Foto: ANDINALos festejos por el agónico gol de Hohberg no pueden esconder la muy mala noche que pasó Alianza Lima, que dejó pasar dos puntos en casa. Cantolao salió decidido a cortar su mala racha pero se topó con un Butrón nuevamente inspirado y un aparente penal no cobrado justo antes de que se consumara un 1-1 que castigó al 'Delfín'.
    Diego Rodríguez | @diroda86
    Redactor

Un equipo que busca el título debe empezar por arreglar los problemas domésticos de toda índole. Por segunda vez en el año y cuarta en la década, en Matute se fue la luz, lo que perjudicó totalmente al cuadro de Pablo Bengoechea. Alianza mandó seis cambios respecto de su presentación del último fin de semana en Cajamarca y tuvo enfrente a un equipo osado: un Cantolao dispuesto a sacudirse de su mala racha con buen toque y sin cerrarse, y que encontró el gol tras el apagón vía un buen desborde de José Miguel Manzaneda y un zurdazo letal del argentino Leandro Martín.

Es cierto que los íntimos aún deben un partido, pero haber perdido en el Héroes de San Ramón y empatado hoy lo empieza a alejar de los dos punteros de altura: Sport Huancayo y Real Garcilaso sí ganaron. Pasada la mitad del Apertura, las dudas en tienda blanquiazul siguen esparcidas, y es que las rotaciones de Bengoechea complican esos automatismos que en torneos tan cortos y cambiantes son necesarios. Por ejemplo, la vuelta de Miguel Araujo provocó lentitud en la zaga por falta de ritmo del zaguero de la selección nacional. La velocidad del 'Delfín' golpeó cuando encontró volantes de promedio más cercano a la base tres que a la fresca juventud.

En esa línea, en cuestión de edades lo de Leao Butrón es una nueva juventud. La agilidad que posee para cortar centros o incluso salvar balones de la línea es sorprendente. Si en el otro arco la historia fuera parecida, otro guion se escribiría en La Victoria. Esta vez nuevamente Lionard Pajoy tuvo una mala noche, alejado del arco y poco atento al rebote o al pase seguro; Germán Pacheco tampoco estuvo preciso y solo desde la pelota parada creó algún peligro.

Aldair Fuentes y Orlando Contreras disputan poir el balón. Un duelo en que la experienica f 

Enfrente, Carlos Silvestri venía de una racha de pésimos resultados pero sin claudicar en el estilo al que las limitaciones del plantel no permiten dar refresco. Desde Federico Nicosia hasta Jeferson Collazos, los rendimientos fueron parejos; en Cantolao solo faltaron jerarquía y aliento para cerrar un partido que, por ganas, debió ser suyo. Repetir el mismo once de siempre le causó estragos físicos, y más aún si el primer cambio fue a los 78'. A veces buscar liquidar también necesita de la experiencia que Juan Carlos Mariño o Carlos Elías puedan dar, y justamente hoy Silvestri no se animó a lanzarlos al campo.

Así, solo el gol de Alejandro Hohberg en los descuentos -con cabezazo inesperado- disimuló mal las debilidades de una propuesta como la aliancista, que en la rotación termina improvisando. Acentuó el mal sabor de boca la mala interpretación de Joel Alarcón precisamente en la jugada previa al gol íntimo; debió cobrar penal de Butrón sobre Collazos, pues el golero íntimo tocó al colombiano en un mano a mano.

En el balance, a Silvestri pueden seguirle sobrando las felicitaciones, pero matemáticamente se le están agotando las oportunidades. Casi como a Bengoechea en un torneo en el que el valor de los proyectos a largo plazo está lamentable y sumamente devaluado. Y en el que estos resultados entre continuidades que a ninguno de los dos suman desafían las paciencias en las tribunas y los palcos.

Las Fotos

Fotos: Andina


Leer más...

La ficha del Alianza Lima 1 - Cantolao 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy