Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comPor segunda vez en el Apertura, Municipal resolvió un partido gracias a un golazo de chalaca. Por esa inmejorable vía, Eduardo Rabanal selló el 2-1 con que la 'Academia' le ganó al líder Huancayo un partido fundamental para meterse en la pelea por el título del segundo certamen del año.

    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

Con todos sus problemas y bemoles, el Apertura 2017 es un campeonato atractivo para quienes gozan de la incertidumbre que reviste la paridad de fuerzas. Esa que vuelve impredecible algunos partidos y admite que muchos equipos luchen por el objetivo de quedarse con un torneo corto que, de acuerdo con la evidencia histórica, es bisagra para proponerse objetivos mayores a final de año. Y la que hace que encuentros como el Municipal - Huancayo de este sábado 8 sean intensos e interesantes.

Llegaba puntero el 'Matador' de Rolando Chilavert a Villa El Salvador y, en un certamen sin márgenes, obligado a buscar el partido y asumir el rol de protagonista. No le rehuyó a la responsabilidad: Huancayo fue al frente, con una llamativa propuesta todista en mediocampo, basada en dos volantes de primera línea que en realidad son creativos -el histórico Blas López y Éver Chávez- y por lo tanto cuantiosa en volumen para acercarse al arco rival. El eje era el exmundialista José Arnulfo Montiel, de generoso ida y vuelta y quien ha encontrado con Chilavert la libertad que necesitaba para ofrecer lo mejor de su repertorio.

Por eso, en el primer tiempo estuvo relativamente más cerca la visita. Aun cuando Municipal tuvo también lo suyo, con base en un cambio de esquema propuesto por Gerardo Ameli: dejó de lado la idea del doble punta abierto que había empleado en las últimas jornadas y la 'Academia' retomó el 4-2-3-1, sin afectar la titularidad de Ítalo Regalado pero tirándolo por el extremo izquierdo. Lo avezado fue su apuesta por el otro lado: se la jugó por Eduardo Rabanal, natural lateral derecho que tras un 2016 de titularidad plena en UTC se la había pasado más en la banca en su experiencia con la franja en el pecho.

Eduardo Rabanal no desaprovechó su oportunidad y anotó con un soberbio gol de chalaca. (Foto: prensa Deportivo Municipal) 

El partido, bajo esas premisas, discurrió como el típico choque de fuerzas que se neutralizan. Escenario que típicamente se altera con un punto de quiebre muy marcado. Ese fue el penal cometido por Adrián Zela sobre Mauricio Montes: un choque de corpulentos que terminó con 'Bam Bam' arrollando a 'He Man', acaso sin querer pero cometiéndole falta para efectos reglamentarios. El propio Montes lo cobró y capitalizó, pero lo interesante vino 10 minutos luego: cuando Zela se tomó la revancha por sus propios medios con un cabezazo contra el piso que equilibró el marcador y le dio otra vida al partido.

En ese cabezazo del símbolo de su zaga, pues, Municipal envió el mensaje de que nadie se llevaría puntos fácilmente de Villa El Salvador. Por eso, aun maniatada en el tramo final del primer tiempo, la 'Academia' inició el complemento con decidida vocación de batir el arco de Carlos Martín Solís. Pero le costaba bastante pisar el área con real peligro, ya que el fondo del 'Matador', ordenado con Gustavo Villamayor y Víctor Balta, respondía de manera pareja. Hasta que un nuevo momento Kodak para los antiguos y de Snapchat para los contemporáneos tuvo sitio en el arco Sur del Iván Elías Moreno: Rabanal, sobre su propio eje, saltó con la derecha y con la misma pierna ensayó una chalaca de proporciones. Sublime.

El gol no fue de otro partido, sino de este. Y fue premio a la constancia de un jugador que no las había tenido consigo durante la temporada. Por eso lo gritó mitad con bronca mitad con la emoción típica del primer gol de su carrera. Y por eso el estadio entero -con menos público del que un partido bisagra como este ameritaba- lo compartió con él. Las reacciones no fueron de un solo lado: Chilavert, tocado por el golpe, envió de inmediato al campo a Carlos Preciado, el hombre de moda en Huancayo. Visto cómo jugó funcionalmente el equipo para Montes, no era descabellado tener al colombiano como revulsivo en esta ocasión; pero acaso habría sido ideal no tener que recurrir a él por respuesta sino por decisión anticipada.

Montes necesitó un acompañante para que Huancayo genere más peligro. (Foto: prensa Deportivo Municipal) 

Lo que vino luego fue más decisión de Municipal de ir al frente, y eso le hizo bien al espectáculo. Regalado se perdió el tercero, y Masakatsu Sawa entró con la confianza que Ameli le ha renovado a su experiencia para que sea conductor, como mediapunta, de esos tramos finales difíciles de algunos partidos calientes. De algún modo, los roles se invirtieron: ahora, ya sin Montiel -agotado al parecer- en el campo, era Huancayo el que tenía dificultades para pisar el área. Y por eso, en toda la recta final del partido, solo un disparo desde fuera de Víctor Peña, que dejó la sensación de que ese debió ser un recurso más empleado en el cotejo, asustó a Erick Delgado.

Se fue así un partido agradable más por lo que estuvo en juego y cómo se buscó que por preciosismos. Y eso es sano para un fútbol necesitado de protagonistas que tengan muy claro lo que está en juego para sus camisetas y no se limiten a jugar por mera inercia. El 2-1 expone la punta a cualquier designio, pero algo es claro: tanto Municipal como Huancayo van a pelear este segundo torneo del año hasta la última jornada, y eso seguirá asegurando escenarios interesantes para el análisis.

Las Fotos

Los Goles

Fotos: prensa Deportivo Municipal


Leer más...

La ficha del Municipal 2 - Huancayo 1

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy