Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comHace 85 años se fundó el club Santiago Barranco, una efeméride que sirve para recordar la última vez que estuvo cerca de volver a la máxima categoría, cuando en 1946 jugó una "Rueda Trágica" ante Sport Boys luego de ser campeón en la Segunda División.

 

La historia del Santiago Barranco se inició el 20 de septiembre de 1929, y aunque buena parte de ella se la pasó jugando en los diversos torneos de ascenso que registra el fútbol peruano, fue en la década de los años cuarenta en los que alcanzó los momentos de mayor satisfacción deportiva.

Su primera incursión y única en la máxima categoría la dio en 1942, cuando accedió a la Primera División No Amateur luego que la FPF decidió incrementar a diez el número de equipos para esa temporada, lo que le permitió ascender junto a Centro Iqueño luego de ganar la Segunda División de la Liga Regional de Lima y Callao y de igualar en puntos junto al Atlético Chalaco y el Telmo Carbajo en la Rueda de Promoción.

Corona sin lustre

Aunque su aventura en la élite apenas si duró ese campeonato, el Barranco repitió el título en la Segunda de la ANA (la Asociación No Amateur) de 1945 en un torneo que se extendió hasta el verano del siguiente año, cuando el domingo 13 de enero cerró la última jornada con un 2-0 sobre el Chávez Callao, triunfo que le dio el título. Sin embargo, aún le quedaba superar otro escollo, pues debía jugar la Promoción contra el último de la Primera División, equipo que fue ni más ni menos que el Sport Boys del Callao. Para entonces ya se criticaba la suerte que le tocaba afrontar a los campeones del ascenso que desde 1940 debían afrontar esta instancia, la misma que ya le había tocado afrontar a los barranquinos ese mismo año pero sin mayor éxito.
Equipo titular del Santiago Barranco que enfrentó a Sport Boys en el primer partido de la Promoción (Recorte: diario La Crónica)
La llave ante los rosados se planteó para jugarla apenas una semana después en una serie que se debía definir al mejor en puntos de tres partidos. Boys llevaba un mes esperando este choque, tiempo en el que su técnico Abelardo Robles tuvo tiempo para trabajar, pero también para ver cómo perdía el concurso de uno de sus mejores jugadores, Pedro Valdivieso, que junto al ‘Pibe’ Alberto Baldovino comenzó a planear su viaje hacia Venezuela para enrolarse al Deportivo Español.

La hora de la verdad para ambos rivales llegó el domingo 20 de enero en el viejo estadio Nacional con un programa triple que tuvo como aperitivos los choques entre los juveniles de Boys y Alianza y el encuentro entre las reservas del Sucre y el Centro Iqueño. El estelar se pactó a las 15:30 con el arbitraje de Manuel Ruiz. Así, Santiago Barranco alineó con Rigoberto Felandro; Barrios y Basombrío; Castillo, Dagoberto Lavalle y García; Meléndez, J. Rojas, Eugenio Rojas, Herrera y Nieto. Al frente, Sport Boys tuvo a Rafael Asca; Hernán Álvarez y Rafael León; Lorenzo Pacheco, Andrés Bejarano y Pablo Fernández; Manuel Drago, Guillermo Barbadillo, Guillermo Arias, Pedro y Guillermo Valdivieso.

El primer tiempo le bastó a los porteños para decidir el resultado, pues el cuadro barranquino acusó un pobre desempeño en el que destacó su escasa capacidad técnica. Guillermo Valdivieso fue quien abrió el marcador a los 12’ luego de aprovechar un error del half centro Lavalle. El segundo tanto llegó apenas cinco minutos después por intermedio de Arias, quien tomó el rebote del balón en Barbadillo luego que Fernández ejecutó un tiro libre. Cerca del descanso, a los 40’, el mismo ‘Willy’ Barbadillo estiró aún más la cuenta al marcar el 3-0.
Un ataque rosado ante la pasiva marca de los jugadores del cuadro barranquino durante el primer encuentro en el estadio Nacional (Recorte: diario La Crónica)
Pese a que en la parte final hubo cierta reacción del campeón de la Segunda, la limitación de su juego contrarrestó el entusiasmo con el que sus jugadores buscaron cambiar la historia, logrando solo el descuento a los 66’ por medio de su wing izquierdo Nieto. Sin jugar un buen partido, a los chalacos les bastó tener mayor roce que su antagonista que según las crónicas de la época pareció desconcertado en el campo.

La marca del pirata

No hubo mucho tiempo de lamento para ‘Los Piratas de la Raya Bolivia’, que de inmediato debían alistar el siguiente partido. El 27 de enero se programó el segundo choque que nuevamente tuvo dos preliminares en el Nacional, destacando el que jugaron en segundo turno el primer equipo del Centro Iqueño ante un novel combinado de Huacho, cuadro que pese a caer 4-3 dejó una grata impresión, en especial por su centrodelantero, que marcó tres goles y respondía al nombre de Valeriano López, quien de esta forma presentó sus credenciales como goleador en la capital.

Con el arbitraje de Félix Salazar, Boys solo realizó una modificación respecto al primer juego pues Pedro Valdivieso finalmente partió a Venezuela, dejando su lugar a Marcial Hurtado. El Barranco, en cambio, modificó nombres y posiciones al alinear con Felandro; Barrios y Basombrío; Castillo, Lavalle y López; J. Rojas, Herrera, Eugenio Rojas, García y Gonzales. Pese a los cambios, poco varió su desempeño, tomando los rosados nuevamente la iniciativa para anotar.
Rafael Asca atenaza el balón ante un ataque del Santiago Barranco en el segundo partido, cuando todo ya estaba definido (Recorte: revista Sport)
La resistencia barranquina solo duró hasta los 21’ cuando un tiro libre de Manuel María Drago superó el esfuerzo de Felandro, mientras que el 2-0, que resultó definitivo, llegó a los 38’ cuando Guillermo Barbadillo le sacó beneficio a un pase del mismo Drago. Pese a que Boys tuvo siempre una actitud ofensiva el marcador no se movió más, aunque en la etapa final arreció el juego fuerte, lo que derivó en dos expulsiones, las del centro forward Rojas del Barranco y del wing derecho Drago luego que ambos se agredieron. Con la victoria porteña consumada ya no hubo necesidad de llegar al tercer encuentro.

Esa "Rueda Trágica" le dejó una gran frustración al Santiago Barranco que luego de esa campaña no volvió a tener otra chance de subir a Primera División en sus 85 años de existencia, aunque sirvió para ver en acción a Rigoberto Felandro y a Dagoberto Lavalle, dos figuras que luego emergieron, pasaron a formar parte del equipo rosado y de varias selecciones peruanas. Aquel, se podría decir, fue su mayor logro pese a no cumplir su cometido, curiosamente en la última temporada en la que se disputó dicha promoción.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: diario La Crónica, revista Sport

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy