Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comAlianza le ganó a Cristal un partido bisagra. La noche de ensueño de Leao Butrón, quien a los 40 años cuajó la que posiblemente haya sido la mejor actuación de sus 20 temporadas de carrera, puso a los íntimos en solitario con 20 puntos en el liderato de cara a la recta final del Apertura.

 

    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

Leao Butrón. El número uno.

Con los temas en orden, puede comenzar a escribirse la crónica de una victoria fundamental que pone a Alianza Lima a la cabeza del Apertura 2017 a cinco fechas para el final. Que se labró a partir de la extraordinaria, sublime, apoteósica y descollante noche de su cuadragenario golero; pero que comenzó y terminó más allá de solamente él, sus benditos guantes y su consagrado dorsal.

Porque Alianza ganó, Cristóbal Colón, puesto que hizo un gol que Sporting Cristal no logró. Es más que solo obvio: es reflejo de la capacidad de aprovechar la escasa ocasión de gol de la que un equipo dispone. Es el mérito de capitalizar el error del rival. Es el oportunismo de Lionard Pajoy para poner el pie e incorporar a su registro un gol que quizá habría sido también tal si el disparo de Luis Aguiar hubiera ingresado limpio. Porque el yerro ya estaba cometido: así como hace unos días Real Garcilaso llegó a la punta gracias a una desinteligencia de la defensa de Alianza Atlético que dejó pasar un disparo inofensivo de Alfredo Ramúa a balón parado, ahora Alianza logró lo mismo merced a un tiro libre pateado por Aguiar desde la misma posición y con el mismo alboroto en la zaga rival.

Godoy, Aguiar, Pajoy y Fuentes celebran el gol de Alianza Lima, en fina secuencia con un Pablo Zegarra desesperado. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

Alianza también ganó porque hizo un magnífico trabajo defensivo. Y esto no se reduce solo a Butrón y su capacidad de respuesta, sino que su línea de cuatro, muchas veces criticada con razón, esta vez respondió en acertada medida. Léase bien: la línea de cuatro, que no se trastocó pese a la irresponsabilidad de Alexis Cossío al hacerse mostrar la tarjeta roja en el momento en que el cuadro íntimo tenía más complicado el partido. Pablo Bengochea, en correcta lectura, envió al campo a Francisco Duclós de inmediato para tapar el hueco y que nada se moviera en la zona del campo en que su equipo venía resistiendo el embate cervecero. Y lo demás corrió por cuenta de los jugadores: aun cuando Hansell Riojas estuvo a punto de seguirle el camino a Cossío por abusar del juego fuerte,los victorianos sí tuvieron en Miguel Araujo y sobre todo Gonzalo Godoy a dos soportes coordinados de un sistema exitoso que enmarañó a su rival al punto no dejarlo entrar al área a ras de piso.

Alianza ganó, en esa línea, porque Cristal cayó progresivamente en desesperación. Porque tenía la pelota -la TV le reportó 73% de inútil posesión- pero no podía, está dicho, pisar con ella el fondo íntimo; y porque cuando tiraba centros o bien eran descolgados por Butrón y sus manos o bien eran mal empalmados por sus delanteros. O por los que fungían de eso, porque la insistencia de jugar sin un '9' neto -Irven Ávila no lo es y, menos viniendo de tan atrás como en este partido- pasa necesariamente factura en partidos apretados como este, en los que la vía aérea acaba siendo la única en que puede llegarse a ese gol necesario para obtener el resultado que se busca, que es el fin último del fútbol.

Alianza ganó porque Cristal, pues, habrá podido tener el control del balón, pero no de sí mismo. Como que a Pablo Zegarra le ganó la rabieta y se hizo expulsar muy temprano: una poco afortunada señal para un entrenador que apenas empieza -dirigía su primer partido como técnico confirmado- y al que esta derrota debe resultarle muy funcional como fuente de aprendizaje. Transmitir nervio al equipo cuando se recibe un golpe es lo peor que puede hacerse desde el banco. Y también creer que la derrota puede ser feliz solo por el consuelo de que el rival haya ganado a partir de una filosofía de juego distinta y proscrita por un negacionismo futbolero de moda, pero completamente válida en el marco del reglamento.

 Lobatón perdió los papeles: acabó expulsado y con un equipo derrotado. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com)

Es necio, muy necio seguir creyendo que en el fútbol jugar bien significa atacar y lucir. Ser prolijo en defensa también es jugar bien y, sobre todo, si eso maniata al adversario y le imposibilita construir el juego que busca. Los espacios de los que Ray Sandoval y Ávila habían gozado en las últimas fechas para combinarse y anotar no existieron: eso es mérito de Alianza y el planteamiento de Bengoechea. El carril para que Ortiz desborde y haga lo que mejor sabe estuvo taponado, aun por los modos rústicos de Riojas, y eso también es mérito de los íntimos y su entrenador. La chance de que Joel Sánchez o Carlos Lobatón vinieran de atrás con alguno de sus recursos y nunca tuvieran espacio para patear también es mérito íntimo y del 'Profesor'. ¡Si hasta 'Loba' perdió los estribos y vio la roja! ¿Qué más hay que conocer para entender que un equipo dejó sin equilibrio al otro?

Acaso el fútbol tiene que verse menos como un pantallazo de indicadores de final de partido y más como un juego de ajedrez desarrollado jugada por jugada, como el añejo Trabajo de los Trebejos, para comprender por qué algunos partidos ocurren como se decantan. El resto puede dejársele a Butrón y su inspirada interpretación. De él habría que escribir una crónica aparte y posiblemente no acabaría de graficarse lo magnífico de su momento. Pero sí hay que puntualizar que, más que salvador o adalid de melosos padrenuestros, lo de Leao es sublime por solidez. Una cosa es sacar los balones sin saber cómo y otra, distinta y contagiante para el resto de los hombres de campo, es sacarlos sabiendo cómo.

En el arco reposa mucho, demasiado, del presente de este Alianza. Pero también en la acertada defensa. Y en una volante que es capaz de resolver problemas operativos desde roles definidos y capacidad de intercambiarlos, como ocurre con Luis Ramírez cuando va de extremo como en este tramo del año o con Aguiar debiendo irse de volante alero, rol en el que Alejandro Hohberg siempre está presto a dar más que una mano y bastante oxígeno. Y en un Pajoy que, a despecho de malas rachas, volteará a mirar la ficha de este partido y encontrará su nombre en el encabezado.

Butrón fue la figura en el Nacional. Sin lugar a discusión. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

Alianza no es una maravilla. Tiene a su portero en maravilloso momento, eso sí, y en Matute sí maravilla ver al equipo encaramado en la punta llegada la recta final de ese Apertura que, desde inicio de año, se sabía el cuadro victoriano debía enfocarse en campeonar si quería pensar en romper su racha sin títulos nacionales. Están cumplidas dos terceras partes de la tarea: y si bien nada es seguro en uno de los campeonatos cortos más parejos que se recuerden, por ahora ya logró un equipo que sabe qué busca y cómo, a prueba de gustos. Y que saca adelante partidos bisagra.

Las Fotos

El Gol

Fotos: Pedro Monteverde / DeChalaca.com


Leer más...

La ficha del Cristal 0 - Alianza Lima 1

CHALACAS DE VISTA: ¿Por qué ganó Alianza Lima y perdió Cristal?

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy