La racha de Real Madrid se acabó: el Sevilla de Sampaoli fue el verdugo del elenco dirigido por Zidane, que llegó a cumplir 40 partidos invicto. Entre ellos, sin embargo, hubo pocos retos complicados de los que pudo salir victorioso.

 

Jair Villanueva | @Jair_Villanueva
Editor

El talante ganador del Real Madrid de Zinedine Zidane no se puede discutir: los números son fríos en ese aspecto y le dan, hasta la fecha, una Champions League, un Mundial de Clubes y una Supercopa UEFA. Todas ellas conseguidas, además, dentro de un lapso con 40 duelos en los que el cuadro merengue se mantuvo invicto.

Este largo registro de partidos, sin embargo, no concluye en que el equipo de 'Zizou' sea uno de los más imponentes de todos los tiempos ni mucho menos: basta ver la importancia de los partidos que ganó y la calidad de sus rivales. Desde la Champions League 2015/16 hasta la Liga Española 2016/17, la racha se extendió con un Real Madrid que se encontró en el camino de a pocos y que sigue en esa búsqueda, pero que gracias a su plantel pudo sacar resultados. Cuando las individualidades pesan como Cristiano Ronaldo, Karim Benzema, Gareth Bale, Luka Modrid Toni Kroos, entre otros, pueden garantizar aquello.

Viejos mitos

La racha del Real Madrid empezó con un duelo de liga ante el modesto Éibar en el Santiago Bernabéu: como era de esperarse le endosó una goleada (4-0). Luego, llegó el primer duelo grande, más que por el rival por lo que tuvo que escalar: un 2-0 en la ida de los cuartos de final ante Wolfsburgo. Ante ello, el equipo de Zidane respondió con un 3-0 que dejó al elenco alemán fuera de la Champions League.

Un autogol de Fernando tras jugada de Bale le dio la clasificación a la final a Real Madrid. (Foto: AFP) 

Después la temporada 2015/16 la cerraron dos duelos importantes y complicados más, ambos europeos: el ida y vuelta frente a Manchester City en las semifinales, y la posterior final ante Atlético de Madrid jugada en el Giuseppe Meazza. De esos tres solo pudo ganar en uno: la vuelta ante los citizens en el Bernabéu el 4 de mayo del 2016. Aquel día la serie fue definida por un autogol de Fernando que puso el 0-1 (único gol de la llave: luego empataron sin goles en el Etihad Stadium de Manchester).

Luego, la final jugada el 28 de mayo del 2016 se fue a penales, vía en que el Madrid aprovechó el único fallado de la tanda por el Atlético (obra de Juanfran) y ganó su undécima 'Orejona' gracias al disparo convertido por Cristiano Ronaldo. Un duelo más que acabó empatado, pero también celebrado. Luego de aquella gesta, el equipo de Zidane retomó Europa con la victoria 3-2, en tiempo suplementario, ante el Sevilla del recién llegado Jorge Sampaoli en la Supercopa. Esa fue su segunda victoria entre los partidos importantes a nivel continental dentro de la racha, además de la última.

El máximo ganador de la historia de la Champions League solo tuvo un rival por tomar en cuenta en sus grupo del certamen actual: Borussia Dortmind, pues ni Sporting Clube ni Legia Varsovia están para dar resistencia a priori -más allá de lo hecho finalmente- ante el poderío merengue. Y el Madrid no pudo vencer al cuadro dirigido por Thomas Tuchel: empató en el Bernabéu y el Signal Iduna Park con el mismo marcador (2-2 en ambos casos).

Poco desorden en casa

Sevilla, que cayó 3-0 en la Copa del Rey ante Real Madrid, le quitó el invicto al equipo de Zidane. (Foto: EFE) 

En el plano local, el registro de Real Madrid en de la racha de 40 partidos ha dejado una mejor percepción: no por haberle ganado a cuanto equipo chico o endeble se le haya cruzado, sino por haber derrotado a Sevilla 3-0 en la Copa del Rey (4 de enero de 2017) y a Atlético con el mismo resultado en el Vicente Calderón por la Liga (19 de noviembre de 2016). Luego, el otro duelo imporante fue el clásico jugado en el Camp Nou el 3 de diciembre del 2016, que terminó empatado 1-1. De eso en más, no hay encuentros que el Real Madrid haya disputado ante rivales que teóricamente debieran complicarlo o fueran de similar jerarquía.

De hecho, hay un mérito por mantener una regularidad en su distancia con el resto y contar con el 75% de victorias en total; pero las cifras también arrojan que de los 10 partidos top que afrontó, solo pudo ganar en tres. Ello, pues, aterriza a la realidad una racha que no demuestra a un Real Madrid galáctico como se añora siempre en el Bernabéu, sino a uno que, más bien, aprovechó las ventajas que cedieron sus rivales -como el autogol de Fernando- y los liquidó. Ese, antes que cualquier virtud colectiva, es el gran logro del equipo de Zidane.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com

Foto: AFP, EFE


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy