Foto: Prensa Sporting CristalSin remordimientos, Cristal le dio la despedida más brutal posible a Sport Rosario en su propia casa: un contundente 0-8 que se convirtió en la mayor goleada de visita en Primera División en el siglo XXI. Calcaterra fue quien más disfrutó del festín: anotó un póker.

Daniel Reátegui | @danielreateguiw
Redactor

¿Algo hay que decir sobre el desenvolvimiento del juego en un partido tan desequilibrado?

En jornadas como la vivida la noche de este viernes 24 en Huaraz se torna difícil analizar el juego. Porque para que este exista, es indispensable que haya dos protagonistas en la cancha; y en el Rosas Pampa lo que se apreció fue un monólogo rimense.

Horas antes, los habituales titulares de Sport Rosario manifestaron su negativa a jugar el partido por las deudas que el club mantiene con el plantel. Por eso, se anticipó que serían los jugadores de la reserva nicrupampina quienes afrontarían el partido ante Cristal. Desde ese momento, todo se desvirtuó.

Este plantón de los jugadores del plantel profesional es la síntesis de la desprolija e informal gestión de la directiva del 'Canalla de los Andes': emisión de cheques que rebotaban tanto como una pelota en el cemento, tres entrenadores en una temporada, jugadores que dejaban el equipo a medida que iba desarrollándose el torneo... Hasta llegar al absurdo mayor ocurrido esta noche: el debut en Primera División de ocho jugadores en un mismo partido.

Horacio Calcaterra se despachó con cuatro goles. (Foto: Prensa Sporting Cristal) 

La situación vivida por Rosario trae como un flashback lo que aconteció en noviembre de 2003, cuando se produjo el debut masivo de diversos jugadores juveniles en Primera División por la huelga convocada por la Agremiación. Quince años después se produjo un debut de juveniles no tan masivo, pero sí considerable; y con la diferencia de que esta vez ocurrió en un mismo club y en un mismo partido.

Del encuentro solo se puede decir que el dominio de Cristal fue absoluto y que, a pesar de que el partido se resolvió antes de los 40', los rimenses no mitigaron su vocación ofensiva. Acaso buscaron llegar afilados a los partidos finales de diciembre, en consideración de que no sostendrán otro partido oficial hasta entonces y tampoco han sostenido otro en las últimas semanas. Por esa razón, salvo Emanuel Herrera y Omar Merlo, Cristal presentó su elenco titular.

Al ser tan difícil analizar lo que sucedió sobre el césped del Rosas Pampa, tal vez la labor se facilite si se recurre a la estadística. Primero, Calcaterra firmó su mejor actuación frente al gol, al marcar cuatro tantos en un solo partido; marcó incluso un gol con la espalda. Segundo, Cristal logró la mayor goleada de visita de club alguno en Primera División en el siglo XXI -superando su propio récord, logrado en el Clausura 2000 con un 0-7 sobre Juan Aurich en Jaén-. Tercero, lo ya dicho: en Rosario debutaron ocho jugadores en Primera División -cinco en el once inicial y tres saltando desde el banco-. Y cuarto, algo muy singular y acaso insuperable: Alexander del Castillo (debutante absoluto), quien ingresó a los 46' por Ian Freundt (otro debutante en Primera) fue sustituido a los 85' por William Boluarte (también debutante absoluto).

Marcos López también se divirtió con el ataque rimense. (Foto: Prensa Sporting Cristal) 

En suma, fue penosa la despedida de Primera División de Sport Rosario, el 'Canalla de Los Andes' del barrio de Nicrupampa que protagonizó una increíble caída libre tras haber sido un local difícil de superar y hasta puntero circunstancial del Torneo Apertura. Y así como sus hinchas esperan que el adiós sea temporal, ellos y todo el ambiente del fútbol espera que el estilo de sus dirigentes nunca más vuelva a la máxima categoría.

Fotos: Prensa Sporting Cristal


Las Fotos

Leer más...

La ficha del Rosario 0 - Cristal 8

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy