ADFP-SD)
La segunda etapa sería un deja vu. Boys dejó de esperar y sorprendió con una ráfaga de ataques iniciales, hasta tres ocasiones en menos de un minuto, que derivaron en una salvada de Juan Zevallos con la mano que posteriormente le valdría la expulsión y la sanción de un penal a favor de los rosados que transformó Espinoza con frialdad. 2-0.  Los minutos siguientes fueron una aplaudible lucha del equipo cañetano por conseguir el descuento pese a jugar con 10.

Si ‘Forrest Gump’ y la célebre frase de ‘Run, Forrest, run’ conmovieron por la entrega del personaje interpretado por Tom Hanks, los jugadores de Ormeño protagonizaron su propia película que pudo titularse ‘Corre, Walter, corre’. Los dirigidos por Pedro Cruz se lanzaron con todo al ataque con un esquema ultra ofensivo 3-2-4 pero sus imprecisiones boicotearon sus propios intentos de llegar al arco de Enrique Vásquez. Christian Sánchez, habitual extremo por izquierda, jugó como delantero. El atacante Mario Ceballos jugó de ‘10’, y su pareja Ánderson Mineiro, también fungió de extremo.

En medio del desorden albo llegó el orden y la pausa rosada para el 3-0 de Olaya luego de un error de Roger Vásquez a los 68’. Goleada y partido consumado. Con orden y aplomo, los chalacos se regresaron con tres puntos valiosos que ayudan en la tabla y en lo anímico. Boys sigue invicto y por fin el arco se abrió. Sus hinchas quieren creer y está en los jugadores seguir pensando y no simplemente seguir corriendo hacia la comparsa.

Foto: Jorge Montenegro / prensa ADFP-SD

Leer más...

La Ficha y La Pizarra

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy