Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.comBoys venció 3-1 a Rosario y puso fin a semanas de angustia de su afición. La 'Misilera' aseguró su permanencia en el Descentralizado 2019 y, a la vez, consumó la debacle nicrupampina y el descenso canalla a Segunda.

Daniel Reátegui | @danielreateguiw
Redactor

¿Entendió Rosario que el partido de esta noche era su última chance para luchar por la permanencia en Primera?

Por lo que se vio durante gran parte de los 90' que duró el match -Hibert Villegas no adicionó minuto alguno-, pareciera que los jugadores de Sport Rosario no tomaron conciencia de lo que se estaban jugando. Dsde el minuto inicial, Sport Boys se movió con absoluta libertad por todo el campo, mientras que el 'Canalla' apenas traspasaba la línea media y solo a los 35', gracias a una jugada personal de Raúl Tito, llevó algo de peligro al arco de Daniel Ferreyra, quien en esforzada intervención manoteó una pelota que se paseó por toda la línea de gol sin que atacante rosarino alguno pudiera añadirla.

Lo dicho: la primera mitad fue un monólogo rosado, pues la 'Misilera' ocupó cada centímetro de la cancha gracias al dibujo que plasmó el 'Chasqui' Jesús Álvarez. Tres al fondo; Ernest Nungaray de pivote, línea de tres al medio con Manuel Tejada, Josué Herrera y Alejandro Ramos; Piero Ratto abierto por derecha y Johnnier Montaño flotando entre el centro y el sector izquierdo del ataque, para dejar Luis Tejada como único punta.

La distribución porteña y la pasividad nicrupampina trajeron como resultado que a los 12' Piero Ratto tuviera el primero de los dos manos a mano que lo enfrentó con Luis Llontop, quien le ganó en ambos. En la primera le achicó el ángulo de remate y obligó a que el extremo rosado le disparara al cuerpo; mientras que a los 23' -tras una gran combinación entre los Tejada, Manuel y Luis- otra vez el golero redujo el espacio de tiro, por lo que Ratto picó la pelota por encima del cuerpo con tal fuerza que la pelota se elevó por arriba del travesaño.

Luis Llontop se esfuerza para evitar el remate de Luis Tejada. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

El gol asomaba como una obviedad, pues el partido se sujetaba en campo visitante sin ninguna respuesta ofensiva por parte del equipo de Rainer Torres. Así, una gran incursión por izquierda de Alejandro Ramos derivó en un centro al área, donde esperaba solo Luis Tejada, quien en el aire empalmó la pelota con el empeine derecho para vulnerar al sacrificado Llontop.

Para la segunda etapa, Rosario ensayó una tímida respuesta, la cual se vio limitada por su escaso peso ofensivo, casi esperanzada a lo que pudiera inventar Tito. Al haber adelantado sus líneas, el cuadro canalla quedó expuesto a la velocidad de Ratto -reemplazado después por Junior Vásquez- habilitado por los pases largos de Montaño y Ramos.

Luego de ese envión anímico nicrupampino, las aguas volvieron a su cauce, pues Luis Tejada tuvo hasta dos ocasiones para vencer a Llontop, quien en grandes intervenciones ahogó el grito de gol en las gargantas rosadas. Sin embargo, a los 56' el golero calculó mal la pelota servida desde el córner por Ramos, y eso fue aprovechado por Maelo Reátegui, quien le ganó en el salto a John Tapia y con golpe de cabeza marcó el gol de la tranquilidad.

Josueé Herrera provocó muchos problemas en John Tapia. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

En los siguientes 20 minutos el juego cayó en una meseta, pues Boys circulaba el balón entre sus zagueros en la zona de distracción y luego entre sus volantes, sin profundizar ya. Por su parte, los jugadores de Rosario solo veían correr la pelota sin que atinaran a amenazarla, como esperando el pitazo final.

Cuando parecía que el marcador no se movería, apareció el capitán de la visita, Carlos Uribe, para marcar un golazo desde fuera del área, al rematar con derecha de forma violenta para vencer a Ferreyra. Con vergüenza deportiva a cuestas, Rosario volvió a adelantar sus líneas, acicateado por el coraje de su capitán. Pero lo hizo de manera desordenada, llevado más por el afán de empatar que por alguna estrategia.

De ese modo, ante un rechazo largo de la zaga rosada, Montaño partió desde su propio campo y lideró el contragolpe. El colombiano llegó hasta el área y cuando se aprestaba a definir ante la salida de Llontop, la pelota le quedó atrás; hizo, entonces, gala de los recursos con los que cuenta para, de taco, asistir a Maximiliano Velasco, quien -aguantando la carga de Uribe- cubrió la pelota para definir con el arco desguarnecido y sentenciar la suerte canalla, pues el árbitro Villegas no otorgó minutos adicionales.

Johnnier Montaño fue el más participativo del ataque rosado. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

Ambos equipos llegaron a esta situación límite por gruesos errores dirigenciales: cambios de entrenadores, plantillas impagas y otros mejunjes que complotaron para impedir una mejor performance. De repente sucedió que la situación se hizo especialmente crítica en Rosario, que esta vez tuvo muchos problemas para completar el banco de suplentes, pues algunos jugadores claves como Allan Murialdo ya habían dejado el club. En cambio, Boys contaba con mejor estructura de juego y plantilla, además de una hinchada que acabó poniendo el pecho para acompañar al equipo en las horas difíciles.

Las Fotos

Los Goles

Fotos: Pedro Monteverde / DeChalaca.com


Leer más...

La ficha del Boys 3 - Rosario 1

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy