Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comRosario ganó su segundo partido consecutivo al resolver a su favor un duelo de altura ante Ayacucho gracias a un contragolpe bien capitalizado por Posito. Los zorros sufrieron horrores la ausencia de delanteros netos y acabaron intentando revertir el 0-1, sin éxitos, con atropelladas desesperadas de sus zagueros centrales.

    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

Balonazos al área y centros por doquier. Saltos furibundos y cabezazos para buscar el gol. Típico libreto de partidos de altura; atípicos los protagonistas. Porque eran Sixto Ramírez y Tenchy Ugaz, los dos zagueros centrales de Ayacucho FC, volcados al ataque buscando lo que nadie más había podido hacer en 90 minutos: embocarla para salvar así un resultado que inexorablemente se estaba yendo.

Lo perdió Ayacucho porque no tiene delanteros. Esa es la realidad y es literal, por si algún lector está suponiendo que la afirmación es categóricamente peyorativa. El equipo de Francisco Melgar, una vez más, tuvo como único hombre de punta a un futbolista que no es un atacante neto: Jairsinho Gonzales, quien no solo no hizo un mal partido sino que fue el mejor de su oncena. Pero el 'Magiquito' no puede hacer milagros si al frente tiene zagueros recios en una cancha que no se presta para ir al ras sino para buscarlo por la vía aérea, esa que en los últimos minutos fue la única ruta que transitó el duelo que cerró la fecha 8 del Apertura en el Ciudad de Cumaná.

Están lesionado Marcos Pirchio y Carlos Orejuela, y esta vez tampoco estaba disponible Fabián González por decisión técnica. La realidad indicaba que el 'Churre' solo tenía en el banco al puquiano Juan Diego Mochcco como recambio para la zona ofensiva, sabiéndose que él, como Gonzales, es también un volante ofensivo. Así, sin armas de gol neto, el local estaba expuesto a que el partido se presentara tal como se dio: amarrado y sujeto a algún contragolpe que lo definiera. Como el que permitió que un gran pase en cortada de Christian Adrianzén a Janio Posito sellara el único tanto del almuerzo huamanguino.

Johan Madrid estuvo atento en la marca. No dejó que Luis Carranza pueda desplegar su juego. (Foto: Michael Carrión / prensa Ayacucho FC) 

Sport Rosario también tenía una baja sensible en términos de gol: la de Jesús Rabanal, el hombre de moda al pie del Huascarán y quien desde el lateral izquierdo se ha convertido, a punta de cabezazos fantasmales, en la mejor arma ofensiva del equipo de Gustavo Onaindia. Pero el DT argentino suplió la ausencia de 'Charra' con inteligencia: ubicó a Luis Galliquio -el caudillo de la campaña canalla en la Copa Perú- como tercer central, y corrió a Faríhd Jasaui como lateral izquierdo. Con cinco hombres al fondo, lanzó a Adrianzén por derecha y a Paulo Goyoneche por izquierda como aleros para así abrir el campo y coparle la circulación a un Ayacucho que enfrentaba ese bloque con el cerebro de Henry Colán y poco más, porque lo demás era lucha pura de sus hombres jóvenes, léanse Maggeber Aliaga o Víctor Eugenio, téorico punta este último que acabó retrocediendo con frecuencia a ser casi alguien de marca.

Melgar lanzó al campo a Israel Kahn para abrir compuertas. Ganó espacios, pero nuevamente ocurrió el mismo problema: no había quién definiera de cara a Salomón Libman -atento por su parte, como es usual-. El peso del partido para la visita lo cargó Carlos Uribe, con un importante ida y vuelta que, entre sus servicios y la velocidad de Adrianzén, tuvieron siempre al local a raya con el riesgo latente de un nuevo contragolpe. Incluso Onaindia -antes de que la desesperación le ganara y comenzara a dar saltitos pidiendo la hora en el borde del campo- se animó a meter al ecuatoriano José Miguel Andrade para jugar con un segundo punta.

Así, el final fue el que se preveía: con balonazos que bien pudieron darse desde más temprano y no porque el reloj los estuviera pidiendo. La cabellera rubia de Ramírez impactó todo lo que pudo pero era tarde. Rosario, del que todos hablan que hacía seis fechas no perdía, ha logrado algo más importante: lleva dos triunfos consecutivos y otra vez está en la pelea. Porque acaso sabe jugar mejor arriba, no solo en la tabla sino en los Andes, que un Ayacucho que ha olvidado que sus mejores épocas en Primera las vivió sacando provecho de las particularidades que su campo impone a los visitantes. Y no porque hubiera podido ahogar al 'Canalla' -no era el caso-, sino porque los zorros mismos están hipotecándose a una idea de toque que, sin los intérpretes adecuados, no les acomoda.

Las Fotos

El Gol

Fotos: Michael Carrión / prensa Ayacucho FC


Leer más...

La ficha del Ayacucho 0 - Rosario 1

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy